jueves, 22 de abril de 2010

Donde estais???

Llevo unos días sin entrar por aqui, y es que entre que no tengo mucho tiempo y que las musas me han abandonado ... no se que escribir!! A esto último solo lo encuentro dos razones: o se han ido con otro porque se han aburrido a mi lado, que todo es posible, o me hablan muy bajito y no puedo oírlas! y ésto no creo yo que sea porque me lavo los oídos todos los días!!!
Podría escribir sobre lo que tantas veces ya lo he hecho, pero no quiero porque ya decidí pasar página y así está siendo, aunque hay momentos de debilidad pero con un poquito de esfuerzo y sufrimiento, por supuesto, todo se pasa. Hay veces en que nuestro mejor aliado es nuestro cerebro, si hacemos de que él esté bien y le mantenemos fresco podemos hacer que nuestro estado de ánimo cambie para mejor, lo que pasa es que hay veces en las que todo parece que va a salir bien, la vida empieza a ser distinta y comienzas a sonreir, pero llega un momento en el que te das cuenta de que la realidad y los hechos son distintos a como te los han contado, y toda la confianza que habías puesto se desvaneces como polvo ante una ráfaga de viento. Estas pequeñas cosas son las que te hacen de desconfiar enormemete del mundo, de la gente y de todos, apartarte en tu pequeño mundo y esconderte porque crees que tu eres el raro, aunque siempre te queda la esperanza de que no sea así.

martes, 6 de abril de 2010

Mientes

Llevo días escuchando esta canción que me encanta desde el primer día que la oí, es de esas canciones que te enganchan, sobre todo por la música. Me gusta cuando dice: llegas cuando estoy a punto de olvidarte... ¡Cuanta razón! o eso de: el tiempo hizo lo suyo y comprendí, las cosas no sucede porque sí, no eres la persona que pensé, que creí, que pedí... que hoy estoy mejor sin TI.
Es triste, pero hay veces que es mejor pasar un mal rato que no toda la vida al lado de alguien que no merece la pena, que no merece tu amor, tu dedicación, tu vida. Pero cada uno debe de elegir su camino, y a veces escogemos el más peligroso donde los baches son enormes.


jueves, 1 de abril de 2010

No puedo recaer.


No puedo recaer, llegado a este punto debe de ser fuerte y seguir tirando como sea. Y es que el otro día se me calló un poco de ese yeso que estoy tratando se sujetar para tapar las alas de mi corazón. Se cayó porque después de pasar toda una tarde contigo, al calor del solecito, aguantando tus miradas, tu sonrisa, tu olor..., me hizo desvanecer toda esa coraza que creía me había salvado de ti, de tus quince mil encantos, y es que mientras te miraba deseaba besarte, abrazarte y decirte todo lo que intento tapar a base de esfuerzo y sufrimiento. Y es que tus ojos son capaces de derretir mi hielo más duro guardado en mis entrañas. Pero es que soy incapaz de decir que NO a verte, no puedo, no quiero. ¡Que dura es la vida para algunos! Y entonces llega la pregunta típica de ¿Por qué a mi? Pues porque te ha tocado, porque si y punto. Y luego dicen que todos somos iguales, ¡mentira! No todos somos capaces de sentir, vivir o experimentar situaciones en las que los sentimientos te ciegan los ojos y hay que tener la cabeza fría para no cometer errores que te pueden estropear tu torre, aunque a veces crees que lo mejor de todo es que pase lo que tenga que pasar aunque tu torre se quede en el suelo, pero fríamente sabes que eso no te conviene. Y es que como se suele decir, y es del todo cierto, lo que no te mata, te hace más fuerte. Puedo dar fe de ello.