jueves, 23 de diciembre de 2010

SONRISAS


Estoy repleto de sonrisas, cosa ideal para esta fecha en la que todo es alegría y bondad. Pero mis sonrisa es distinta, la mía es un reflejo de la tuya, y es reflejo porque me inhundas con ellas, me las regalas sin que yo te las pida, te sorprendo a cada instante sonriéndome sin que yo me de cuenta. De repente noto que alguien me mira y ese alguien eres tú, mirándome con una sonrisa en la cara, y cuando descubres que te he descubierto mirándome, me regalas una sonrisa aún más grande. Y eso me hace hincharme de alegría, a la vez que mi estómago se marea de tantas vueltas como le haces dar. Un día voy a vomitar!! Pero será un vómito de felicidad, inhundado de sonrisas regaladas. Me gustan, me encanta que lo hagas! pero no las quiero. Y no las quiero porque me hacen daño, hinchan el ego de mi corazón para después dejarlo inválido de amor y desprovisto de todo escudo para protegerse.

Me imagino que seguirán viniendo sonrisas a diario, y te sorprenderé mirándome como si la cosa no fuera conmigo, y en un momento de esos me acercaré a ti, te mirare a los ojos y pondré mis labios sobre los tuyos, y será entonces cuando los dos dibujaremos una sonrisa enorme que hará que la de los demás se quede helada.

Pedir deseos que son gratis!! y no dejeis de sonreir!!

Feliz Navidad a todos!!

viernes, 10 de diciembre de 2010

Dicho está


Quisiera salir a la calle y correr hasta agotar mi aliento. Quisiera coger las gotas de lluvia y guardármelas todas para mí, para hidratar mi alma, o tal vez ahogarlo, no se. Quisiera coger las hojas del otoño y tirarlas hacia arriba y desvanecerme con ellas mientras la gravedad las obliga a caer. Volar. Correr. Gritar. Desintegrarse en cada momento en el que crees que sobras, que no pintas nada y que no estás en el lugar adecuado. Pero hay que aguantar el chaparrón, levantar la cabeza seguir hacia donde la vida te lleve, intentando agarrarte a cada uno de los obstáculos que te encuentres en el cauce del rio, o dejarte llevar y llegar a la desembocadura hasta encontrarte en medio del océano, pudiendo ser comido por lo tiburones, sin tener un apoyo en el que sujetarte. El océano me da miedo. Pero cerraré los ojos en intentare creer que estoy en una isla, rodeado de flores y frutas exóticas, con el sol golpeándome en la frente, tirado en la arena, oyendo el suspiro de las olas del mar. Si, eso haré, cerraré los ojos e intentaré sentir todo eso para que mi alma coja algo de vida. Y sonreiré, aunque eso lo hago muy a menudo. Cualquier excusa es buena para sonreír, nos hace un poquito más felices, y eso se agradece. Hay veces que hablamos mucho y no decimos nada, y eso es lo que yo he hecho hoy, soltar palabras sin decir nada. Pero dicho está.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Explotar


Cuando empiezas a llenar una caja, parace que nunca estará llena del todo, pero vas echando y echando cosas hasta que empieza a rebosa, y sigues llenándola y ya no cabe ni la tapadera, ya es imposible esconder todo lo que contiene, empieza a rebosar y llega un momento en el que explota y se rompe. Y todo empieza a desbordarse. Así está mi alma, mi corazón, mi interior, o mi no se que porque no se como llamarlo. Empiezas a guardar sentimientos, situaciones, anhelos, palabras nunca dichas y muchos más asuntos varios, que llega un momento en el que es imposible guardar todo aquello que no quiere estar ahí. Y parece que el receptáculo es pequeño pero no es así, es enorme!! aunque como todos los receptáculos, se llenan, y el mío ya lo ha hecho. No tengo sitio donde guardar mis sentimientos!! Voy a explotar y no se si quiero, porque no es plan de ir enseñando a todo el mundo eso que con tanto recelo has guardado durante tanto tiempo en lo más recóndito de ti. Eso que te averguenza, o que no quieres que nadie sepa, o que solo quieres saberlo tu. Tendré que ir sacando algo si no quiero explotar para ir haciendo hueco a otras cosas que vengan. Es todo tan complicado que prefieres guardartelo todo y actuar como si siguieras un guión de una película, que podría ser cómica ya que no vamos a dramatizar! aquí no pasa nada! todos estamos felicies y contentos. YO el que más, aunque por dentro tengo un volcán a punto de explotar y soltar toda su lava como si de mierda se tratara. Pero no hay dolor, al menos a primera vista, como se suele decir: ojos que no ven , corazón que no siente. A mi no me ven, pero yo si siento, y oigo a mi corazón bombear a diario y suplicar a gritos que le tenga en cuenta. Pero no es posible, mi razón es más poderosa, la tengo entrenada para que haga y deshaga a su antojo ignorando a ese que tanto suplica. Mi corazón explotará un día (como el de Rafaela Carrá! jaja!) pero mi razón dirá que sólo fue un paro cardíaco, y entonces necesitaré un transplante.