jueves, 18 de octubre de 2012

Por buen camino

Hace tiempo escribí en la última entrada algo de lo que no estaba realmente seguro, algo que empecé a sentir con temor, con miedo y con mucha cautela. No por mi, yo me dejo llevar y me desbordo sin razón, pero tu me frenabas, me parabas sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo. Ahora no puedes pararme. Mi corazón cabalga sin descansar cada vez que en mi mente aparece un recuerdo tuyo, y eso es continuamente, de manera que mi pecho no puede dejar de ser golpeado hasta doler. Ese algo ha ido día a día aireando y planchando mi corazón que tan húmedo y arrugado estaba. Vuelvo a tener miedo al escribir esto, pero es inevitable porque aunque hemos dados grandes pasos y hemos avanzado, tu sigues siendo un hierro fuerte de romper, estás acorazado de tal manera que es muy dificil entrar. Pero creo que he conseguido hacer una pequeña endidura en esa coraza blindada. Se que es complicado seguir adelante cuando se ha amado y se ha dado tanto para no recibir nada a cambio. Duele, duele hasta casi matar, pero nadie morimos por amor, hay que seguir adelante y tu lo estás consiguiendo. Pasar página es lo mejor, y se que lo has hecho, pero no me lo demuestras del todo, a veces te siento muy cerca de mi pero otras... mejor no pensarlo, y es que esta incertidumbre continua me mata aunque no quiero pensar en ella. Intento no pensar en comparaciones pero no puedo evitarlo, mi mente vuela a velocidad del rayo y a veces me quema.
Doña duda es poderosa, siempre está presente, pero si echamos un pulso saldré vencedor. Porque hay cosas que jamás pensé en hacer, jamás se me pasó por la cabeza sentirlas, vivirlas, y ahora lo estoy haciendo contigo a mi lado. Gracias por enseñarme todo lo que he aprendido, por mostrarme cosas que jamás sospeche, por hacerme sentir tan bien.

Sea como sea yo estaré ahí dandolo todo, tirando de ti, intentando entrar por esa hendidura hasta abrazarte y sentirte mio. Porque creo que mereces la pena, y debo luchar por aquello que es realmente bueno, y tu lo eres aunque no te lo creas.





miércoles, 20 de junio de 2012

Quiero


Quiero creer que la vida es más bonita de lo que parece, que las cosas son mucho más fáciles de lo que creemos, y que el amor es una experiencia única que todos merecemos vivir. Quiero enamorarme, quiero flotar y sentir esas mariposas en el estómago que me hacen dar saltos y suspirar hondo. Pero quiero sentirlo de verdad, que dure, que se quede y me haga vivir en una montaña rusa continuamente. No quiero amores pasajeros, no me gustan. Pero no se si esto que empiezo a sentir es bueno para mi o tal vez no lo sea para ti. Quiero meterme en tu vida, quiero sentir esa vorágine de palpitaciones que me llene el alma cuando te veo, cuando te pienso; quiero saltarme los días  del calendario que falten para verte, para abrazarte, para besarte y mirarte a los ojos y sentir... Sentir que mi alma deja de ahogarse con las gotas de lluvia.
Pero no quiero hacer todo esto sin tu consentimiento, porque no quiero que sea sólo de mi parte y que tu estés como una pared esperando que yo coloque el cartel de la película de la semana. Quiero tantas cosas que me siento egoísta, pero a veces hay que serlo, porque cuando crees haber encontrado a la persona que tan bien te hace sentir, merece la pena estar a su lado. Y es que contigo me siento tan bien que no quiero alejarme de ti. Nunca creí poder olvidarme de los fantasmas, pero parece que han cogido la puerta de atrás y se han marchado, espero que sea definitivamente. Porque quiero algo contigo. Porque quiero estar a tu lado. Porque quiero que tu sanes de la locura de mi mente. Porque quiero amar diferente.Porque te quiero a ti.

domingo, 1 de abril de 2012

Incógnitas

¿Es preferible saber una infidelidad o estar en la ignorancia siendo feliz? El otro día, alguien cercano a mi, tenía sospechas de que su pareja le estaba poniendo la cornamenta como adorno. Después de más de treinta y tantos años de matrimonio ahora aparece una infidelidad. La pobre señora, y supuesta afectada, tenía un disgusto que no cabía en ella, a la vez que cabreo claro está! Llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja pero ahora estaba segura de que era cierto, y estaba pensando en poner un detective privado para cerciorarse de la situación. ¿Qué pasará si resulta ser cierto? ¿Seguirán juntos? ¿Se divorciarán? ¿Compartirán piso?... Se que la duda te debe de quemar por dentro y ser insoportable vivir con esa incógnita, pero de ser cierto, esta señora no tiene a donde ir, no tiene trabajo, no tiene dinero, sus hijos ya tienen su vida hecha... Sólo le queda aguantar a su marido y estar a su lado, tanto si la infidelidad es cierta como si no, así que una opción es no saber nada, dejarlo pasar y vivir el tiempo que quede feliz al lado de la persona que has amado toda tu vida. Y otra sería cerciorarse de que los cuernos son reales, que se la está pegando con otra y que entonces su vida... ¿qué será de su vida? No quisiera estar en su lugar, porque es complicado elegir cualquiera de los dos caminos. Yo, sinceramente, una infidelidad pasajera preferiría no saber de ella, fue algo puntual que ya pasó y no quisiera saberlo. Sin embargo si ya es algo que roza los sentimientos, entonces, por mucho que sufra, quiero conocerlo.
Las miradas, las caricias, los besos... por desgracia, a veces, no son eternos.

martes, 20 de marzo de 2012

Hay que vivir

Muchas veces me pregunto si el resto de la gente que me rodea tiene inquietudes y tienes ilusiones y tiene temores...; quiero creer que si, que aunque no lo parezca todos tenemos un tronco común en nuestra mente y nuestro corazón que nos hace sentirnos de la misma manera en situaciones diferentes. Pero no logro alcanzar a poner o a tener determinados sentimientos que yo tengo a otras personas muy diferentes a mi, no me los imagino dando vueltas a la cabeza como lo hago yo, o sintiéndome como me siento en algunas circunstancias de mi vida. Hay personas que viven tan felices con su vida que las envidio, y no por tener una vida idílica y feliz por poseer todo, sino por su arte para despreocuparse de los sentimientos, para vivir como si no ocurriese nada, como si se conformasen con lo que les ha tocado vivir, con una resignación y una tranquilidad pasmosa. Eso me asombra, porque yo soy incapaz de resignarme a algo a lo que la vida no me obliga, no quiero conformarme, quiero conseguir lo que siento, lo que realmente anhelo siendo posible alcanzarlo. Quiero creer que estas personas, en algún momento de sus días, a solas, en casa, cerrarán los ojos y pensarán: me gustaría...; porque los sentimientos nos llegan a todos y nos invaden por igual, pero nuestra forma de canalizarlos no es la misma. No envidio a esas personas, me dan pena por no intentar luchar por su felicidad, por su vida, por sus sentimientos, por ser diferentes. Por vivir.


lunes, 5 de marzo de 2012

No se dejar de adorarte


Hay tantas oportunidades en la vida para alcanzar aquello que nos proponemos o que deseamos, que alguna vez ha de realizarse o llevarse a cabo. Cuando no sucede es porque ocurre algo, ¿Que es?
Tantos momentos empezados pudiendo haber terminado bien, tantas ocasiones de ilusión por algo que se quedó en tiempo perdido, tantas bazas jugadas para terminar dejando perder la partida; y todo para volver a casa vacío, sin nada, con la única verdad en lo alto: no se dejar de adorarte, de pensar en ti, de compararte; lo que hace que tenga una cementerio de nombres y cabezas cortadas almacenado en mi memoria. Y es que es imposible borrar tu huella, se quedó grabada, inmortalizada ,como las del paseo de la fama, en mi. ¿Que es? TU, todo tu. NO dejas de entrar a nadie más, está invadiéndolo todo con la única razón de que vuelva solo a casa, solo por fuera y por dentro contigo. Idas y venidas, holas y adióses con reincidencias no correspondidas por mi parte porque como dije antes no se dejar de adorarte, y así no puedo adorar a otros. Y es que  eres una droga que me hace distorsionar la realidad. Necesito un antídoto más fuerte que tu nombre para dejar de coleccionar nombres y cabezas en mi cementerio particular.

lunes, 27 de febrero de 2012

El héroe de tu vida

Dicen que todos tenemos un héroe al que adoramos y al que seguimos allá por donde vaya. Pues yo quiero ser el héroe de tu vida, esa persona en la que confías plenamente y a la que adores incondicionalmente, pero no un héroe normal y corriente sino el héroe de tus sentimientos, que haga de tu mundo uno propio, uno nuestro, sin más héroes que tu y yo. Que en tus sueños sólo esté yo y en los míos sólo tu, .Quiero ser el Aquiles de tus pensamientos, el Hércules de tu de tu corazón, el Sansón de tu alma. Que cada palabra o acto te parezca una hazaña digna de un héroe, el de tu vida, el que marque tu línea y siga tus pasos, con la intención de hacerte le persona más feliz del mundo, borrar tus tristezas, y dibujar con su fuerza y su coraje una sonrisa eterna que transmita la felicidad completa. Todo eso quiero ser sin dejar de ser yo mismo, porque para ser tu héroe no quiero necesitar fuerza, ni músculos ni magia, ni subirme a una escalera; solo quiero ser yo mismo y poder sentir a través de tu mirada que soy el héroe de tu vida.

viernes, 24 de febrero de 2012

De vuelta

Hay momentos en la vida de las personas que por razones varias dejas de hacer las cosas que venías haciendo, y no quiere decir que no te guste el hacerlas, sino que ... dejas de hacerlas, sin más; eso mismo me sucedió a mi con mi blog, de un día para otro deje de escribir, en cierto modo porque lo que empezó como un desahogo o un soltar las palabras que hacen daño si las guardas, o esas gotas de lluvia que van humedeciendo el alma hasta ahogarlo, se transformó en cierta medida en una espina que cada día se clavaba más hondo, causando una daño que podía evitar. Pero hoy me he dicho, el daño va a estar siempre ahí, de manera que volvamos a retomar aquello que me gustaba y que, también en cierta medida, me hacía soñar algunas veces imaginando y escribiendo lo que tanto anhelo. Así que hoy vuelvo a retomar esta andadura que tenía abandonada, y al igual que se cultiva la mente, el alma también lo hace, y esta es una manera de hacerlo, o al menos para mi. Sigo por el camino de baldosas amarillas hasta llegar a su fin, espero que el viaje sea al menos entretenido, seguro que sí, y seguro que también merece la pena.