lunes, 27 de febrero de 2012

El héroe de tu vida

Dicen que todos tenemos un héroe al que adoramos y al que seguimos allá por donde vaya. Pues yo quiero ser el héroe de tu vida, esa persona en la que confías plenamente y a la que adores incondicionalmente, pero no un héroe normal y corriente sino el héroe de tus sentimientos, que haga de tu mundo uno propio, uno nuestro, sin más héroes que tu y yo. Que en tus sueños sólo esté yo y en los míos sólo tu, .Quiero ser el Aquiles de tus pensamientos, el Hércules de tu de tu corazón, el Sansón de tu alma. Que cada palabra o acto te parezca una hazaña digna de un héroe, el de tu vida, el que marque tu línea y siga tus pasos, con la intención de hacerte le persona más feliz del mundo, borrar tus tristezas, y dibujar con su fuerza y su coraje una sonrisa eterna que transmita la felicidad completa. Todo eso quiero ser sin dejar de ser yo mismo, porque para ser tu héroe no quiero necesitar fuerza, ni músculos ni magia, ni subirme a una escalera; solo quiero ser yo mismo y poder sentir a través de tu mirada que soy el héroe de tu vida.

viernes, 24 de febrero de 2012

De vuelta

Hay momentos en la vida de las personas que por razones varias dejas de hacer las cosas que venías haciendo, y no quiere decir que no te guste el hacerlas, sino que ... dejas de hacerlas, sin más; eso mismo me sucedió a mi con mi blog, de un día para otro deje de escribir, en cierto modo porque lo que empezó como un desahogo o un soltar las palabras que hacen daño si las guardas, o esas gotas de lluvia que van humedeciendo el alma hasta ahogarlo, se transformó en cierta medida en una espina que cada día se clavaba más hondo, causando una daño que podía evitar. Pero hoy me he dicho, el daño va a estar siempre ahí, de manera que volvamos a retomar aquello que me gustaba y que, también en cierta medida, me hacía soñar algunas veces imaginando y escribiendo lo que tanto anhelo. Así que hoy vuelvo a retomar esta andadura que tenía abandonada, y al igual que se cultiva la mente, el alma también lo hace, y esta es una manera de hacerlo, o al menos para mi. Sigo por el camino de baldosas amarillas hasta llegar a su fin, espero que el viaje sea al menos entretenido, seguro que sí, y seguro que también merece la pena.