domingo, 21 de noviembre de 2010

Hagan juego señores


Hay momentos en la vida en los que uno se siente cansado y deja que la vida le envuelva y el destino juegue sus cartas, sin hacer nada por que esa jugada tome otro rumbo, sin importarle lo que pueda venir. Simplemente deja las cartas encima de la mesa y cuando acabe la partida serán levantadas y veremos que es lo que pasa. Mientras tanto viviremos porque es lo que toca, como mejor se pueda pero también sin hacer nada por mejorarlo, con la espalda llena de latigazos por lo que anteriormente hemos soportado, por los palos recibidos, por los castigos innecesarios que muchas veces nosotros mismos hemos ido a buscar. Hay momentos en la vida en los que aquello en lo que tanta ilusión has puesto, deja de interesarte porque te das cuenta de que si algo ha de pasarte ya vendrá.

Solamente hay dos caminos: uno es seguir intentado y luchando por lo que quieres y que estás seguro de que algún día llegará y vives incansable por llegar hasta ello, y dos vivir impasible esperando a que ese algo llegue si es que tiene que llegar, y si no viene culpar al destino porque ha labrado así nuestra trayectoria.

¿Cual de los dos caminos es el correcto? Yo claramente me decantaría por el primero, pero también es verdad que el cansancio continuado termina por agotar, y además mis cartas no tienen mucha posibilidad de tener buena baza, tal vez sea porque no se jugar o porque no conozco la estrategia adecuada. Sea por lo que sea ya me he cansado de jugar, y por el momento no creo que vuelva a escuchar aquello de : hagan juego señores.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Puedo jurarlo

El otro día buscando una canción en youtobe, encontré por casualidad esta otra que os dejo aqui para que la escucheis, la canta Lena, aquella chica cubana que cantaba con Alejandro Sanz "Tu corazón" Esta que os dejo se llama "Puedo jurarlo", ahí va la letra.
.
Puedo jurar que te amo
por la lluvia que a mis manos moja una y otra vez
puedo jurar que te amo
por los pasos que di en vano antes de encontrar la fe
puedeo jurar que te amo
por los ojitos de perro que todos quieren tener
puedo jurar por mi hermano
que le cuesta tanto oirte que no se escucha ni a él.
.
Te lo juro por las flores que anidan en mi jardín
te lo juro por los hijos que no he podido parir
te lo juro por mi madra que no se atreve a admitir
que pasó la primavera llorando a gritos por él
te lo juro por la historia que se quedó en el ayer
y lo juro por la sangre que corre y no se por qué
te lo juro por el aire que está a tu lado y no ves
por el brillo de sonrisas que haces brotar de mi ser
.
Puedo jurar que te amo
por los versos que mi padres nunca saca del baulde ese magico baúl
puedo juara que te amo
por el cielo que a mis ojos aparenta ser azul
puedo jurar que te amo
por el violin que en mis sueños nunca para de sonar
puedo jurar que te amo
por la canción incompleta que no alcanzo a comenzar
.
te lo juro por las flores que anidan en mi jardín
y lo juro por los hijos que no he podido parir
te lo juro por mi madre que aún se niega a admitir
que pasó la primavera llorando a gritos con él
te lo juro por la historia que se quedó en el ayer
y lo juro por la sangre que corre y no se por qué
te lo juro por el aire que está a tu lado y no ves
por el brillo de sonrisas que haces brotar de mi ser.
.
Te lo juro por la historia que se quedó en el ayer
y lo juro por la sangre que corre y no se por qué
te lo juro por el aire que está a tu lado y no ves
por el brillo de sonrisas que haces brotar de mi ser.
.



Después de escucharla, solamente puedo decir (y no es gracias por venir! jajaja!!) que yo también PUEDO JURARLO.

jueves, 11 de noviembre de 2010


Todos los días salía a pasear con su perro a eso de las ocho de la noche. Enfundada en su abrigo gris, sus bufanda a rayas y sus guantes granates . Le gustaba salir con el frío, en otoño sobre todo, oír el crujir de las grandes hojas secas al pisar. Todos decían que era una mujer solitaria, algo huraña, con una belleza frágil, como de porcelana china. Sus amigos no se explicaban como una mujer tan bella, dulce y amable podía estar sola, sin una compañía para compartir su vida. Los del pueblo también lo comentaban, pero ella era feliz. Y era feliz porque realmente tenía todo para serlo. Vivía por el amor de Gabriel. No le importaba si la gente hablaba o si no podía gritarlo, tenía su amor, y eso le llenaba de felicidad, no necesitaba nada más. Se amaban en la oscuridad de la noche, a escondidas, cuando la luna ejerce de vigía, cuando todos dormían ellos hablaban, se miraban y se tenían.
Teresa esperaba cada llamada, cada mensaje en su teléfono como una inyección de vida. Se veían, a ojos de todos, como unos eternos amigos, tal vez una hipocresía demasiado fría de cara a los demás, pero debía de ser así, no cabía otra posibilidad. Llegó sin querer y sin buscarlo, y es que el corazón no entiende de compromisos ni de promesas eternas. Así seguiría siendo por muchas razones, razones que por temor, miedo y compasión no dejaban volar libre a un amor que estaba detrás de las cortinas, pero tan puro y eterno como la propia vida. Estar juntos al amanecer estaba prohibido, como muchas otras cosas que se anhelan y no se pueden tener. Pero no les importaba porque ambos sabían que estaban ahí, que en sus pensamientos siempre estaba el otro, que sus vidas se pertenecían, que se amaban, que se entendía, y eso era lo único que no podían perder.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Es dificil


Quiero alejarme de ti pero parece ser que el destino no lo quiere permitir. Verte tan de seguido me hace mal y es difícil negarme a ello.

Es difícil estar a tu lado e intentar que mi corazón siga latiendo a su ritmo normal.

Es difícil dejar de mirarte con la sonrisa de un bobo que no hace más que suspirar porque aquellos labios pronuncien mi nombre.

Es difícil andar con este peso en la espalda que lo único que hace es que este viaje a no se sabe donde sea una carga innecesaria porque no hay meta a la que llegar.

Es difícil llamar tu atención cuando tu atención ya es más que suficiente conmigo, y querer más seria demasiado, pero ese demasiado es lo que necesito.

Si todo eso es difícil es mucho más intentar olvidarme de ti, porque tu boca, tus ojos, y tu voz están continuamente rebotando en mi cabeza, como queriendo salir, pero mi mente los retiene de tal manera que ni el mejor golpe certero de amnesia sería capaz de arrebatar.

Daré gracias a la imaginación que tan bien me hace sentirme por las noches, cuando tumbado en el sofá cierro los ojos e imagino una escena en la que me abrazas, me miras y me besas. Es entonces cuando duermo feliz, porque esa noche estoy contigo, porque esa noche tengo tu mirada y porque esa noche me pertenecen tus labios.

martes, 2 de noviembre de 2010

No vuelvo al gimnasio!


He decidido que no vuelvo al gimnasio. O quitan los espejos de allí o yo no vuelvo!! No ya por mirarte sino porque a la vez que tu te ves también ves a todos los supercachas que están a tu lado con unos bíceps que parecen sacados de un manual de muscurología!! Y tu ahí con tus pesas de dos kilos y medio en cada mano, sudando la gota gorda y aguantando la respiración a la vez que intentas levantar las repeticiones que te han dicho, mientras que los demás están con las pesas de más de 20 kilos levantándolas como si fueran pelotas de pim-pom!! Y piensas, estos se están riendo de mi! pero luego piensas tu: claro que ellos no creo que entrasen ya con ese cuerpo! Y se te hace más llevadero, hasta que vuelves a levantar la vista y los ves de nuevo. Dios mio no quiero volver a mirar!! Luego toca hacer abdominales, y cada vez que te encojes se te marcan los michelines como si fueras una marca de neumáticos, y notas que aquello se pone duro, muy duro ( los músculos del abdomen digo) pero no ves los resultado por ningún lado, y te dice la monitora: tranquilo hombre! esto se lleva con paciencia! y te lo dice ella que se tira el día entero allí sin parar de hacer máquinas y con más de 7 años de rutina. Y en ese momento te imaginas cuando pasen siete años y tengas un cuerpazo como el título de la canción de Raphael! Entonces eso te da ánimos, y empieza a sonarte Raphael en la cabeza: escandalo! es un escándalo!...
Llega el ultimo ejercicio y la última repetición y piensas: joder que bien que ya me voy! y la haces con más ganas que la primera! Ahora una duchita y a casa. Esa es otra, la ducha; otra vez a ver los maniquíes del manual mientras que tu parece que llevas puesto un pequeño flotador en la cintura porque te da miedo el agua! Y piensas no me vuelvo a duchar más aquí! Algún día tendré yo ese cuerpo y andaré desnudo como Adán por todas partes!!!