jueves, 25 de febrero de 2010

Por un momento así

Hay veces que deseas hacer algo pero por la cuestión que sea no lo haces o piensas que si lo haces estará mal, y te preguntas.... y ¿Por qué? si yo quiero, o...a mi me gusta. Las prohibiciones deben serlo cuando se haga daño a los demás o causes un grave perjuicio a alguien, pero cuando son impuestas sin saber el motivo exacto ni la causa alegable no es razón suficiente. Hay cosas que para mi son maravillas y son prohibidas, una prohibición maravillosa que me hace sentir bien, que quiero que siga y que no acabe. Algo grandiosamente bonito pero...prohibido, vetado. NO, yo decidiré lo que está prohibido y permitido en mi vida. Amar no creo que esté prohibido para nadie, y si lo está... yo quiero faltar a esa ley, saltarmela y que me encierren por amar, pero quiero hacerlo, tener un momento de esos que son eternos, con una caricia, un abrazo o un beso.
.
Os dejo un vídeo de Leona Lewis con una canción preciosa, está subtitulada en español, por eso no pongo la traducción. Se llama A moment like this, que viene a decir Por un momento así.

viernes, 19 de febrero de 2010

Nueva dirección


Creo que ha llegado el momento de cambiar de dirección, toca dar un paso hacia adelante y no mirar hacia atrás. Hay veces que lo que deseamos no está al alcance de nuestra mano y, evidentemente como me ha dicho alguien, no se puede estar esperando continuamente a algo que no sabes si llegará algún día.

En el libro de nuestra vida hay que escribir páginas nuevas, porque estar siempre en la misma es aburrido, y nuestra mente y nuestro corazón no pueden estar presos eternamente. Uno no puede regodearse en su propia mierda. Hay que vivir, hay que luchar, todo ello sin temor, aunque a veces estés obligado a odiar al mundo hemos de vivir nuestra propia realidad y dejarnos a veces de vivir sueños e ilusiones que realmente sabemos que sólo quedan en eso: en sueños que no se harán realidad. Por eso he decidido dejar de soñar con algo que me hace daño y que se que es imposible de alcanzar. Así que a partir de ahora mi mente tendrá que cambiar y no pensar, o hacerlo lo menos posible, en aquello que deseo. Y es que los deseos no siempre se cumplen, el mío por desgracia no se ha cumplido, y como muy bien decía "un ángel" en un comentario, la felicidad puede que esté cerca de mí, al alcance de la mano, pero al tener los ojos vendados soy incapaz de verlo. Pues me he quitado esa venda para poder ver el mundo con claridad, para poder vivir, para volver a ser yo, sin tener que estar deprimido y cabizbajo, porque en la vida hay que saber perder y afrontar la realidad tal cual es. Y es por eso por lo que voy a reconstruir a mi corazón y hacerle ver que hay mucha más vida por delante y que merece la pena ser vista.

Gracias.

miércoles, 10 de febrero de 2010

No puedo


Puedo esperar a descubrir si en verdad ME AMAS, atando para ello a mi corazón.


Puedo callar como si fuera un mudo lo que SIENTO, aunque en mi interior los gritos alcances decibelios insospechados.


Puedo no mirar hacia el futuro más allá de lo que pueda ESPERAR por ti.


Puedo maquillar mi sonrisa cuando me dices que eres FELIZ y yo me tengo que alegrar por ti.


Puedo hablar de ti como si fueses uno más, aunque en realidad eres el ÚNICO que invade mi cabeza.


Puedo decir que no me importas aunque con ello me ENGAÑE a mi mismo y no sea así en mi corazón.


Puedo razonar que ESTO no es posible, pero mi corazón no controla esa técnica racional.


Puedo hacer tantas cosas por TI, por esperarte, por amarte, que no sabría hasta que punto podría llegar, pero lo que NO PUEDO es vivir continuamente con esta incertidumbre porque entonces, lo que no podría es VIVIR.


Y VIVIR SI TI NO PUEDO.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Plabras secretas

Dicen que las palabras que salen de nuestra boca son bocanadas de nuestro alma, ésto en cierto modo podría ser verdad, pero a veces hay palabras que no salen al exterior y que se quedan en el alma porque nos da miedo sacarlas a paseo. Esas palabras quizá sean las que más ansían salir, salir de nuestro corazón a través de la boca y que una vez en el aire lleguen a su lugar adecuado. Pero no lo hacemos porque son palabras secretas, pero si son secretas es porque no deben ser contadas, deben quedarse guardadas para siempre donde nadie pueda escucharlas o leerlas, solamente saldrán a la luz en el momento adecuado, y entonces ya dejarán de ser secretas para hacerse públicas, o por lo menos entre dos, librando así nuestro alma de la cárcel en la que estaba encerrada. Pero para eso ha de surgir la magia necesaria, y esa es muy difícil de que actúe.