martes, 29 de diciembre de 2009

En busca de la felicidad


El domingo pasado se celebró el día de la Sagrada Familia, y hoy he leído en un periódico como un artículo en éste abogaba a favor de la familia tradicional, la de toda la vida: padre, madre e hijos, todos unidos en pro de la felicidad, la procreación y unidad; hasta ahí todo bien, pero defendía este prototipo de familia echando por tierra, y con muy malos modos, a cualquier otro proyecto o tipo de familia ya sea en parejas de hecho heterosexuales u homosexuales. No se que edad tendría el señor que firmaba dicho artículo, pero creo que debería de saber que al igual que la vida evoluciona, la familia también lo hace y la mente humana no debe de ser menos. Creo que la felicidad se puede conseguir de muchas maneras, no solamente a través de prototipos de familias impuestos que en determinadas ocasiones resultan arcaicos y obsoletos, y con esto no quiero decir que esté en contra de la familia tradicional acogida por la Iglesia, en absoluto, sino simplemente digo que no hay porqué cerrar las puertas a las opciones que cada uno quiera seguir para crear su propia familia y con ello su propia felicidad. La verdadera familia no está en la imagen externa de familia feliz y ejemplar que podamos tener los de fuera o de la imagen que nos quieran dar, la verdadera familia es aquella en la que la felicidad vive por encima de todo, el respeto entre sus miembros, la confianza, la amistad, el cariño, y todo ello aliñado con el amor entre unos y otros. ¿Por qué debemos seguir unos patrones impuestos para conseguir esto? Cada uno debe de buscar su propia felicidad, pero hay muchas personas que ésto no lo entienden, y no miran más allá de sus propias narices.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Otro día más

¿Quien no ha escuchado esta semana eso de: Feliz Navidad!? Pues sí, feliz navidad para todo, pero tenemos que conseguir que esa felicidad no sea sólo en esta época de turrón y mazapán, sino que debemos procurar porque nos dure mucho más tiempo, siempre a poder ser. Si es cierto que en estos días somos más caritativos, más humanos, más cercanos...; pero somos así o es que nos ponemos un traje que dura hasta el día de reyes? No se que pensar, pero sí es cierto que en estos días te apetece estar más tiempo con aquellos que quieres y que sientes cerca, y si nos apetece ¿por qué no hacerlo? aprovechemos y disfrutemos de la compañía de los que nos quieres, de su calor, de su amistar; pero no lo dejemos sólo ahí, sigamos queriendo tener su compañía el resto del año, porque es alma y la mente también viven fuera de la Navidad.
.
.
El otro día volví a estar a punto de tirarme a tu cuello, no para morderte como lo haría un vampiro sino para besarte y oler el aroma que me quita el sueño. Recorrer tu cuello hasta llegar a tus labios y saborear el dulce de tu boca. Pero una vez más me contuve, no se como lo hice pero así fue. Y mi corazón sufre cada acercamiento tuyo, cada mirada, cada roce y cada palabra, al sentirte cerca pero no poder palpitar contigo. Mi alma se inunda con las gotas de lluvia que resbalan por mi corazón pero que lo van empapando y debilitando por poder abrazarte y calentarlo. No se si otro día podré resistir tu olor, o tu voz llamándome, o tu mirar en mis ojos. No se si podré contenerme o me lanzaré sobre ti a por un simple roce de tu cuerpo para que mi corazón siga latiendo aunque sólo sea para engañarle.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Me cuesta tanto olvidarte.


Lo he intentado, muchas veces, prometo que lo he intentado, y otras muchas me he echado para atrás dejando de hacerlo, dejando volar a mi imaginación y a mis sentimientos. He intentado olvidarte por activa y por pasiva, pero no hay ni un sólo día en mi vida que no pase por mi mente un recuerdo de ti. Y es que como dice esa fabulosa canción de Mecano: ME CUESTA TANTO OLVIDARTE, que lo he dejado por imposible. Dicen que el tiempo lo cura todo, así que he decidido que sea el tiempo quien cure mi herida, y mientras tanto mi mente divagará creyendo que algún día vendrás a mi y me abrazarás, y me besarás y te quedarás a mi lado para siempre, pero mientras pase eso el tiempo le habrá ganado la batalla a mi cabeza y entonces ya sólo serás un recuerdo, un agradable recuerdo y un podría haber sido, pero no fue.

Y es que tampoco quiero olvidarte, sólo quiero que este estado de fijación que tengo por ti deje de ser tan férrea y seas sólo una persona a la que tenga un cariño especial, alguien que llenó mi corazón y mi vida con un aire fresco pero que a la vez me ahogaba por dentro al no poder hacer nada por alcanzar ese amor que sentía, por no poder gritar lo que TÚ me hacías, o me haces, sentir. Espero que algún día pueda escribir eso de YA TE OLVIDÉ, en el sentido de querer amarte, volver a ser libre otra vez, y volar hacia donde el destino me depare. Hay veces que lo siento, pero rápido vuelves a mi cabeza como un gas lacrimógeno inundando todo mi ser. Y es que... me cuesta tanto olvidarte...

Os dejo la canción mencionada, pero cantada por Miquel Hernández en el musical HNMPL, toda una maravilla para los sentimientos y los oídos.








jueves, 10 de diciembre de 2009

Escaparate


Ya se van acercando las fechas navideñas, y como cada año, o mejor dicho, cada año un poco antes, vamos adornando toda nuestra vida hasta llegar la Navidad. Escaparates, trabajos, casas...; todo se va adecuando a la temporada de la Navidad, hasta nosotros mismos. ¿Es cierto que en ésta época nos sentimos de manera distinta? ¿Nos sentimos más alegres o más tristes? Pues depende de las circunstancias de cada uno. Lo que sí es cierto es que nosotros también nos ponemos un escaparate en nuestro cuerpo, porque hay veces que no es posible mostrarnos tal y como nos sentimos, y tampoco tal y como somos, y al igual que las tiendas pone bonitos sus escaparates en Navidad, nosotros también ponemos mejor cara a tiempos que quizás no sean tan buenos para nuestra mente. Pero la vida no se detiene y hay que adaptarse a las circunstancias que van viniendo, y ya no sólo por nosotros sino por la gente que nos rodea y que queremos. Lavemos nuestra fachada y colguemonos un bonito árbol de Navidad y disfrutemos de estos días con la familia y/o amigos, aunque nuestro corazón tirite de frío por aquello que no podemos conseguir calentémosle con el cariño de aquellos que nos lo brindan y nos regalan su amistad.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Por amor


Aquella noche, la Reina Grande de las Cumbres quiso reunir a todas las hadas de la comarca para hablarles de algo especial que estaba ocurriendo. El castillo estaba en la cima de la montaña más alta de todo el reino, cubierta de una nieve espesa y una humeante neblina que hacía a penas visible la entrada al recinto. Todas llegaron envueltas en sus capas de armiño de llamativos colores, adornadas y vestidas con sus mejores galas, pues ante la reina siempre había que estar en perfectas condiciones. Una vez reunidas allí, la Reina Grande agradeció la venida de todas, haciendo público su grave disgusto y su necesidad de remediar aquello que estaba ocurriendo. Todas extrañaron sus palabra, ansiosas por conocer aquella noticia que tan disgustada tenía a su maestra. :

_Todas vosotras hicisteis un juramento, comenzó diciendo la reina, un juramento que una de nosotras aquí presente ha roto y por lo cual debe ser castigada. Ella sabe quien es, y quiero que se ponga en pie y confiese su traición.

Unas a otras se miraban asustadas, impacientes, hasta que Alba se puso en pie y dijo:

_Enamorarse no es una traición, ni un pecado ni un mal hecho. Yo juré no enamorarme porque nunca supe lo que eso era, y acaté esa regla porque desconocía su alcance. Me puedo mentir a mi misma, me puedo jurar que no haré algo que tal vez desee, pero no puedo jurárselo ni apartárselo a mi corazón, porque no le pedí permiso cuando hice esa promesa, entonces él tampoco me pidió permiso para enamorarse y arrastrarme a mí con él.

Se oyeron exclamaciones y caras de sobresalto al escuchar las palabras de Alba.

_Alba, querida, dijo la Reina Grande con mucho cariño, nosotras no podemos permitirnos la licencia de enamorarnos, nuestro corazón no está enseñado para eso. Yo he luchado mucho contra él para llegar a donde estoy, y creeme que puedo vivir. El corazón es rebelde e inmaduro, pero nosotras hemos de guardarlo en nuestra urna para protegerlo de esa clase de amor al que tu te has expuesto. Es una de nuestras principales reglas: un hada no se puede enamorar, ¡y mucho menos de un humano!

Sus compañeras quedaron atónitas al oír esto, ¿Cómo podía Alba haberse enamorado de un... humano?

_Tu castigo será duro, he implorado a mis superiores que tuviesen clemencia contigo, pero no ha sido posible. Has desobedecido y eso aquí se paga muy caro. Posees juventud, belleza y talento para ser una de las mejores hadas de nuestro reino, has desperdiciado una carrera brillante, tal vez mi puesto hubiese sido para ti. Solamente si te arrepientes de todo, serán más suaves contigo.

_No he desperdiciado nada, dijo Alba, todo lo contrario, he sentido algo que ninguna de vosotras ha sido capaz de sentir, he vivido situaciones y momentos que no puedo explicaros porque no existen palabras para hacerlo. No puedo arrepentirme por haber amado y por amar como todavía lo hago. Se que no podéis comprenderme, pero sólo quiero que sepáis que mi corazón late tan fuerte que podría haceros daño en los oídos y que puedo morir feliz.

_Lo siento Alba, pero tu castigo es la muerte, pedí despojarte de todos tus dones y vivir siendo una mortal más hasta el resto de tus días, pero no ha sido posible, y menos ahora después de oírte decir que no te arrepientes de nada. Pero te envidio, por tu sensatez, por su sinceridad y por todo eso tan maravilloso que has vivido y has sentido y que yo nunca jamás podré sentir. Pero nosotras hemos de conformarnos con ayudar y hacer el bien a los demás, nuestra primordial tarea, hacíendo con ello que todos sean más felices.

martes, 24 de noviembre de 2009

Tu no sabes nada


Cuando me preguntas que me pasa me dan ganas de mirarte a los ojos y soltar todo lo que siento, todo lo que soy y todo lo que necesitas escuchar, pero al instante me arrepiento y sigo callado diciendo que no me pasa nada. Y es que tu no sabes nada, nada de mi vida, nada de mi amor, nada de eso que me ahoga y me oprime el corazón cada vez que veo tu sonrisa y escucho tu voz cerca de mi oído. Tu no sabes nada de lo que es engañar continuamente al corazón y a los demás, y también a mi mismo. Que sabes tu de tantas tardes y tantas noches pensando en ti, tantas fuerzas gastadas por no acordarme ni pensar en ti, de morir conmigo mismo y resucitar ante los demás como si nada pasara, como si la felicidad fuese parte de mi. Tu no sabes nada. Pero te interesas por saber y yo no te dejo, quiero que sigas sin saber nada de lo que vive en mi a escondidas, agazapado para que nadie pueda verlo y saber de ello. Nadie sabe nada, solo yo y ya es bastante, porque tampoco quisiera saberlo, lo único que quisiera es arrancarlo de mi y alejarlo para vivir tranquilo y entonces poder contarte todo. Pero ahora solo puedo seguir callado y tu seguir sin saber nada. Nada de lo que siento y me amarga por no poder contarlo y por no poder hacerlo realidad. Por eso es difícil de entender a veces mi manera de actuar, mi manera de vivir junto a ti, y no es que sea un tipo raro, que podría ser, o que esté loco, lo que pasa es que TU NO SABES NADA.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Caricias

¿Alguna vez nos hemos puesto a pensar en todo lo que nos hace sentir una caricia? ¿Todo lo que nuestro organismo puede sentir con el roce de otra piel? Hay caricias de muchos tipos, no tienen porque ser todas de amor, pero si es cierto que éstas últimas son como más especiales, y es que cuando sientes de verdad la primera caricia de amor, tu cuerpo no está preparado para tan rara sensación, y toda la piel se te heriza y el estómago parece que estuviera en el parque de atracciones. Es una sensación que no todo el mundo es capaz de sentir por desgracia. Una caricia siempre es bien recibida, al igual que un abrazo, pero no siempre estamos dispuestos a darlos, bien por temor, por vergüenza... ¿ A quien le importa si no a ti y a la otra persona? Somos así de reacios a hacer algo que queremos hacer pero que nos cuesta en determinadas ocasiones. Y es que con una caricia podemos transmitir todo aquello que sentimos sin tan siquiera pronunciar una palabra. Nos dejan señalados y esas huellas no se borran de nuestra memoria, ella te las guarda para cuando las necesites echar mano de ellas.
Os dejo una cancion que habla de caricias, de Rocio Durcal.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Perdonar para vivir

Luís había decidido pasar el día fuera de casa, desde que vivía sólo todas las tardes le parecían meses enteros donde las paredes le agobiaban y le atemorizaban. Cogió el coche y salio a no sabía donde. Mientras conducía encendió la radio, movió el dial y lo dejó quieto porque escucho una canción que le hizo recordar. Le hizo recordar momentos felices, una época en la que todo era vida y alegría, recordó que esa canción era suya y de Aurora, su mujer hasta hacía unos meses. La nostalgia que le provocó la canción hizo que se dirigiese hacia el antiguo parador donde se conocieron ya que no quedaba muy lejos de allí. Sabía que la visita a ese lugar le haría daño, pero a veces nos gusta hacernos daño recordando momentos felices mientras el corazón se nos encoge y anhela esa experiencia. Dejó el coche en el aparcamiento y se dirigió a la puerta. Tranquilo, sin prisas, hacía frío y estaba lloviznado, pero le gustaba sentir el frescor de las gotas en su cara, le hacía sentirse más vivo, infeliz pero vivo. Cuando entró a la cafetería del parador su cuerpo se estremeció, pero siguió adelante. Pediría un café para entrar en calor y se iría rápido de allí, ahora que había llegado lo único que quería era irse, correr de aquel lugar donde fue tan feliz y que ahora le incitaba a llorar. Avanzó hasta la barra, pidió un café y se giró para mirar por el amplio ventanal donde se podían contemplar las montañas cubiertas de nieve. Y ahí, al lado del enorme ventanal reconoció la silueta de Aurora, no sabía si era cierto o era su imaginación. La sangre se le heló y se acercó hacia la mujer y preguntó: _Aurora?, ella se giró y sus ojos se encontraron como el día en el que se conocieron. Ella lo miró fijamente y dijo: _Perdóname. Y él la abrazó como nunca antes lo había hecho. No necesitaba decir nada más, lo había hecho con su abrazo pero dijo: la palabra perdonar existe para algo, y para mi significa ser feliz.

martes, 10 de noviembre de 2009

Sorpresa!!


La vida está llena de sorpresas, desdes que somos concebidos en el vientre de nuestra madre hasta el día de nuestra muerte. Las dos fechas son sorpresa, no sabemos cuando ocurren, y casi mejor no saberlo, la segunda desde luego! y la primera... pues casi tampoco, porque que te digan tus padres: pues te concebimos el día tal en una siesta cuando... ; yo prefiero no saberlo!! Después cuando nacemos es otra sorpresa, será niño, será niña, será guapo, feo, moreno, rubio, ojos claros... y cuando por fin nos ven! sorpresa!!! no somos como nadie esperaba, pero las sorpresas son así. Luego están las sorpresas de los cumpleaños, cuando te regalan algo que a la persona que te lo regala le hace mucha ilusión, le encanta!! pero a ti .... pues no te gusta, y que cara pones entonces?? porque no le vas a estropear la sorpresa a quien te regala!! es de mal gusto decir que no te gusta, así que, te aguantas y pones cara de: me encanta!!! me encanta!! me encanta!! mientras que piensas: que horror!!! como me voy a poner yo esto!!!! Después hay otro tipo de sorpresas que son esas que te da algún familiar cuando estás en casa tirado en el sofá viendo la tele y en pijama, llaman a la puerta, abres y dicen: sorpresa!!! venimos a verte!!! y tu tienes que poner cara de alegría pero no te sale, y entonces dices: hombre!! no os esperaba! me pilláis con unas pintas!! y dices eso por no decirles que se vayan a la mierda que te has estropeado la siesta!!. Pero es que las sorpresas son así. También están esas sorpresas donde un día cualquiera tu pareja te lleva a cenar a un sitio super romántico o te regala algo que te encanta y que no esperabas, este tipo de sorpresas son mucho mejor recibidas. Como esas en las que al ver la nota de un examen que te ha salido fatal ves un aprobado, te llenan de felicidad. Pero por eso son sorpresas, porque no te las esperas y no sabes como van a resultar, y es que como dice la canción: la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Un paseo por las calles de la memoria

Aquella noche decidimos no salir de fiesta. Habíamos estado todo el día fuera y estábamos cansados. Cenamos, nos tomamos unos cubatas, nos reímos y después unos a dormir y otros a ver la tele, entre estos últimos tu y yo. Era tarde y los demás televidentes decidieron irse a dormir, tu propusiste darnos un baño pero no quisieron, yo como siempre, te secundé. Y allí estábamos tu y yo, bañándonos desnudos en aquella piscina para nosotros sólos. Una noche tranquila, calurosa, y un vigía que escrutaba todos nuestros movimientos: la luna. Nos tiramos de cabeza, empezamos a chapotear, a tirarnos agua, hasta que uno de nuestros amigos nos dio el toque de que era tarde y querían dormir. Ahora tocaba tranquilidad, había que estar juntos para poder hablar sin hacer ruido, casi pegados. Hablamos durante mucho tiempo de nuestras cosas, de la vida en general; era la situación perfecta, la noche ideal y el escenario preciso. Me salí del agua y me tumbé boca arriba mirando a la luna, de repente apareciste con la boca llena de agua y me lo echaste encima, yo salí corriendo detrás tuyo hasta que te alcancé, te tiré y yo caí encima, ahí estábamos los dos, frente a frente, a cinco centímetros de tu boca, podía sentir tu aliento, tu respiración y también cada latido de tu corazón. Podía navegar por el mar de tus ojos. No se cuanto tiempo estuvimos así pero a mí me pareció una eternidad, y podría haber seguido allí toda la vida. De repente me soplaste y te levantaste de un salto diciéndo: vámonos a dormir, es tarde. Y nos fuimos a dormir, pero yo me fuí con el corazón encogido por haber tenido tan cerca tus labios y no poder besarlos, por no poder abrazarte y haberte dicho: TE QUIERO.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Me haces falta


Me pongo a pensar fríamente en lo que siento y llego a la conclusión de que SI me haces falta, de que te necesito aunque no quiera hacérmelo ver. ¿Cuando fue el momento en que lo decidí? No lo se, y tampoco se si lo decidí yo, es más, creo que no fui yo sino esa caja que encierra todo nuestro ser, que se mueve y tiene vida propia y llamamos CORAZÓN. Él decidió seguirte a cualquier lado, eligió vivir en un infierno en vez de en el cielo, en la oscuridad, alejado de todo y sin hacer mucho ruido. Me ha dicho una amiga que no me preocupe, que ella estará ahí a mi lado para todo lo que necesite, que no me abandonará. Se llama SOLEDAD, y parece que me estoy acostumbrando a ella. Pero a lo que no me acostumbro es a no escuchar tu VOZ, a no tenerte cerca, a no abrazarte... y es que, es fácil acostumbrarse a todo eso, y en cierto modo lo tengo pero no del todo como yo quisiera. Hay veces en las que al estar cerca de TI, mirándote a los OJOS, veo lo mismo que siento yo, que te mueres por besarme, que te deshaces por abrazarme y gritarme: TE QUIERO; pero es que cuando estoy contigo no se si veo por mis propios ojos o el corazón me presta los suyos para poder conocerte mejor y así hacerse más fuerte al mirarte, y con ello hacerme más débil a mi, a mi ser racional, a mi pensamiento en frío. Pero también al mirarte encuentro una razón más para seguir luchando, para seguir viviendo aunque sea en este silencio absurdo que me ahoga con cada gota de LLUVIA que absorbe sin querer. Me gusta quererte, pero no de esta manera en que lo hago, porque haciéndolo me vuelvo pequeño, me siento débil e indefenso, vulnerable, y eso no me gusta.

martes, 27 de octubre de 2009

Destino

¿Es cierto eso de que creamos nuestro propio destino? ó, ¿Es él quien nos crea a nosotros? Hay opiniones de todo tipo, pero creo que nuestro destino no tiene una agenda preparada para cada uno de nosotros con unos planes para seguir, sino que somos nosotros mismos los que con nuestras decisiones hacemos que nuestra vida tome un rumbo u otro, y no siempre acertado porque somos humanos y como tal nos equivocamos, y gracias a esas equivocaciones muchas veces aprendemos a allanar el camino y no volver a tropezar. Pero a veces es imposible no volver a tropezar, nos gusta tropezar o estamos tan ciegos que no vemos la piedras que tenemos delante. Pero nuestro destino es nuestro, y podemos hacer con él lo que queramos, manejarlo a nuestro antojo, pero debemos atenernos a las consecuencias. Aunque también nuestro corazón se hace dueño de nosotros y de nuestros actos, actúa a su antojo y hemos de seguirle; entonces él marca nuestro destino, y a veces se queda marcado para siempre, tu destino y tu corazón.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Hay veces

Hay veces en las que no somos nosotros mismos, nos dejamos guiar por nuestra razón mientras que nuestro corazón se desborda en nuestro interior, bendita razón! a veces, cuando por fuera eres una balsa de aceite por dentro pareces tener un huracán que remueve todos tus sentimientos por alguien que solamente ve tu aspecto exterior, ve la balsa de aceite, ve que estás bien y no sabe las zarzas que corren por tus venas cuando se te acerca y te habla con su voz cálida y armoniosa para llamarte: AMIGO. Pero has de seguir así, callado, manejado por la razón y la cabeza que de vez en cuando saben actuar correctamente.¿ Y que importa si los demás lo saben? No me importan los demás, me importas TU, y TU lo eres todo, y no quiero que ese todo se venga abajo. La vida está llena de baches que hemos de pasar y algunos cuestan más trabajo que otros, pero hemos de llegar al final sea cual sea.
Hay días en los que estoy deseando de meterme en la cama para poder soñar contigo, sueño que te acercas, me hablas, me miras, te callas y me besas. Y en ese instante los relojes se detienen para contemplar nuestro beso seguido de un abrazo; pero toda esa realidad nocturna se disuelve cuando mis ojos se abren y vuelvo a la realidad. Cuantos besos no dados, cuantos abrazos perdidos en sueños que no salen de ahí, de una vida no vivida como yo quisiera que fuera en la real, pero quien sabe si el destino nos deparará algo parecido y todos esos besos y abrazos puedan ser dados de verdad y no en los sueños. Pero como todo, habrá que esperar y mientras tanto he de irme pronto a dormir.

lunes, 19 de octubre de 2009

Fue sin querer

Fue sin querer...
Es caprichoso el azar.
No te busquéni me viniste a buscar.
Tú estabas donde no tenías que estar;
y yo pasé,
pasé sin querer pasar.
Y me viste y te vi
entre la gente
que iba y venía con prisa
en la tarde que anunciaba chaparrón.
Tanto tiempo esperándote...
Tanto tiempo esperándote...
Fue sin querer...
Es caprichoso el azar.
No te busqué
ni me viniste a buscar.
Yo estaba donde no tenía que estar
y pasaste tú,
como sin querer pasar.
Pero prendió el azar
semáforos carmín,
detuvo el autobús
y el aguacero hasta que me miraste tú.
Tanto tiempo esperándote...
Tanto tiempo esperándote...
Fue sin querer...
Es caprichoso el azar.
No te busqué,
ni me viniste a buscar.
.
Preciosa canción cantada por Serrat y Noa, que nos enseña como en cada momento de nuestra vida puede surgir algo que nos marque para siempre, como puede ser el AMOR, algo que no se espera, algo que no se debe buscar porque él te busca a ti.

viernes, 16 de octubre de 2009

Y todo... ¿para qué?


No se puede explicar con palabras ese momento en el que suena el teléfono y escuchas su voz pronunciando tu nombre, en ese instante tu corazón reacciona antes que tu cerebro, tu estómago da un vuelco como si fuera a caerse y tu respiración se agita; todo eso con sólo pronunciar tu nombre. Es increíble como el cuerpo es capaz de reaccionar así antes una simple llamada o una simple voz, pero no es un simple hecho sin mas, para ti es todo lo mejor del mundo, es TODO a cuanto aspiras, y esa manera de actuar, a veces de no saber como actuar o de comportarte como un imbécil ante esa llamada es algo que no puedes calcular y que pasado ese momento reaccionas diciendo: como es posible que yo haya dicho eso!! o no haya dicho lo otro!! y eso pasa porque en esos momentos no eres tú el que está a este lado del teléfono, sino un ser dirigido y controlado por tu corazón y aturdido por los latidos que desprende. Y todo ¿para que? si nada será como tu imaginas, nada será como tu piensas, porque esa voz nunca la oirás cerca de tu oído, ni cerca de tu aliento, simplemente estará ahí a tu lado para toda la vida, pero no dentro que es lo que anhelas. Los sentimientos nos juegan malas pasadas que el cerebro a veces no es capaz de luchar y vencer, pero hemos de aprender a vivir con un amor equivocado del que sabemos que nunca tendremos la respuesta adecuada. Y nos quedamos ahí, con una bonito sentimiento dentro de nosotros pero que nunca podrá ser disfrutado, como una flor a la que aprietan y deshojan sin apreciarla.

lunes, 12 de octubre de 2009

Probemos

Deberíamos probar a ser amantes por un día. Podemos probar para saber lo que es nuestro amor. Sin amor no se puede vivir, podemos amarnos durante un día entero, aunque sea a escondidas, sacar tiempo de nuestras vidas rutinarias y dejar que la pasión nos ciegue y nos embruje por un día. Y todo porque yo...te quiero, y quiero sentir tus besos, tus abrazos, tu aliento cerca de mi oído. No se lo que tu sientes pero quiero imaginármelo y se que dirías que eso es imposible, que tu no puedes hacer eso, que... que la vida es otra y que eso que yo te pido no puede ser. La vida está llena de canciones de amor, de tontas canciones de amor pero cada uno quiere vivir la suya a su manera, y yo quiero que la mía también sea la tuya. Pero no se para que pienso en estas cosas, no tendremos canción, no tendremos día y no tendremos nada. Si algo falta para que tengamos todo eso es el valor de reconocer lo que sentimos, pero por mi parte, y también por la tuya, no es algo que se vaya a hacer realidad. Algo tan complicado como lo nuestro no puede tener cabida en nuestras vidas, entre otras cosas porque nosotros no somos así. Pero yo me seguiré imaginándo nuestros encuentros a escondidas, seguiré soñando nuestro amor como algo real y vivo en mi parte onírica, seguiré pidiendo que esa realidad soñada llegue algún día a ser vivida. Y seguiré amándote a escondidas y en la oscuridad, porque el amor no es algo que se pueda borrar así de un día para otro, te va empapando como las gotas de lluvia que nos mojan la cara en una noche calurosa de verano hasta hacerte vulnerable y frágil, para pasar a un mundo en el que no existe otra cosa y otra persona que aquella que ocupa toda tu cabeza y tu corazón.

viernes, 9 de octubre de 2009

Nada es igual


Te acercaste a mi sin yo pedírtelo, y te alejaste igual que viniste, pero la vida sin ti ya no era lo mismo. Ni la vida ni yo, y muchos menos mi alma y mi corazón. Ambos se quedaron esperando a que regresaras después de aquella noche en la que los cristales empañados del coche no nos dejaban de ver la luna, esa compañera que nos alumbraba con su media sonrisa mientras nos abrazábamos en silencio y a escondidas de todos, del mundo, menos de la luna. Tu voz se calló y se quedó atrás, en mi memoria, en mis recuerdos porque nunca más te dignaste a hablarme y lo peor es que no se el por qué. Ya nada es lo mismo, yo tampoco soy igual que antes, he cambiado por ti, por tu culpa, por tu falso amor y no se si me gusto más ahora o antes, la verdad es que ahora se lo que es amar, aunque también se lo que es amar a una fantasma, a alguien que no existe, y ese dolor no se puede explicar hay que sentirlo. Pero me quedaré con aquellos momentos en los que mi corazón palpitaba, con el pecho golpeando en la camisa, esas miradas que me hacían olvidarme de todo. Por lo menos me queda ESO, pero mi vida ya nunca será la de antes, tu te fuiste y, aunque para ti todo fue una mentira yo viví los días más bonitas de mi vida hasta hoy, no se que pasará mañana ni siquiera si pasará, pero lo que sí se es que tu recuerdo siempre estará ahí guardado, archivado en mi memoria para que el día de mañana pueda tirar de él y saber que al menos una vez fui feliz.

lunes, 5 de octubre de 2009

Ya has llegado

La vida está llena de obstáculos que hay que ir esquivando sin caer, o si caemos levantarnos y seguir, un parche más y a seguir el camino. Y la manera más fácil de seguir es pensando en ti. TU me ayudas a salir de los baches en los que estoy, TU me animas a secar las lágrimas que asoman a mis ojos, TU me abrigas el corazón con tus manos y con tu voz, intentando calmar su furia, y esa furia se convierte en amor con sólo cerrar los ojos y escuchar tu voz. No me importa si estás lejos o estás cerca porque se que estás y con sólo una llamada puedes venir y abrazarme, pero eso abrazo inocente para ti no es lo mismo para mí, el cual siento como una inyección de vida, de aliento en medio del desierto donde todo es seco y tú me das el agua necesario para no caer. Y si caigo TU estás par levantarme, para darme tu mano amiga, y otra vez vuelves a darme esa inyección de vida que es tu mano sobre la mía. Cuando me tocas, cuando te acercas o cuando me miras. Porque TU eres mi meta más cercana y a la vez la más lejana, esa que me gustaría cruzar con los brazos arriba y dando saltos de alegría; esa que me da fuerzas para seguir, por si algún día pudiera llegar, aunque no sea el primero, pero llegar y saber lo que se siente entrando por la meta y saber que TU estás con los brazos abiertos esperándome para decirme: TE ESTABA ESPERANDO Y POR FIN HAS LLEGADO.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Se fue

¿En que momento se pasa del amor al odio? ¿Es cierto es frase que tan comúnmente usamos a la ligera? Yo casi podría decir que lo he experimentado en carne propia, aunque a decir verdad no siento odio por esa persona, simplemente… pena, lástima, decepción. Tanto tiempo atrás idealizando a una persona, a un amor que para mí creí eterno, por muchos otros que conociera, que todo lo que tenías en un altar se viene abajo en cuestión de minutos. Y pensabas que conocías a esa persona que tanto habías amado, que tanto te gustaba y descubres que todo fue una mentira, que todo fue puro teatro para él. ¿Y cómo te sientes al conocer esa verdad que para ti suena a mentira? Uno se queda como si se hubieran reído de él, y te vuelves más frío, y a la vez más fuerte ¿y por qué? No lo se, sólo se que aquel amor que yo había idealizado durante tanto tiempo se ha convertido en humo y se ha ido para no volver. Aunque no se si es mejor seguir creyéndome la mentira y seguir mitificando aquel amor tan bonito para mí, pero creo que eso ya es imposible porque aunque quiera hacérmelo creer se que no es así y que todo ha sido o mejor dicho fue una farsa, pero seguiré preguntándome el por qué, no había ninguna necesidad de mentir ni de fingir algo que para mí fue mágico y que no lo pedí. Habrá que pasar página y buscar otro amor al que mitificar, pero que ésta vez SÍ sea verdadero y eterno.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Una tarde de Otoño



Una tarde de principios de otoño, el pueblecito pequeño de aquella sierra presenció un gran alboroto: una furgoneta iba anunciando que esa misma noche tendría lugar un gran espectáculo para los vecinos de aquel pueblo. El evento se trataba de un espectáculo de magia que culminaría con una agradable orquesta. Julia al oír aquel megáfono acudió a la calle para escucharlo bien, cuando por fin lo hizo se metió corriendo en casa a buscar a Jacinto, su esposo. Le contó emocionada lo que esa misma noche acontecería; Julia quería ir, ansiaba ir con su marido a ver el espectáculo y bailar después agarrada a él. Pero él no estaba muy por la labor, ¡ya eran mayores y no tenían edad de andar por ahí haciendo cosas de jóvenes! Hacía ya mucho tiempo que no salían a bailar ni a divertirse, pero Julia insistía en ir.
-¡Por favor Jacinto vamos a ese espectáculo! ¡No tenemos nada mejor que hacer!
Al decir eso, Jacinto pensó que tenía razón y si su mujer quería ir pues él la llevaría donde ella quisiera! Lo importante era que estuvieran juntos. Y dijo: - Si quieres ir ¡iremos!
Julia toda entusiasmada por la noticia fue corriendo a arreglarse. Hacía mucho tiempo que no sacaba sus pinturas del estuche, y al hacerlo cayó una lágrima por sus mejillas seguidas de muchas más cuando se miró al espejo. Tengo los ojos tristes como la noche se dijo, y se pintó sombra sobre ellos para darles vida. Las pestañas cortas como hierba recién segada, y se aplicó máscara de pestañas casi seca del paso de los años para alargarlas. La piel agrietada como las nueces de una tarta, y se dio un poco de polvos para taparlo. Los labios secos como la arena del desierto y se pintó los labios de carmín para ocultarlo. Se lavó el cabello y se peinó. Sacó su vestido de fiesta y se lo puso con sus zapatos de tacón. Y al mirarse al espejo dijo: tengo las piernas finitas como las patitas de un gorrión, y se puso unas medias para disimularlo. Fue corriendo a su marido y le dijo: ¿Qué tal estoy? Jacinto se quedó boquiabierto al ver a su esposa tan bella de nuevo, aunque su mente no podía engañarle al compararla con aquella hermosa mujer que había sido de joven y la persona que tenía delante de él. Pero aún así se encontraba bella. Y Jacinto se acercó y la dijo: -Estás hermosa y bella, como dicen por ahí, quien tuvo retuvo. Y no me importa si tienes los ojos tristes como la noche, las pestañas cortas como hierba recién segada, la piel agrietada como las nueces de una tarta, los labios secos como la arena del desierto y las piernas finitas como las patitas de un gorrión porque yo te quiero igual, y lo único que quiero es estar a tu lado. Se agarraron del bracete y se fueron al espectáculo.
Allí todo fue entusiasmo, el pueblo entero estaba allí presenciando aquel agradable acto. Cuando la orquesta empezó a tocar, Julia y su esposo se agarraron y comenzaron a bailar, a él le daba vergüenza por su edad, pero ella seguía bailando como si nada. Miró hacia arriba y vio como la luna alumbraba la cara de Jacinto. Se quedó mirándolo y dijo: -¿sabes una cosa? Me gustan tus ojos tristes como la noche ,tus pestañas cortas como hierba recién segada, tu cara agrietada como las nueces de una tarta, tus labios secos como la arena del desierto y tus piernas finitas como las patitas de un gorrión; y me gustan porque es tuyo, porque te quiero y me gusta como eres y lo que tienes, y aunque la edad nos haya hecho de tener que soportar estas cosas siempre tendrás una flor en tu interior que no se marchita y crece día a día a mi lado y eso me hace sentirme viva contigo. Los dos se abrazaron y siguieron disfrutando del baile y el uno del otro.

martes, 22 de septiembre de 2009

El tiempo

El tiempo pasa rápido y sin darnos cuenta, a veces esperamos un momento de nuestras vidas con ansiedad, ya sea un cumpleaños, una cita o una serie de televisión; esperamos ese momento con empeño y nos parece que nunca va a llegar pero cuando llega, porque todo llega en esta vida, se nos pasa casi sin darnos cuenta, y cuando ha terminado el momento nos damos cuenta de que realmente no lo hemos disfrutado como esperábamos, nos ha pasado y ni tan siquieras nos hemos parado a pensar que estábamos disfrutando del momento esperado, casi hemos disfrutado más el tiempo de la espera que el momento en sí. Pero lo importante es disfrutar, ya sea antes o después porque aquí hemos venido a sacar el mejor provecho de nosotros, no a sufrir ni a malgastar nuestra vida con enredos y pajas mentales que día a día nos hacen perder el tiempo sin darnos cuenta, aunque a veces lo hacemos inconscientemente, nos sentimos mal y no hacemos nada por librarnos de ello, al contrario! a veces nos gusta estar mal y regodearnos en nuestro mal. Y es que cada uno somos un mundo complejo en el que el tiempo y las emociones se entremezclan dejando sin aliento a nuestro protagonista: nuestro corazón, que no hace otra cosa más que buscar aquello por lo que estamos aquí, aunque a veces lo encontrado no sea lo que más guste a su dueño.

El próximo día dejaré un relato sobre el tiempo y la felicidad, hoy no lo pongo porque es algo largo y no lo he terminado aún.

Aki®a dejame la dirección de tu blog donde pueda leerte porque no me deja abrirlo con tu perfil. Gracias.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Emociones


Hay días en los que todo discurre con una seguridad aterradora, te sientes fuerte, eres tú mismo, nada de atormenta, nada te amarga; eres casi feliz. En cambio hay otros en los que todo se viene abajo, todo son recuerdos y solamente quieres eso: recordar lo que fue, imaginar lo que pudo ser, ilusionar lo que podría ser. Son los altibajos de las emociones, incapaces de poder controlarlas, son poderosas, abusivas y maniáticas, no te dejan descansar. Las mías últimamente están a flor de piel, tan revueltas que apenas me dejan respirar. Y es que no me extraña viéndote casi a diario, ellas no quieren descansar pero yo no se si quiero que descansen o que sigan así de fuertes en mí.

Esta tarde me vino a la cabeza la escena de la semana pasada cuando íbamos en el coche TU Y YO. Yo conducía y tu ibas de copiloto a mi lado, los dos sólos. Hablábamos de tonterías, riéndonos. Bebiste de una botella que llevaba en el coche y después me echaste agua. Yo me quedé sin saber reaccionar y tu empezaste a reírte a carcajadas. Luego me reí yo también y te dije: ¡estás tonto! estoy en desventaja voy conduciendo! ¿que te hago yo? Y tu me miraste y dijiste: hazme lo que quieras. Solamente me hubiese gustado hacer una cosa: ABRAZARTE. Abrazarte con todas mis fuerzas hasta sentir tu calor, tu respiración cerca de la mía; y después besarte, rozar tus labios junto a los míos, sentir tu aliento cerca de mi. Esta tarde recordando esta escena imaginaba lo que podía haber sido y no fue, y seguiré imaginando lo que puede ser y nunca será.

martes, 15 de septiembre de 2009

Vamonos

Vámonos me gustaría decirte y que tu me contestaras: VÁMONOS. Pero se que es algo que sólo pasa en mis sueños y en mi cabeza cuando cierro los ojos para pensar en TI.
Vámonos a un lugar donde nadie nos conozca, donde podamos abrazarnos, donde seamos felices, aunque eso seria en cualquier sitio estando contigo.
Vámonos juntos a cualquier lugar del mundo, ya sea aquí al lado o a miles de kilómetros, pero juntos.
Recuerdo como hace tan sólo unos días el sueño de irnos casi se hace realidad. Tu estabas mirando una revista cuando alguien te pregunto ¿que miras? y tu contestaste que buscabas hacer un viaje, a Escocia dijiste; me encanta Escocia dije y tu me miraste con esa mirada serena y distinta para mí y me dijiste VÁMONOS. Yo no supe contestar y empecé a reírme nerviosamente porque mi cabeza en esos momentos no paraba de imaginarnos juntos en aquel maravilloso lugar, solos, abrazados, queriéndonos, juntos. Y otra vez dijiste: VÁMONOS! pero yo seguía sin contestar y al final dijiste: me tendré que ir con mi novia. Te debería de haber dicho: SI, VÁMONOS, vámonos donde tú quieras, no me importa el lugar a donde me lleves pero quiero irme contigo aunque sea al infierno, porque estando TU tendré paz, tendré amor y tendré tu mirada, esa mirada que me hace estremecer cada vez que me mira y se apodera de todo mi ser, esa mirada que me calma y que me impide apartar mis ojos de los tuyos, esa mirada que creo que me mira diferente a los demás, esa mirada que quiero sólo para mí y que me diga: VÁMONOS.


viernes, 11 de septiembre de 2009

De vuelta

Otra vez de vuelta a la rutina. Pero la rutina a veces es buena compañera porque nos hace de llevar una vida más ordenada. Tal vez hubiese preferido no volver y que estos días de vacaciones hubieran sido eternos. Eterno como el pálpito de mi corazón por estar y oír a la persona que ha hecho de mi vida en estos días un inmenso mar de felicidad solamente con estar a mi lado. Pero cada vez voy queriendo más y más, mi alma ya no se conforma con estar cerca y escuchar su voz, mi corazón tampoco, un día empezará a fibrilar cuando me mira más de cinco segundos seguidos que para mí son una eternidad. Pero ese más y más no es posible que se haga verdad. Mi enamoramiento va pasando cada vez por grados superiores y no me hace bien. He pensado en no verlo una temporada. Pero cuando veo su nombre en la pantalla del móvil vibrando, mi corazón también vibra de alegría, de emoción y de ilusión porque se acuerda de mí, porque voy a escuchar su voz, porque voy a estar cerca. Estos últimos días disfrutando de su compañía, entre otras compañías, me he dado cuenta de que nunca podré olvidar, de que el tiempo no curará mi herida ni conoceré a nadie que pueda cerrar su hueco. Tal vez deba dejar de verlo una temporada para calmar mi amor que día a día crece sin poder frenarlo. Esto no puede ser ni puede seguir así porque me volveré loco. No se si deba decírselo o no, tal vez sea lo mejor, pero tampoco quiero arriesgarme a perder una amistad que me da vida. Ya lo pensaré.
En otros días os contaré algunas cosas que me pasaron y que me llenaron el alma de ilusión, aunque tampoco es bueno para mí esa ilusión que se va apoderando de todo mi yo, porque después todo sigue igual.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Unos días

Me voy unos días de vacaciones, a pasarmelo bien con los amigos, aunque lo de vacaciones no se yo si será la palabra adecuada ya que descansar vamos a descansar bastante poco. Espero contaros cosas nuevas cuando vuelva, es una semanita, pasa rápido. A ver que depara el destino en estos días. Un abrazo a todos.

martes, 1 de septiembre de 2009

Sonreir

Los días pasan y uno va envejeciendo, el corazón se le hace más duro y se aprende a vivir con él lleno de telarañas y con las puertas cerradas, que al abrirse chirriarán de tanto tiempo como han estado sin usar. Pero si es cierto que el tiempo lo cura todo, que no es lo mismo que olvidar, porque olvidar no se olvida, pero con el paso de los días uno se va haciendo más fuerte, se acostumbra a estar solo y es difícil que encuentres a un corazón como el tuyo. El mío es reacio, cabezota y testarudo, se ha negado a buscar y a elegir otros caminos, sólo quiere sentirse vivo con el que tiene en mente y por desgracia, y muy a mi pesar, es algo imposible que nunca podrá ser. Habrá risas, habrá amistad, habrá cariño y también amor, pero otro tipo de amor distinto al que mi corazón y yo quisiéramos. Ese amor sólo estará registrado en mi cabeza, en mi memoria y también en mi corazón, que día a día me anima a que siga adelante con la loca idea de afrontar mi situación y soltar por mi boca lo que siento, pero yo, desobediente por naturaleza, y pensando un poco con la cabeza fría he decidido dejar las cosas como están, es lo mejor para todos, quizá tenga que ser así y cada uno seguir su camino por separado, aunque estemos juntos de otra forma. La vida es complicada y el amor la hace aún más, pero hemos de seguir adelante siempre con una sonrisa y rodeados de amor, del tipo que sea, de cariño y como no, de amistad. Regalemos sonrisas aunque por dentro nos estemos muriendo, nadie tiene que pagar por las desdichas que sienta nuestro corazón, sólo le sentimos nosotros, por lo que sólo hemos de aguantarle nosotros. Sonriamos.

jueves, 27 de agosto de 2009

Con los pies en el tejado


Una noche más me subo al tejado como si fuera un gato, a oscuras, con la única luz y compañía de la luna, las estrellas y mi corazón. Para contarles lo que a nadie cuento, para gritarles lo que de verdad siento y nadie sabe. Bonito escenario para una foto, pero horrible sentimiento el tener que contar a la luna y a escondidas aquello que uno siente, aquello que te quema por dentro y que quiere salir pero tu como buen cristiano sujetas como puedes para que vuelva a su sitio, dentro de ti, donde debe estar. La brisa de la noche es buena, y la luna agradable compañía, pero no es buena consejera, ella es atrevida y me aconseja que me lance al vacío, me lo dice por sus años de experiencia y por su labor de oyente de unos y de otros. Pero no es fácil su consejo, o es que no quiero ver lo que ella me aconseja. Desde aquí arriba, desde el tejado, puedo divisar todas las casas, sus tejados, unos más altos, otros más bajitos, unos casi se rozan, otros derrumbados, pero debajo de ellos todos guardan algo interesante que contar, historias que se entremezclan en su interior que son las que dan vida a una ciudad y a sus individuos; historias algunas no fáciles de vivir y que también habrán sido contadas a la luna desde algún tejado para estar más cerca de la confidente luna. Desde aquí arriba todo es más fácil de imaginar, uno se ve con más fuerzas, con más ganas de correr, pero cuando te bajas del tejado el mundo vuelve a ser como era antes, con los pies en el suelo todo es más difícil y complicado. ¡Qué fácil lo tienen los gatos!

lunes, 24 de agosto de 2009

Ser tu

¿Por qué a veces nos empeñamos en ser de una manera distinta a como somos realmente? A mi me pasa, y me imagino que a muchas personas de mi alrededor también les ocurre. Somos de una manera pero en ocasiones nos empeñamos en actuar de modo distinto a como lo haríamos nosotros mismo por el hecho de agradar a los demás o a los que tenemos alrededor. Si yo soy de una manera no tengo por qué avergonzarme de ello por el que dirán los demás. Uno ha de actuar acorde con su conciencia y su moral independientemente de lo que piensen los de fuera. Al fin y al cabo cada uno somos un mundo distinto a los demás y eso es lo bonito de la gente, de las personas, ser distintos, ser únicos y diferentes a todos. Pero es complicado ser uno mismo, por miedo, por temor a las habladurías de la gente, gente que al fin y al cabo no nos interesa, ni ellas ni sus habladurías porque no hablarían si fueran de nuestro círculo cercano. Hablarían pero para bien, para apoyarnos, para querernos. Hemos de dejar a un lado todo ese temor que nos obliga a estar alejados de nuestro yo, que nos hace sentirnos detrás de una gruesa pared de hormigón escondiéndonos tras una máscara que no nos beneficia en nada, sino que simplemente nos hace más lejanos a nosotros mismos y a los demás. Golpeemos esa dura pared para poder asomar la cabeza, una vez asomados todo será más fácil, vendrá solo. Y entonces nos daremos cuenta de quien nos quiere realmente y de quien está a nuestro lado. Uno sólo es lo que es, sin disfraces, sin camuflaje, y ser uno mismo es un premio para los demás.

miércoles, 19 de agosto de 2009

¿Que sería hoy?

Aquella noche iba sobre ruedas, después de una buena cena (hamburguesas y patatas fritas) en el jardín del chalet que teníamos alquilado para las vacaciones, y de tomarnos unos cubatas allí al fresquito decidimos irnos a tomar algo a la marcha de aquel sitio de costa. Estuvimos en varios pubes, pasándonoslo en grande, sin parar de reír, bailando (esto menos) y hacer tonterías varias. Tu siempre a mi lado, o yo al tuyo. Después fuimos a una discoteca, ya a altas horas de la mañana y después de estar allí un rato de los grandes nuestros amigos decidieron irse. Tu y yo nos miramos intentando buscar la aprobación el uno del otro y dijimos a la vez: nosotros nos quedamos, todavía era pronto para irse a dormir y terminar aquella noche a carreras, quedaba fiesta por quemar. Tu y yo nos quedamos en aquel recinto con la música hasta reventar los tímpanos donde la gente bailaba sin parar. Nosotros también lo hicimos, y nos reímos y seguimos bebiendo y hablando y riéndonos aún más. Llegó un momento en el que dijiste: vámonos, ya es tarde; y yo sin ni siquiera mirar el reloj afirmé y salimos de allí dirección a nuestra casa. Cuando llegamos todos dormían, eran las 5.30 de la mañana y decidimos darnos una baño en la piscina. Cuando me viste subir a ponerme el bañador dijiste que no hacía falta, nos bañaríamos desnudos. Y así fue. Los dos bañándonos desnudos a la luz de la luna y yo con el alma encogida para no despertar sospechas. Estuvimos un rato largo en el agua, tranquilos, hablando de nuestras cosas, de la vida. Nos salimos y nos sentamos en el bordillo, sólo había una toalla asi que decidimos arroparnos los dos a la vez porque hacía fresco. Después de estar juntos bajo la misma toalla y tras varias bromas nos miramos de una forma... rara y de manera brusca te lenvantaste y dijiste: yo me voy que ya es muy tarde, hasta mañana. Después de eso mi corazón seguía más encogido todavía y mi alma lloraba por no sabía que.
Me he arrepentido mil veces por no haberte besado en aquel momento, por no haber sido valiente y acercarme a ti hasta rozar nuestros labios. Era el escenario perfecto, el momento ideal. Luego vinieron muchos otros escenarios y tampoco fui valiente. Y aquí sigo, con el alma llena de lluvia y ahogándome poco a poco por cobarde.

lunes, 17 de agosto de 2009

Todavía más


Jamás pensé que te convertirías en el centro de mi existencia. Siempre fuiste una persona más en mi vida. Luego muy buen amigo y como tal te quería, pero después... pasaste a ocupar un grado mayor en mi pensamiento y en mi alma. Debe ser porque eres de esas personas que ya no quedan, que ya no se fabrican porque la fábrica que las creaba decidió cerrar porque estaba pasada de moda. Las buenas personas dejaron de fabricarse, ya no se llevan, eso es obsoleto. Pero tu eres de esa vieja fábrica, con una fibra especial y transparente que hace que te quedes sin aliento cuando se te conoce profundamente. Quiero eso para mí, quiero estar sin aliento y que tú me lo des, quiero estar moribundo y que tú me des la vida. Desearía que nunca hubieras llegado al punto de importancia tan grande como lo has hecho en mi escalera de importancias. Ya eras importante para mí, te quería y te apreciaba; pero ahora te quiero todavía más, y distinto. Distinto porque ya no sólo me apetece estar contigo y charlar como antes, y reír como antes y pasear y salir de fiesta como antes, sino que además de eso me apetece besarte, y abrazarte y no dejar de mirarte nunca. Pero esto último era innecesario que yo lo sintiese o que lo sienta por ti porque nunca será cierto y nunca pasará a ser real. Solamente ocurrirá en mi cabeza y en mis pensamientos. Y tu seguirás siendo a ojos de la gente y de los tuyos un muy buen amigo, un MEJOR AMIGO, pero para mí siempre serás algo más, algo que quisiera que fueras y por desgracia para mí, y tal vez para ti, nunca serás.

viernes, 14 de agosto de 2009

Otra vez


Anoche mientras dormía, volví a sentir que me abrazabas. Sabía que estabas a mi lado, podía sentir tu aliento cerca de mi oído, cerca de mi alma. Sentí el calor de tus manos, esas que tanto me gustan, tus dedos apretándome sabiendo que ya nunca me dejarías y que esas manos serían mías para siempre. Pero ya sabemos que el sueño es ese mundo en el que las cosas que más ansiamos se hacen realidad, están ahí al alcance de la mano, simplemente con cerrar los ojos tenemos un mundo paralelo pero feliz, nuestro mundo, ese en el que escogemos las flores que más nos gustan para nuestro jardín, donde el jardinero es la persona perfecta que sabe lo que ha de hacer para que esos pequeños capullos crezcan y se conviertan en preciosas flores adultas. Esas flores diremos que son nuestro alma, que florece sólo si el jardinero es el adecuado. Pues en mi sueño de anoche el jardinero eras TÚ, sabiendo perfectamente como cuidar de mi jardín, con mimo, con ilusión, con alegría, con amor. Con tus manos regabas mi alma, y con tu aliento alimentabas mi vida. Pero de pronto desperté y me encontré de nuevo en el terraguero vacío y seco de mi realidad, ya no había flores, no había verde y no estabas TÚ. No me importa si mi vida es de un color u otro, lo único que me importa y que deseo es que en ella estés TÚ. De manera que ansío de que llega la noche para poder estar juntos, para tocar tus manos, para mirar tus ojos, para besar tu boca.

martes, 11 de agosto de 2009

Por nosotros


La cocina estaba vacía, nadie pululaba por allí y eso que era la hora del almuerzo, el momento en el que más trajín había en dicha habitación. Sólo se encontraba allí Aurora fregando unas bandejas para el postre cuando entró Miguel. Iba buscando a los camareros para que se diesen prisa en servir el postre. Pero en aquel momento ya no le importó el tiempo, su reloj se detuvo y su corazón empezó a latir con más fuerza. Fue pronunciar su nombre y Aurora se estremeció. Se dio la vuelta, con las manos aún mojadas y con espuma. Se miraron a los ojos y todo quedó dicho. Miguel se acercó y la acarició la mejilla, ella volvió la cara pero su corazón era incapaz de cerrar su puerta, era incapaz de volver su alma. Aquello no estaba bien, pero sus labios necesitaban el sabor de los labios de aquel hombre. Ese hombre que la hacía perder el sueño cada noche, ese hombre que la inundaba de paz y de felicidad, ese hombre con el que no existía el tiempo ni el dinero. Pero aquello no estaba bien. Aurora llevaba toda la vida trabajando en esa casa, desde pequeña, había crecido con Asunción, su rival, su amiga y confidente, la hija de la Señora y también la esposa del hombre por el que sería capaz de matar. Debía de terminar, sus principios y su moral la decía que parase aquel juego incesante, pero su corazón la obligaba a no poder detenerse, no podía dejar de abrazar y besar a Miguel en cualquier instante en el que podían. Pero tenía que ser así, ella no podía gritar su amor por aquel hombre que la idolatraba, y él tampoco podía hacerlo porque había consagrado su vida a otra mujer, pero su alma era libre para estar con Aurora. Así tendría que ser por siempre, para el resto de sus días. Podían vivir su amor pero en las tinieblas, escondidos de la gente y del mundo entero. Pero no les importaba, se amaban y podían verse a menudo para abrazarse, besarse y amarse en silencio. Un amor prohibido pero sano, con el inconveniente de estar destinado a no vivir, pero ellos lucharían para que esto no ocurriese. Los dos se amaban y eso era suficiente.

domingo, 9 de agosto de 2009

Si tu quieres

Si tu quieres, la vida sería distinta, nuestra vida estaría repleta de felicidad. Te miro y pienso que TU me miras igual, que sientes lo mismo. Pero no puedo asegurarlo. Creo que lo siento cuando tus ojos se reflejan en los mío. Pero mi imaginación es muy dada a volar, le gusta echar el vuelo ella sola sin pedirme permiso, y después vuelve con la cabeza llena de pájaros para contagiarme su alegría.
Si tu quieres te regalo mi vida, toda para ti, pero a cambio yo quiero la tuya, tus ojos, tu boca, tu sonrisa, tus manos... tu forma de mirar. Si tu quieres...
Pero el problema es que no se si tu realmente quieres lo que quiero yo. Quizá si, o quizá no, y esa es mi gran DUDA, la que vive conmigo a diario, la que me pregunta a cada instante, la que me está matando las neuronas una a una, la que me acompaña en cada pensamiento.
Si tu quieres podemos detener el tiempo, hacerlo nuestro, crear nuestro propio mundo. Sin nadie que nos diga, sin nadie que nos hable o nos pregunte. Cerraremos la puerta y nadie sabrá lo que se vive detrás de ella, sólo nosotros y nuestros ojos que se mirarán como si no existiera otra cosa en el mundo, solo TU y YO.
Si tu quieres...sólo si tu quieres.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Sin palabras


Una vez más llegamos borrachos a la puerta de tu casa. Estabas solo en casa y yo tenía que pasar por la tuya para ir a la mía, de manera que siempre nos íbamos juntos a dormir. Dijiste que tenías hambre, eran las 5.00 de la madrugada y me animaste para que pasara contigo a picar algo de tu nevera vacía. Yo receloso accedí. Entramos en tu casa todavía con los vasos en la mano, medio vacíos, riendo por cualquier chorrada que dijéramos. Me senté en la mesa de tu cocina y tu sacaste algo de comer, una lata, patatas fritas y chorizo. Me levanté para tirar el poco cubata que me quedaba por el fregadero y me quedé apoyado en la encimera. Tu comías algo en la mesa. Yo te miraba y me moría por besarte pero sabía que eso era imposible, nunca ocurriría. De repente te levantaste a por un vaso de agua y me mordiste la oreja quedándote a mi lado. Yo te dije: "¡me estás excitando!", en plan de broma pero tu seguiste, mientras decías: "y esto también te excita?", mientras me besabas y mordisqueabas por el cuello hasta llegar a mi boca. Te detuviste, me miraste fijamente a los ojos. Ese tiempo en el que nos miramos fijamente me pareció la eternidad, pero una eternidad deseada, con una mezcla de paz y pasión que a la vez que mis ojos buceaban en los tuyos mi corazón latía a una velocidad de vértigo. Y después... me besaste en los labios. Un simple roce que dejó mis piernas sin fuerza. Mi cuerpo inmóvil. Y mi corazón abierto de par en par. Te apartaste un poco y volvimos a mirarnos otra vez. Después te besé yo, y tu respondiste a mi impulso. Nos abrazamos como si fuera lo único que tuviéramos en la vida. El universo se detuvo, los relojes se pararon y nuestros cuerpos se unieron en un sólo abrazo. La vida es así de antojadiza, de peculiar, y pasas del todo a la nada en cuestión de segundos. Después nos amamos, sin una sola palabra. No las necesitábamos. Nuestras miradas lo decían todo. Ahí comprendí lo que significaba la felicidad y el placer. Tu cuerpo y mi cuerpo, tu corazón y el mio. Tus ojos y mis ojos. Una sola mirada. Y un solo amor.

martes, 4 de agosto de 2009

Velocidad


Vivimos en un mundo en el que no hay descanso, se trabaja día y noche, no se pisa el freno ni tan siquiera para tomar aire. Así no podemos vivir, así tampoco podemos enamorarnos. Con prisas nada sale bien. Pero el reloj no se detiene para nadie, tenemos que adaptarnos a esta especie de vida que llamamos vida y ser uno más, encontrar lo que queremos, buscar lo que anhelamos. Cuando crees que por fin has encontrado "ESO", entonces el mundo parece que se detiene, el universo gira más despacio y comienza lo que llamamos vida. Lo que pasa es que ESO, a veces, no se detiene para ti y no está a tu mismo ritmo, y tú estás ahí estancado, con el universo en pausa, esperando a empezar a vivir, con la cabeza llena de pájaros y pensando a cámara lenta. Sólo cuando eres capaz de poder abrir un poco los ojos, te das cuenta de que todo sigue igual y tú eres el único que está parado, ni ESO ni nada está a tu ritmo. ESO no es lo que esperabas, aunque sí es lo que querías. Tienes que retomar tu vida, subirte al tren de la desesperación donde no hay paradas ni pausas. Pero ahora vas a trompicones, vas corriendo más de lo que puedes para alcanzar todo ese tiempo que has estado detenido y la vida ha seguido su curso mientras tu mirabas a las musarañas, mientras tu esperabas ESO. Esperemos que el próximo eso, si es que le hay, sí vaya a tu velocidad, se detenga contigo, haga parar el universo y reloj de tu corazón, y sólo entonces ese ESO sí será lo que esperabas.

sábado, 1 de agosto de 2009

Mi alma

Siento que mi alma no es capaz de superar todo aquello que vivimos y lo que quedaba por vivir. Siento que no será posible hacer que lo logre, pero yo, como un ser ajeno a mi alma debo de superarlo, no se si podré pero he de intentarlo. Intentaré separarme de ella, vivir cada uno por nuestro lado como si de un divorcio, o mejor dicho, de una separación se tratase. ¿Será posible? Esperemos que sí, porque si no es posible yo me iré a vivir a eso que llaman camposanto, aunque mi cuerpo siga en casa, en el trabajo, divagando por las calles y tomando copas en los bares. A mi alma no le sirven los ultimátum, ya se los he dado miles de veces pero...¡es tan terca! no quiere, no puede y no me hace caso, es muy desobediente. Va por libre, pero lo que no sabe es que YO también estoy ahí, con ella, unido por no se qué especie de vínculo. Pero algún día lo romperé si no cambia de parecer. Prefiero vivir sin alma a tener que estar toda la vida arrastrando una que llora sin parar por algo que vivió y que ya nunca más podrá vivir con otra de su igual. La he explicado muchas veces que hay más almas en las que fijarse, pero me dice que su gemela sólo es una, que ya encontró pero que se ha ido, y quiere esperar a que vuelva. Yo no la entiendo. Al principio podía entenderla, pero llegado a este punto no puedo. Pero tampoco puedo hacer nada por ella, sólo eso: separarme hasta que lo supere de una vez. Mañana empezaré los trámites necesarios. Veremos quien gana la partida, mucho me temo que yo la tengo totalmente perdida. Sólo espero que se de cuenta de su baza y vuelva a volar como antes, libre, sin ataduras. Pero ella es fuerte y reacia en sus pensamientos. ¡Que suerte la mía por haberme tocado un alma así! O... tal vez es que yo la he educado mal. Veremos que se puede hacer.

jueves, 30 de julio de 2009

La mala costumbre


TENEMOS LA MALA COSTUMBRE DE QUERER A MEDIAS
DE NO MOSTRAR LO QUE SENTIMOS A LOS QUE ESTÁN CERCA
TENEMOS LA MALA COSTUMBRE DE ECHAR EN FALTA LO QUE AMAMOS
Y SÓLO CUANDO LO PERDEMOS ES CUANDO AÑORAMOS
TENEMOS LA MALA COSTUMBRE DE PERDER EL TIEMPO
BUSCANDO TANTAS METAS FALSAS, TANTOS FALSOS SUEÑOS
TENEMOS LA MALA COSTUMBRE DE NO OFRECER LO QUE VERDAD IMPORTA
Y SÓLO ENTONCES TE DAS CUENTA
DE CUÁNTAS COSAS HAY QUE SOBRAN
HOY TE DARÍA LOS BESOS QUE YO POR RUTINA A VECES NO TE DI
HOY TE DARÍA PALABRAS DE AMOR
Y LAS CARICIAS QUE PERDÍ
CUANTO SENTIMOS, CUANTO NO DECIMOS
Y A GOLPES PIDE SALIRE
SCÚCHAME ANTES QUE SEA TARDE
ANTES QUE EL TIEMPO ME APARTE DE TI
HOY TE DARÍA LOS BESOS QUE YO POR RUTINA A VECES NO TE DI
HOY TE DARÍA PALABRAS DE AMOR Y LAS CARICIAS QUE PERDÍ
CUANTO SENTIMOS, CUANTO NO DECIMOS
Y A GOLPES PIDE SALIR
ESCÚCHAME ANTES QUE SEA TARDE
ANTES QUE EL TIEMPO ME APARTE DE TI
TENEMOS LA MALA COSTUMBRE DE BUSCAR EXCUSAS
PARA NO DESNUDAR EL ALMA Y NO ASUMIR LAS CULPAS
TENEMOS LA MALA COSTUMBRE DE NO APRECIAR LO QUE EN VERDAD IMPORTA
Y SÓLO ENTONCES TE DAS CUENTA DE CUÁNTAS COSAS HAY QUE SOBRAN
HOY TE DARÍA LOS BESOS QUE YO POR RUTINA A VECES NO TE DI
HOY TE DARÍA PALABRAS DE AMOR Y LAS CARICIAS QUE PERDÍ
CUANTO SENTIMOS, CUANTO NO DECIMOSY A GOLPES PIDE SALIR
ESCÚCHAME ANTES QUE SEA TARDE
ANTES QUE EL TIEMPO ME APARTE DE TI
TENEMOS LA MALA COSTUMBRE…
Hay veces en que decir lo que sentimos supone un gran esfuerzo, pero que a veces cuando lo sueltas te quitas un gran peso de encima, y es que ¡es tan complicado decir las cosas que realmente sentimos! unas veces por verguenza, otras por miedo o por temor a desnudarnos, a que los demás sepan realmente como somos y lo que sentimos. El tiempo corre, pasa sin esperar a que nosotros nos decidamos a hablar y, cuando nos damos cuenta, a veces, ya es tarde. NO dejemos que eso pase, hablemos, digamos, contemos aquello que ha de salir y que dentro no pinta nada, porque nosotros sí sabemos lo que sentimos y lo que tenemos AHÍ dentro, esondido, pero los demás no lo saben y es necesario que lo sepan. Hablemos de nosotros.


lunes, 27 de julio de 2009

Quisiera


Quisiera algún día abrazarte con todo el amor del mundo. Quisiera poder mirarte y saber lo que piensas, que tus ojos me hablen, me abracen y me abriguen. También que me acaricien y me den esa energía que sólo hay en ellos.

Quisiera gritarle al mundo que TE QUIERO, aunque eso no me importaría callarlo o encerrarlo, me bastaría con que tu y yo lo supiéramos, no necesitamos que nadie más lo sepa, lo intuya o lo adivine.

Quisiera que tus ojos me lo dijera. Quisiera que llegara el momento de estar a tu lado. Quedar contigo a una hora e ir nervioso en el coche, esperando a que la carretera se acorte para poder llegar antes a nuestro encuentro y poder abrazarte. Quisiera llamarte y escuchar tu voz, esa voz que me amansa como a las fieras y me da paz.

Quisiera tantas cosas de ti... que a veces pienso que me da igual lo que pueda pasar después, sólo te quiero a ti, y lo que venga más tarde no será tan duro porque TU estarás ahí, a mi lado.


Pero otras veces quisiera que todo esto se terminase. Quisiera que mi corazón dejara de palpitar cuando pienso en ti, quisiera que mi alma se alejara de la tuya y en mi mente no existiera tu nombre grabado con luces de neón. También quisiera que tus ojos fueran indiferentes para los míos, que tu abrazo no me hiciera estremecer y quisiera que tu voz no fuera el dulce canto que escuchan mis oídos cuando te oigo hablar.

Una fina línea separa lo uno de lo otro, lo malo de lo bueno, el odio del amor. ¿Cómo es posible pasar de un lado al otro sin apenas darnos cuenta? Un simple paso en nuestra mente y todo habrá cambiado. Creo que prefiero la segunda parte, ya que la primera parece ser infinita sin una meta en la que alcanzar el premio. Quisiera saltar la linea y no sufrir rasguño alguno en ese logro.


Pero no sirven los "quisiera", por mucho que queramos o no queramos algo siempre habrá una parte de nosotros que decida de por libre lo que él quiere, sin importarle lo que nosotros realmente queramos o no, si nos gusta o no. El corazón elige aunque tu no quieras. Y es que uno no siempre ama lo que quiere.

jueves, 23 de julio de 2009

Luna


Un amor eterno, ideal, soñado y siempre amado, así vive la luna su peculiar castigo de amar a quien no se debe. Castigada por amar a un ser que no es de la noche sino del día, de la luz y no de las tinieblas. Un pecado por el que sufrirá el resto de los días, sola, sin más compañía que el reflejo de su amado, al que es incapaz de ver ni tan siquiera por unos segundos. Sueña con que una noche se haga día o un día se haga noche. La luna ha perdido el sueño y su única misión es la de vigía, esperar a que un rayo de su amado sol aparezca en la oscuridad, calentándola con su luz. Remueve las olas, rugiendo para calmar su amor, se ve reflejada en la inmensidad del mar, pero sólo está ella, sin más luz y sin mas calor que el de su amor. Algún día llegará, algún día será eterno y ella no tendrá más remedio que salir a la luz, en compañía de su amado, se unirán, se eclipsarán el uno al otro fundiéndose en uno solo para después ambos estar día y noche juntos, como cara y cruz, como sol y luna. ¿Por qué es tan complicado amar a un ser distinto? ¿Quien dijo que no nos podemos enamorar de alguien de otro mundo? Cuando a la luna la castigaron a estar durante la noche en lo alto del cielo, lloró hasta que sus ojos se secaron, tanto lloró que el reflejo en el que se mira son sus lágrimas derramadas por su amado, por su castigo, por amar al ser equivocado. Algún día aparecerá la noche y la luna no estará en ella. Se irá consumiendo, escondiéndose tras su cuarto menguante hasta poder escapar de la oscuridad y salir a la luz del día, a encontrarse con su amado, a unirse con él porque ya habrá cumplido su castigo. Cuando eso ocurra, sólo tendremos luna cuando ésta se apiade de los castigados, de los desdichados, de los que sufren desamor. Y saldrá a la noche ya no como castigo sino para iluminarnos y contarnos que nuestra oscuridad y nuestra noche alguna vez se convertirá en día, y ese día será eterno.

martes, 21 de julio de 2009

Punto y seguido.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, la verdad es que me ayudan mucho y para nada son sermones, o si lo son me encantan! jajaja! Siguiendo con el tema del post anterior y en relación a vuestros comentarios, no se si es la ruta correcta la que escoja, pero sí se que es la que quiero seguir, aunque hay en juego muchas cosas difíciles de tratar, entre ellas una amistad, y mi miedo es perder esa amistad por algo que tal vez no conseguiré, si pierdo esa amistad a cambio de otra cosa muuucho más grande entonces habré ganado y habrá merecido la pena arriesgarse; pero si pierdo esa amistad y además no logro mi meta entonces no sabré vivir nunca más, por lo que prefiero seguir manteniendo esa amistad y mi meta en mis sueños. Soy cobarde ya lo se, pero no puedo arriesgarme a jugar la partida sin tener una buena baza. Es lo que tiene fijarse en alguien que es inalcanzable por muchas razones, entre ellas porque existe una amistad que no puedo perder por nada del mundo. Así que tendré que atar a mi corazón, taparle los ojos y amordazarle para que se esté quieto, pero es muy difícil lograr eso estando en contacto casi a diario con la persona por la que late tan fuerte. La verdad es que se sufre mucho teniendo a ese alguien tan cerca y no poder decir...lo que sientes, a veces he estado a punto, sobre todo cuando he estado borracho! jajaja! pero luego me he echado para atrás, de lo cual me alegro porque de no haber sido así, tal vez ahora estaría llorando por los rincones, o tal vez no, nunca se sabe con estas cosas, aunque yo casi estoy seguro de ello, por desgracia para mí.

lunes, 20 de julio de 2009

Decisiones y caminos


El camino se hace largo si no estás a mi lado, la vida puede que sea dura, y los minutos eternos mientras nos dejan la soledad y el vacío del desamor; pero los sueños son eternos cuando tú estás allí, al igual que el tiempo en el que pienso en ti, es agradable, todo parece flotar a mi alrededor, la vida es vida y el tiempo no existe, el universo se detiene porque tú estás en mi mente, que es donde sueles estar siempre. Pero el camino vuelve a hacerse espinoso cuando el simple zumbido de una mosca me hace despertar de mi ensoñación y me doy cuenta de que la vida real es otra, donde hay dolor, donde hay miedos y desesperanza. Pero debemos mantener viva la ilusión para seguir adelante por el simple hecho de que se puede ser feliz de muchas maneras, y si una de ellas nos falla no vamos a echar abajo las demás, nos construiremos una coraza y saldremos a la guerra, a luchar, a combatir con eso que llaman vida, sociedad. Pero basta una simple llamada o un simple HOLA para que esa coraza que hemos estado construyendo día a día se venga abajo y se convierta en polvo, y nos deje desnudos otra vez, indefensos, con el corazón en carne viva, desamparado y mojado por las gotas de lluvia que se nos clavan como espinas afiladas. Pero así es el camino, a veces llano y a veces con piedras o con baches que nos entorpecen llegar a la meta. Una meta que no siempre es la esperada pero es a la que hemos llegado y buscar otra se hace muy pesado y a veces casi imposible. El camino es un laberinto en el que elegir la ruta adecuada y la correcta es cuestión de decisiones no siempre acertadas. Yo no se si TU eres la ruta correcta, pero es la que quiero seguir la que me llevará a mi meta soñada, otra cosa es que pueda llegar.

jueves, 16 de julio de 2009

Nada más

Estaba deseando de que se acabara el turno en el trabajo para poder salir pitando de allí. Eran las 21.45, sólo quedaban quince minutos para salir de allí y encontrase con él. Era Noviembre y el frío se notaba por las calles de la ciudad, pero no le importaba porque sabía que en poco tiempo estaría en brazos de su ángel, el que le quitaba todas las penas, todos los disgustos, los malos días en el trabajo; le daba la vida suficiente para poder seguir adelante. Su amor era secreto, estaba prohibido, era de contrabando. Pero cuando los dos se abrazaban no les importaba nada más, eran felices y eso era más que suficiente. No les importaba no poder gritar su amor, no mostrarlo a los demás, ni pasearlo por los parques de la ciudad. Les traía sin cuidado, ellos se amaban en la oscuridad y en secreto, se tenían el uno al otro y eso era lo importante. Cuando una puerta se cierra nadie sabe lo que ocurre allí dentro nada más que los que están presentes. En su guarida sólo estaban ellos y su amor que inundaba todo.
Llamó al timbre y él apareció al abrir la puerta. No hubo palabras, sus ojos lo dijeron todo: TE AMO se escuchó salir de ellos. Entró a la casa y se fundieron en un abrazo cálido, cercano, cariñoso y apasionado, de esos que te ponen los pelos de punta y no quieres que se acaben nunca. Charlaron, se abrazaron, se amaron y se miraron como nunca podrían mirar a otra persona distinta, esas miradas sólo les pertenecían a ellos. Un abrazo de despedida y un beso antes de salir por la puerta. Eran las 2.oo de la mañana y hacía frío pero no le importaba porque llevaba el corazón ardiendo de felicidad, de amor. Hasta el día siguiente a las 10.30 no volvería a verle, pero no le importaba porque sabía que estaría allí, esperándole para mirarle como nadie lo había hecho antes.

miércoles, 15 de julio de 2009

Porque una vez entraste


A veces me pregunto por qué no puedo ser feliz si no estás a mi lado. Antes lo era. Antes de conocerte y de que tu corazón llamase a mi puerta era feliz. Luego lo fui mucho más. Y ahora ya no se ni lo que soy ni lo que siento o si realmente siento algo. Mi corazón te abrió su puerta, te dejó pasar, te invitó a comer y yo creí que te gustó. Pero después me dí cuenta de que no fue así. No debió parecerte acogedor porque saliste de allí sin decir nada, ni un simple ADIÓS, o un HASTA LUEGO. Desde entonces sus puertas y ventanas se cerraron para que nadie más pudiera pasar, ni tan siquiera asomarse. Está prohibido. Sólo se abrirán de nuevo cuando tú te acerques a ellas. Cuando vuelvas a golpear con tus nudillos, cuando vuelvas a decir SOY YO, cuando él vuelva a palpitar como una locomotora en su máximo nivel de rapidez; entonces yo me asomaré por la mirilla y veré que tus ojos están ahí, esperando a mirar los míos. Sólo entonces mi corazón abrirá de nuevo sus puertas. Volverá a entrar el sol, porque ya entraste tú, volverá a entrar el aire porque ya entraste tú, volverá a oler a limpio porque ya entraste tú y volverá a latir como ahora mismo lo hace al pensar en TI, pero ahora no estás tú y huele a moho. Pero nada puedo hacer para que regreses y llames a la puerta. Sólo me queda rezar, aunque ya también lo he hecho, pero ese rezo me sabe amargo porque siento que no sirve de nada, creo que Dios no gasta sus fuerzas en temas del corazón porque éste está loco y como loco no se le puede hacer mucho caso, no se le escucha, y no se le toma en serio. Pero yo si me volveré loco si tu no vuelves y me miras y me amas y me hablas y me abrazas y me besas y me acaricias y me dices...

martes, 14 de julio de 2009

El rumbo de tus pasos

No es el momento de cambiar el rumbo de tus pasos
ni de pedirte que me dejes el recuerdo de un abrazo.
Temes de nuevo que el abrazo lleve al beso
que ese beso te traicione y no te deje partir.

Te miro ausente como andas
repartiendo impunemente
en mio y tuyo los sueños que agonizan en presente.
Porque el pasado y el futuro se diluyen
mientras me dices adiós. Y tu me dices adiós.

Si acaso un día pasaras por aquí cerca
perdoname el desorden de mi mundo.
Te encontraras siempre la puerta abierta
para pedirte el resto de un segundo.

Si tu me dieras lo que te sobra de un beso
si me regalas lo que dura una mirada
si me dejaras...si me dejaras al menos todo eso
si me dejaras al menos todo eso
podría tenerte a ti, sin tener nada.

Hoy yo me beso y me lamo las heridas que me dejas
me son queridas quizás porque marcan tu recuerdo...
perdoname mi amor si me me olvida
acompañarte lentamente hasta la puerta.

Si acaso un día pasaras por aquí cerca
perdoname el desorden de mi mundo.
Te encontraras siempre la puerta abierta
para pedirte el resto de un segundo.

Si tu me dieras lo que te sobra de un beso
si me regalas lo que dura una mirada
si me dejaras...si me dejaras al menos todo eso
si me dejaras al menos todo eso
podría tenerte a ti, sin tener nada.

No es el momento de cambiar el rumbo de tus pasos
ni de pedirte que me dejes el recuerdo de un abrazo.
Temes de nuevo que el abrazo lleve al beso
que ese beso te traicione y no te deje partir.
.
Limpiando el ordenador he encontrado esta canción de Pasión Vega que hacía tiempo que no escuchaba, tal vez por puro olvido, o porque me subconsciente la había apartado de mi memoria para no sufrir al escucharla. Una bonita letra en una preciosa voz, una combinación perfecta para el deleite de los oídos, y del corazón.

lunes, 13 de julio de 2009

Luz


El camino está oscuro. No hay luces y me da miedo seguir, creo que debería de volver atrás, a lo conocido, este sitio me da miedo pero... quiero ir allí, donde está la luz que me llama, la luz que sólo veo yo. Para los demás solo hay oscuridad, no hay vida, está vacío. No lo entienden.

¿Donde está la luz que nos hace ser felices? Mi luz, mi claridad se encuentra en la oscuridad. Donde yo quiero ir está oscuro para los demás, allí no hay vida, allí no hay colores. Está prohibido, pero yo quiero ir y quedarme a vivir para siempre. Quiero ir a la luz que es oscuridad pero que para mí no lo es sino todo lo contrario. ¿Por qué lo bueno y lo que vale es siempre lo que hacen la mayoría? ¿Por que en donde yo quiero estar no hay luz para los demás? Seré yo el raro, el que va a contracorriente y el que no es normal. Debo serlo. Pero es lo que yo quiero, es donde quiero estar, es donde quiero ir, y es donde me manda el corazón. Mi cabeza me dice que me aleje, pero acercarme a la oscuridad me da la calma. Si me alejo siento frío, me pongo triste y se me olvida quien soy. Y no puedo olvidarme de eso. Quiero estar en la oscuridad que para mi es la luz inmensa que calienta, me da vida y me hace sentirme vivo.
Esa luz que está en medio de tanta oscuridad eres TU. Pero tu interruptor está apagado, quiero adivinar en donde se enciende y apretar el botón. No se si quieres ser mi luz y tal vez por eso no tengas interruptor. Pero lo buscaré o por lo menos lo intentaré, eso quiero pero me va a costar porque la oscuridad me da mucho miedo y no soy valiente para tantear el terreno a oscuras. Me da miedo y eso es inevitable.