viernes, 18 de septiembre de 2009

Emociones


Hay días en los que todo discurre con una seguridad aterradora, te sientes fuerte, eres tú mismo, nada de atormenta, nada te amarga; eres casi feliz. En cambio hay otros en los que todo se viene abajo, todo son recuerdos y solamente quieres eso: recordar lo que fue, imaginar lo que pudo ser, ilusionar lo que podría ser. Son los altibajos de las emociones, incapaces de poder controlarlas, son poderosas, abusivas y maniáticas, no te dejan descansar. Las mías últimamente están a flor de piel, tan revueltas que apenas me dejan respirar. Y es que no me extraña viéndote casi a diario, ellas no quieren descansar pero yo no se si quiero que descansen o que sigan así de fuertes en mí.

Esta tarde me vino a la cabeza la escena de la semana pasada cuando íbamos en el coche TU Y YO. Yo conducía y tu ibas de copiloto a mi lado, los dos sólos. Hablábamos de tonterías, riéndonos. Bebiste de una botella que llevaba en el coche y después me echaste agua. Yo me quedé sin saber reaccionar y tu empezaste a reírte a carcajadas. Luego me reí yo también y te dije: ¡estás tonto! estoy en desventaja voy conduciendo! ¿que te hago yo? Y tu me miraste y dijiste: hazme lo que quieras. Solamente me hubiese gustado hacer una cosa: ABRAZARTE. Abrazarte con todas mis fuerzas hasta sentir tu calor, tu respiración cerca de la mía; y después besarte, rozar tus labios junto a los míos, sentir tu aliento cerca de mi. Esta tarde recordando esta escena imaginaba lo que podía haber sido y no fue, y seguiré imaginando lo que puede ser y nunca será.

4 comentarios:

Aki®a dijo...

Noooo, sumercé me va a matar a mi del dolor...

Un abrazote enorme desde este lado del mundo!!!

un-angel dijo...

Me quedé con esa frase inicial:

"hay dias en que todo transcurre con una seguridad aterradora"...

¡Es que es justo eso!...esa seguridad que nos aterra por el simple hecho de que una voz dentro de nosotros mismos nos dice que nunca vamos a ser lo sufientemente heroes, ni hombres, ni amantes como para reunir la fuerza que nos permita salir de esa pobre autosatisfacción en la que vivimos, por abandonar eso que creemos que es lo que deseamos aunque sea lo que el mundo nos obliga a pensar que deseamos...

Lucha con la seguridad aterradora y no dejes de soñar con ese aliento sobre el tuyo, esos ojos muy cercanos, y ese abrazo...

Que no dinamiten tus sueños.

Una vez más, este abrazo.

Ayla dijo...

y porque nunca sera? la vida da muchas vueltas y te puede llegar a sorprender.

disfruta de cada recuerdo tal y como es y no intentes estropearlo añadiendole un QUIZAS!...en el siguiente momento, ese quizas podria convertirse en realidad y ya no tendrías que cambiar los recuerdos que se encuentran en tu mente.

un abrazo enorme!

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

A tenor de tus palabras, y pronosticando irresponsablemente como es mi costumbre diría que el gato es completamente sabedor del juego que se trae con el ratón, pero no debe preocuparse el roedor porque llegará el día que, sin darse cuenta, los papeles se habrán transmutado.