viernes, 19 de agosto de 2011

Cuando llegues





Cuando acabe el día te esperaré con ansias para besarte y preguntarte que tal te fue.

Cuando llegue la noche esperaré impaciente a darte un abrazo pare evitar tu temor de la oscuridad.


Cuando llegue la tormenta y sientas miedo, estaré ahí para hablarte, y evitar que pienses en ella.


Cuando acabe la noche, estaré esperando a darte los buenos días y un beso de despedida.


Cuando llegue el llanto, borraré las lágrimas de tus mejillas.


Cuando la alegría te invada, saltaré contigo para celebrarlo.


Cuando la fiebre llegue, le gritaré y asustaré para que te deje tranquilo.


Cuando el miedo se te acerque, lucharé contra él para que vuelvas a ser valiente.


Y cuando te me acerques, saltará mi corazón de gozo y mi alma cantará de alegría al verte.


Cuando todo esto pase, seré feliz.


Pero tal vez, cuando esto tenga que pasar ya sea tarde, porque me habré cansado de esperar tu llegada, y será la llegada de otro alguien a quien no esperaré con tantas ansias como a ti, y es que TU siempre podrás llegar.

lunes, 8 de agosto de 2011

Destino



Hace unos días leí una bonita frase escrita por el poeta francés Jean de Fontaine que dice: "A veces encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo", sin embargo, haciendo una pequeña reflexión sobre dicha frase: ¿tomamos algún camino en la vida para evitar nuestro destino? ¿Quien quiere evitar su destino? Solamente se podría evitar si conociéramos cual va a ser el final, ese destino que realmente no conocemos y que como tal no podemos evitar; mas bien se trata de una serie de decisiones, tomadas o no a tiempo, acertadas o desacertadas que van configurando una maraña en nuestra vida y que nos hacen de que nos rodeemos de una determinada atmósfera que podríamos llamar destino. Y que éste nunca se detiene, es como una carretera, con curvas y rectas, que dura el tiempo de nuestra vida y que vamos recorriendo poco a poco o a pasos agigantados, eso ya depende de cada uno, que siempre hay más, es como el mar, inmenso, sólo vemos horizonte, nunca la otra orillas, y cruzar es lo peligroso. Después de todo esto vuelvo a decir que no se pueden coger caminos para evitar el destino, porque todo lo que hacemos a diario, tanto si lo consideramos importante como si no, forma parte de nuestro destino, de nuestra vida y de nosotros mismos, que es lo que va dando forma a nuestra persona. Yo no quiero un destino, quiero una vida en donde sea capaz de disfrutar de todo aquello que me rodea, y con eso crearé mi destino.

martes, 21 de junio de 2011

Baldosas amarillas

Llega un día en el que sin saber por qué tu vida cambia y da un giro inesperado. Aparentemente todo es igual, haces tu vida rutinaria dentro del día correspondiente pero sin embargo, hay un momento en ese día en el que ha saltado el interruptor y es ahí en donde comienza el camino. ¿Y que camino es ese? Pues uno por el cual nos adentramos sin querer, pudiendo evitarlo pero sin hacerlo, que nos llama y hemos de seguir por la baldosas amarillas que nos guiarán hasta no sabemos donde. Y una vez que ya estás dentro del sendero ya no hay vuelta atrás, nos hemos colocado nuestros zapatos rojos, cual Dorothy en "El Mago de Oz", y adelante. Tu estado de ánimo es distinto, quieres avanzar más, deseas llegar hasta el final, conocer lo que se esconde detrás de tan bonito paisaje y realmente descubrir si al llegar a la meta se trata de un mago que nos hará los sueños realidad, o de una bruja que nos hará caer por el precipio haciendo añicos las baldosas amarillas. Pero ahí está la duda, la cuestión en sí misma de la incógnita que nos tiene el corazón en vilo, imaginando situaciones que se harán o no realidad, el premio que hará cambiar nuestra vida para mejor o para peor y depués seguir igual que al principio. No lo sabemos, y como somos curiosos por naturaleza, o ya no solo por cusiosidad sino por arriesgar y querer conseguir una meta en nuestra vida que nos haga volvernos locos, hemos de seguir hasta el final para descubrir y saber a donde nos llevan las baldosas amarillas. Buen viaje.






martes, 14 de junio de 2011

Verano



Por fin está aquí el verano y, para muchos es una época en donde el buen humor siempre está presente, a pesar del calor insoportable, sofocante o pegajoso, es un tiempo que invita a salir, a la diversión, y a al buen humor en general. Y ya que estamos de buenos ánimos que mejor cosa que nos caiga alguien para pasar este verano juntitos, abrazados y sudando por estar cerca!! Un amor de verano, pero no de esos pasajeros que los dejas en la playa y al mes siguiente se te han olvidado, no, de esos no, sino de los que aparecen una noche de temperatura exquisita, con la luna llena de fondo, en las que no sabes cuando irte a dormir de lo tranquila y a gusto que se está, y de repente que aparezca ese alguien para sofocarnos aún más el verano, y que surja esa chispa que no te deja dormir y te hace tirarte de la cama como si no hubiera un mañana, y decirle: ¿Donde has estado? y que ese alguien te diga: buscándote, y se acerque y te de un beso. Ya entonces si que no habría un mañana para mi, porque me quedaría instalado en ese día eternamente, en ese momento de ensueño que nunca suele pasar, a no ser que vivas dentro de una película de Meg Ryan. Sea como sea, damos la bienvenida al verano, en donde la vida, por lo menos para mí, es más llevadera, alegre y feliz, aunque esté sin ese alguien que me está buscando!! A ver si nos encontramos pronto!!!

viernes, 3 de junio de 2011

Pequeño



Cuando llegaste noté que algo raro pasaba, no estabas como siempre, incluso más raro que en los últimos días o meses, pero pensé que sería por el trabajo, estrés, tráfico...; cualquier motivo ajeno a nuestra vida. Yo estaba preparando la cena cuando te acercaste y me dijiste:
_tengo que contarte algo,
En ese mismo momento, mi estómago dio un vuelco y supe que algo había ocurrido, pero nunca pensé en lo que venía.
_He conocido a alguien.
_ Yo conozco a mucha gente todos los días, te dije.
_ Deja las bromas, es alguien especial, por el que siento algo.
Fue entonces cuando dejé de ser yo, mi cuerpo seguía en la cocina, contigo a tu lado, pero mi mente no paraba de dar vueltas con la única intención de no escuchar más de aquello que saliera por tu boca, de no estar atento a algo que jamás pensé que podía ocurrir. Hasta que me dijiste:
_¿Me estás escuchando?
Ahí desperté e intenté asimilar lo que acababa de ocurrir.
_No ha sido premeditado, ni buscado, sabes que te he querido más que a nada en este mundo y que podría haber dado mi vida por ti, pero el destino es caprichoso y ha decidido que lo que un día empezamos haga su parada en esta estación y yo me suba a otro tren.
_Dejalo, no sigas, no quiero que sigas hablando en pasado de nosotros, y no entiendo por qué no me has dicho antes lo que te estaba ocurriendo, es algo que nos incumbe a los dos, porque aunque yo salga perdiendo en todo esto, la historia es de los dos, de nosotros, tuya y mía; y ahora tu la abandonas por voluntad propia, porque has conocido a alguien que te hace sentir más que yo y que pretende tenerte a su lado.
_ Sabes que nunca haría nada que te hiciera daño.
_ Pues lo has hecho, sin pretenderlo, quizás, pero lo has hecho.
_ Tengo que velar por mi propia felicidad y mi corazón me guía hacia otro lado, lo siento, no tiene nada que ver contigo.
_ ¿Que no tiene nada que ver conmigo? En ese momento podría haberte montado una pelea de órdago, pero preferí no hacerlo, puedo ser muy frío cuando me lo propongo, y decidí que no era el momento, por el calor de la situación, porque podría decir cosas de las que después me arrepentiría y porque no quería hacerte daño, no soy así. Tenías toda la razón en decirme que no tenía nada que ver conmigo, pero me sentí pequeño, vacío, sin ser nadie. Y me dolió tu manera de contármelo, esa frialdad mayor que la mía al hablar del tema, al exponermelo como lo hiciste.
_Está bien, te dije, son cosas que pasan y que nos ha tocado a nosotros. Ahora déjame en paz, no quiero hablar contigo, y cuando puedas... vete.
Era incapaz de creerme aquella realidad que me daba mordiscos, que me arrancaba a tiras el alma, que me hacía jirones el corazón; era incapaz de controlar mi estado de ánimo, como si una nube con pedrisco me estuviese cayendo encima, desnudo en pleno invierno. Me sentí una mierda, solo, vacío y abandonado por alguien mejor que yo porque supo atraer y quitarme a la persona más importante de mi vida. Ahora me siento desnudo, pequeño, sufriendo y queriendo gritar sin tener voz.
Y solo, sin ti.

jueves, 26 de mayo de 2011

Cuando me miras



Te miro y directa e invitablemente una sonrisa se dibuja en mis labios. Pero te miro y no se que es lo que veo, si realmente veo lo que es o si sólo veo aquello que quiero ver y que mi alma finge a través de mis ojos.




Veo una mirada limpia, transparente, agradable, que me llama, me obliga a buscarla y que me mira, me mira de tal manera que mis ojos conectan con los tuyos y se crea un vínculo como si todo lo que sentimos pudiera ser entendido por nuestros ojos.




Cuando te pillo de improvisto mirándome, (no es que te pille, sino que noto que me estás mirando, y no que me está mirando cualquiera, noto que me están mirando TUS OJOS, esos en los que sería capaz de vivir y construir mi propia vida dentro de ellos, porque son tan vivos que nunca faltaría vida, nunca me faltaría amor) tu intentas cambiar la mirada, forzándote a apartarla de mi, lo noto, o a veces te descubro mirándome y al cruce de nuestras miradas sonríes como diciendo: me has pillado! Y si, te he pillado muchas veces mirándome con la claridad de tus ojos, con su luz, con ese brillo que quiero poseer pero que no llega nunca hasta mi, y que no se si es sólo casualidad o que hay un imán entre tus ojos y mi cuerpo. Sea como quiera que sea, mi corazón se acelera como un caballo desbocado cuando me miras de esa manera "rara", y soy incapaz de controlarle y mis nervios se disparan hasta tal punto que no soy capaz de reaccionar ni de pronunciar una palabra sin meter algún tartamudeo entre ellas.




Tus ojos me hablan, y me hablan de tal forma que los oigo a gritos decir que me acerque a ti y una mis labios con los tuyos, que te abrace, que te sienta y una vez hecho esto siga mirando tus ojos para navegar por ese mar que está en ellos, tu mar, mi mar, ojala, nuestro mar.

martes, 17 de mayo de 2011

¡Que bonito!



¿Será cierto eso de que lo que no te mata te hace más fuerte? Yo pienso que si, que nos vamos endureciendo con los golpes duros que nos toca vivir y eso en cierto modo nos va dando una madurez y una fortaleza cada vez mayor, y aprendemos de todo lo que nos pasa en la vida. Pero también es cierto que nos acostumbramos a vivir de una determinada manera o rodeado de ciertas circunstancias que hacen que nuestra vida sea de lo más normal, cuando verdaderamente no es eso lo que queremos o anhelamos, pero nuestra rutina hace que vivir con ESO sea lo más común o normal para nosotros, mortales como los demás.

Con las historias tan bonitas que tienen algunos y no saben utilizar esa vida o no sacarle provecho! que desperdicio!! piensa uno, y yo aquí esperando!!! con todo lo que tengo para dar!!! pero no aparece la oportunidad, tendré que conformarme con seguir viendo los pasteles que nos mandan desde Hollywood y por lo menos saber que, por una par de horas, el amor existe, y los cuentos también, y que todo es posible, y que los sueños se pueden cumplir, y que cualquier día apareces TU y ...; ¿Será ésto bueno para la mente o para el corazón? Me atreveré a decir que no! que nos ponen los dientes largos (como a los Cullen) para después estrellarnos con la puerta metálica que da a la realidad. Y termina la peli y te quedas con una sonrisa de medio lado diciendo: jooo, que bonito... y das un suspiro pensando que a lo mejor... ¡Nooooooo! que eso no es posible!! que vivimos en España!!! que fuera de Hollywood y si no eres Julia Roberts no te pasan esas cosas! así que me tendré que conformar con mi imaginación, que también es muy buena, y si me conociera Spilberg... pues tal vez me contrataría como ayudante!! Pero hasta que llegue ese momento eso sólo mía, y tendré que disfrutarla, y es que gracias a ella pues también uno vive un poquito más feliz.

jueves, 5 de mayo de 2011

Despierta



Cuando creemos que todo está perdido, que ya nada tiene solución y que nuestra vida será solitaria y soltera en el tema del amor, de repente algo surge y una luz se enciende, o como dice shakira: sale el sol, y aquello empieza a florecer de verdad. No con flores de plástico o ilusionadas como falsos oasis que aparecen en nuestro corazón o mente brotando en pro de un amor imposible o inalcanzable, sino de verdad, de esas que huelen y son exóticas. Y es que ese amor que está naciendo no es que sea nuevo en nuestro interior, sino que estaba dormido, esperando a que alguien lo despertara, a que lo dieran en el hombro y dijese: despierta, no duermas más. Y que bonito es despertarse con un nuevo amor! abrir los ojos y ver todas esas mariposas alrededor de tu cabeza, desperezarte y sonreír sin saber por qué.


Ese amor dormido que a veces se despierta y otras no, en esas ocasiones en las que el príncipe no viene a darnos un beso como a la bella durmiente y resurge de los brazos de Morfeo, en esas ocasiones vivimos inmersos en un mundo paralelo en donde la flores de plástico no huelen, se llenan de polvo y no se marchitan, no se estropean pero tampoco renacen y salen otras nuevas. No quiero flores de plástico! quiero que sean frescas y nazcan ahora con la primavera. Quiero que mi amor no duerma más, que despierte de su letargo y conozca la sensación de estar vivo, de amar, de sentir y de ser feliz.

lunes, 18 de abril de 2011

Brindis


De frente en la mesa en la que todos comen, dos miradas se cruzan. A simple vista, a ojos de los demás, solamente es un cruce de miradas sin mayor intención, pura casualidad que ha hecho que dos pares de ojos crucen sus colores y sus visiones sin más. Pero al unir las dos visiones, al clavarse unos ojos en otros ambos comprenden que no es pura casualidad, y que las miradas pueden hablar, gritar aunque todo esté en silencio, y recoger sentimientos que el corazón manda a través de ellos. Los dos se entienden, saben que no mienten a través de sus miradas aunque sus públicas vidas confirmen lo contrario, pero ha de ser así. Sólo en la vacía atmósfera de miradas ajenas dan rienda suelta a sus sentimientos más puros, a sus deseos incontratables, esperando a ser libres ante una soledad compartida por los dos.

La cena transcurre con normalidad: risas, conversaciones banales, alcohol, humo de cigarrillos... lo típico entre amigos y gente que se sienten a gusto entre ellos, unidos por el lazo del amor, la amistad y el cariño, sin embargo lo que ninguno sabe es que hay dos corazones en esa mesa se aman con un amor distinto, con un amor apasionado, romántico y libre en los momentos buscados para amarse, pero temerosos a la vez de que un simple descuido, proveniente tal vez del efecto traidor del alcohol ponga en evidencia ese amor escondido que ambos alimentan a través de sus miradas en aquella cena entre amigos. Pero no les importa verse a escondidas porque saben que su amor es verdadero y que en esos momentos su felicidad es tan grande que suple todo el tiempo fingido. Un brindis final, _¡ Por nosotros! dice alguien; y dos miradas vuelven a cruzarse, y a decirse en silencio todo lo que ambos ya conocen.

martes, 5 de abril de 2011

Llevame de tu mano


Si me coges de la mano y me llevas contigo, no me importará el lugar donde me lleves, para mí será el paraíso. Solamente con el roce de tu mano y estando a tu lado no me importa nada más, el paisaje es maravilloso y la atmósfera la ideal. Hasta el infierno mismo que me llevaras me parecería perfecto. Y es que no hay nada más bonito que escuchar al corazón latir con tanto ritmo y tanta fuerza y sentirse tan vivo como cuando me rozas con tu mano, no quiero imaginar que seria ir cogido de ella, con nuestros dedos entrelazados y mirarte a los ojos y sonreír con tanta felicidad que la luna nos envidiaría por quitarla todo el protagonismo en una preciosa noche de luna llena.

Pero esto de soñar es muy bonito, tan bonito que uno se siente el protagonista de un cuento, como si de la luna y el sol se trataran, en donde el sol enamorado hasta no poder brillar más sabe que no es posible la unión entre su amada y él, imposible a no ser que el mundo diera la vuelta, y el día se hiciera eterno y la noche se hiciera día, entonces sol y luna podrían amarse como habían soñado, y ya no habría noche, no habría oscuridad, solo claridad y luz. Pero... solo es un sueño, no es real, la realidad es otra, no es que sea triste, lo malo es que no tiene remedio.

Llevame a ese mundo en el que no existe el miedo ni el frío, ese mundo en el que tu sonrisa es eterna, llevame a tu mundo, en donde no hacen falta farolas porque tus ojos alumbran el camino. Ese mundo ... en el que seremos capaces de atrevernos a amar. Cogeme la mano y esa será la puerta para llegar hasta allí.



lunes, 28 de marzo de 2011

Latidos


Suena el teléfono y en la pantalla aparece su nombre: vuelco del corazón y taquicardia inmediata. Oigo su voz y me cuesta respirar. Hablamos un rato y yo como siempre con la sonrisa tonta incapaz de racionalizar todo aquello que estamos hablando, simplemente noto que mis pies no tocan el suelo y que mi cuerpo flota como si estuviera en el espacio. Me invita a comer y yo entonces ya soy feliz. Mañana quedamos cuando salgas del trabajo en mi casa para comer ok! me dices.

Al día siguiente no se que ponerme para estar guapo, según él no hace falta esmerarse mucho, gracias, y estoy todo la mañana pendiente de la cita del mediodía. Media hora antes de salir del trabajo me suena el móvil: otra vez su nombre en la pantalla pero rápidamente deja de sonar, es un toque para que le llame desde el trabajo. Lo hago y me pregunta que si tengo hambre, (como no lo voy a tener si voy a comer con él!) No tardes que la comida se enfría me dice. Salgo del trabajo a toda prisa para llegar cuanto antes a mi esperada cita. Llamo al portero y oigo su voz. Nervios. Llego a la puerta y antes de llamar al timbre respiro hondo y obligo a mi corazón a que deje de golpearme tan fuerte. Abre la puerta y me da un abrazo. Ya no soy yo, mi cuerpo se abandona a los acontecimientos que quieran ir llegando, y mi cerebro no es capaz de mantener su función en activo porque mi única atención es mirar esos ojos que me tienen hipnotizado. La comida le ha salido buenísima! aunque ... veneno que me hubiera puesto me lo hubiera tomado. Me quiero quedar pero tengo que irme, una lástima! Un abrazo de despedida, y un gracias por venir. Hasta el sábado! Encima me da las gracias!

Me voy con el alma rebosaste de felicidad y es que éste ha puesto una venda a los ojos de mi realidad, entonces hoy es incapaz de ver. Cuando salgo del portal oigo a unos vecinos que dicen: - ¿que son esos martillazos que suenan? Y yo me río porque ese ruido son los latidos de mi corazón, que laten con tanta fuerza que retumban en todo el edificio y que soy incapaz de callar.

jueves, 17 de marzo de 2011

Contracorriente


Ayer, vi una película en donde la moraleja que quedaba era si la felicidad realmente es hacer lo que el corazón te dice o si hay que hacer lo que los demás creen que es correcto, bien por la costumbre, bien por la sociedad, y la valentía a la hora de decidir una cosa o la otra. Difícil debate para tratar, difícil pero fácil a la vez. Es difícil porque lo complicamos nosotros mismo, si cada uno hiciese aquello que el corazón le manda para ser feliz, TODOS, o la mayoría viviríamos mejor, más a gusto con nosotros mismos, sin embargo hay veces que por imposición de la costumbre o la cercanía de los demás, como decía antes, nos complicamos la vida sin tener en cuenta que de esta manera estamos renunciando a nuestra felicidad por el simple hecho de pensar que aquello que queremos "no está bien visto". ¿ Y por qué no? ¿Quién ha sido el que ha puesto las reglas?

La película en cuestión es "Contracorriente", trata sobre dos hombres enamorados hasta la médula, pero uno de ellos casado con una mujer a la que quiere, pero tal vez no ame, y a la espera de un hijo en camino. Citas a escondidas, amor en la oscuridad, pasión en tinieblas, deseos no cumplidos...; y todo porque en el lugar en donde viven, un pequeño pueblo pesquero, es impensable que un hombre sea homosexual declarado y mucho menos que mantenga una relación a ojos de todos. Todo ello aliñado con un fuerte arraigo religioso. Pero finalmente, y gracias a una terrible desgracia, el amor se hace fuerte y sale a flote, aunque quizá se podría pensar que ya no era necesario, pero si lo es cuando se ha amado de una manera tan grande, en donde los rumores dejan de importar y las apariencias pasan a un segundo plano, poniendo en duda si éstas importan en ciertos momentos.

Que fácil es amar, pero que difícil puede resultarnos a veces.

Película totalmente recomendable.

jueves, 3 de marzo de 2011

Un paseo por las calles de la memoria


Fin de semana entre Navidad y Nochevieja. Queríamos salir pero a nadie le apetecía. Al final convencimos a dos amigos más. Botellón en tu casa, unas risas y después salir fuera. Los amigos convencidos deciden irse porque están cansados (aburridos!!), solo quedábamos tu y yo, ¿necesitámos a alguien mas? noooo!!! Nos vamos a la discoteca. No había mucha gente, pero la suficiente como para mezclarnos entre ellos. Unas copas, unas risas, unas conversaciones banales con algunos conocidos que se encontraban por allí. Más copas, más risas. Finalmente nos instalamos en la barra. Codo apoyado y cubata en la otra mano. Y hablar. Hablamos de todo, de todos, menos de nosotros, como siempre, tema tabú. En esos momentos no me importaba si la discoteca estaba llena o vacía de borrachos de última hora y bailarines aguantando los últimos acordes, no me acuerdo tampoco, solo estabas tu ahí a mi lado, mirándome, hablándome y riéndonos. Decidimos irnos a casa porque era tardísimo. Fuera la niebla había borrado cualquier resquicio de población, y el frío hacía todo lo demás. Vivimos en el mismo barrio, tu casa está antes que la mía, y me hiciste la eterna pregunta:

_ ¿nos vamos para el barrio?

_vámonos, te dije yo.

Y nos fuimos. Decidiste acompañarme hasta mitad del camino,

_por si te da miedo me dijiste.

Y empezaste a reír. La distancia entre nuestras casas es de apenas cincuenta metros, y tu garaje aún menos, porque está a veinte metros de mi casa. Te acercaste a la portada de tu garaje, en donde había restos de un botellón. Te apoyaste en un coche y me dijiste:

_otro cubata?

_no, es tarde, contesté yo.

_no seas aguafiestas!

_no puedo con más! y me acerqué y te dije:

_ borracho!!!

Y empecé a reírme. Tu me secundaste y empezaste a hacerte el borracho (aún más), yo ocupé tu lugar apoyado en el coche. Te acercaste y te pusiste frente a mi y me dijiste:

_Está bien, vámonos.

Y acercándote más todavía, a apenas a dos centímetros de mi cara susurraste:

_hasta mañana borracho, y me diste un beso en la mejilla.

No pude decirte ni un solo adiós porque el corazón ocupaba todo el lugar de mi boca intentando salir detrás de ti. Sólo me di la vuelta y te vi alejarte hacia tu casa, y justo antes de entrar te volviste para decirme adiós con la mano.

Mentiría si no dijera que después me arrepentí de no haber dicho nada, de quedarme callado, inmóvil mientras tu te alejabas y me dejabas ahí con un beso en la mejilla, rozando la comisura de los labios. Pero me era imposible reaccionar. Después soñé contigo.

viernes, 25 de febrero de 2011

El tiempo, mi tiempo.

Terminando ya el mes de Febrero y apenas he tenido tiempo de pasarme por aquí a decir algo. Y es que el tiempo pasa tan deprisa que ni te das cuenta de los días vividos y que ya han pasado como si nada, como si no hubieran sido vividos por ti, como si de repente hubieras despertado a día de hoy y te dieras cuenta de que han pasado meses!! y ¿que has hecho en ese tiempo? NADA, ha pasado sin pena ni gloria, entre el horario del trabajo que es una mierda y llegar a casa hecho polvo solo con ganas de tumbarte en el sofá a dormirte un rato te pasas la vida sin vivirla. Aunque a veces, he de reconocer que prefiero estar continuamente ocupado haciendo cosas y no tener la mente libre y ociosa porque entonces el mismo tiempo que se me pasa sin darme cuenta me ahogaría me terminaría por deprimir. Pero a veces lo necesito, no tener nada que hacer, simplemente ponerme a pensar y a darle vueltas a la cabeza sobre como seria mi vida contigo, a tu lado, y es que hay que ponerle un poco de ilusión a la vida aunque solo sea imaginativa. Tumbarme en el sofá, cerrar los ojos, imaginarte agarrando mi mano, besando mis labios y mirándome a los ojos... Soy feliz en esos momentos, y aunque pase el tiempo sin darme cuenta de que pasa, no me importa en esos momentos, porque estoy contigo, porque no hay tiempo, porque soy feliz y sobre todo porque estás sonriendome con tu sonrisa incansable haciendome sentir cosas que son imposibles de describir.

lunes, 7 de febrero de 2011

De tu mano


He estado de viaje en una ciudad preciosa, con un encanto que parece sacado de un cuento de la Edad Media: Praga. Con sus torres de capucha verde, con el Moldava dividiendo la vida en dos mitades unidas por puentes pero sobresaliendo de todos el puente de Carlos, maravilloso, increíble, precioso... no tengo palabras para describirlo; el recinto del Castillo, el cementerio judío... Un lugar obligado para visitar. Me encantaría ir de nuevo, pero tal vez más tranquilo, porque fue todo un no parar!!! pero sobre todo me gustaría ir contigo, a tu lado, cogido de tu mano, y enseñarte todos los rincones que ya he visitado y en los que en cada uno de ellos pensé en ti, en tus manos, en tus labios... en tus ojos; en que algún día puedas estar a mi lado. Me imaginé atravesando el rió a media tarde por el puente de Carlos a tu lado, con un violinista callejero de fondo tocando una romántica pieza clásica, envueltos con la neblina, con la mirada de todas las estatuas puestas en nosotros, siendo testigos de nuestro amor.

Ha sido un viaje muy divertido a la vez que bonito, pero en todos y cada uno de sus rincones visitados no ha faltado un pensamiento para ti, todo me recordaba a ti, no se si ha sido porque en general es una ciudad romántica o porque me apetecía estar contigo allí, o porque de tu mano soy capaz de ir a cualquier sitio. Sea por lo que fuese el fuego sigue vivo, y sus llamas cada vez son más altas. Eso pasa por hacerme creer que tal vez todo se puede conseguir. De momento te consigo en mis sueños, y es que... por algo hay que empezar.

martes, 25 de enero de 2011

Sinceridad, pero no del todo




Hace unos días me armé de valor, me quité el caparazón que me protegía y me senté ante la primera persona a la que he decidido contar aquello que realmente siento.


_Tengo que contarte algo, quedamos mañana después del trabajo.


Un par de cervezas y una conversación banal de dos típicos amigos que se sienten cómodos el uno con el otro, pero uno de ellos siente algo más por el otro y este otro no es capaz de darse cuenta de lo que hay. Decido que ya es momento de quitarme el caparazón que me protege y desnudarme ante una de las persona más importantes en mi vida. Comienzo a hablar y todo va bien, aunque me siento nervioso, las manos sudorosas...y de repente noto que mis ojos se nublan y mi garganta es incapaz de articular palabra. Una emoción enorme se apodera de mi y me impide continuar. Pero un abrazo y un


_TRANQUILO, NO PASA NADA,


hacen que vuelva a calmarme, que vuelva a salir todo aquello que está escondido dentro de mí. Todo es más fácil de lo que yo creía. Me abro de par en par y la reacción es la esperada, era muy temida para mí pero cuando alguien sabes que te quiere de verdad, le da igual si te gusta una cosa o la otra, él es tu amigo y te da todo su apoyo incondicional.


_GRACIAS.


_Ni se te ocurra dármelas, no hay por qué, sólo he escuchado a un amigo y me alegro mucho de ser el primero al que se lo hayas contado, dame un abrazo anda!


Otro abrazo me da fuerzas, muchas fuerzas! y me siento desahogado, las gotas de lluvia se van evaporando haciendome sentir mucho mejor.


_ESTOY AQUÍ PARA LO QUE NECESITES PORQUE ERES MI AMIGO.


Me acuerdo y me vuelvo a emocionar involuntariamente.


Pero...aunque fui sincero, no lo fui del todo. No pude ni quise decirle que siento algo más por él que una amistad. Y es que esa es la próxima meta: hacer que ese sentimiento que se mueve dentro de mí se quede en un sentimiento de AMISTAD y de nada más, porque es imposible, porque es MI AMIGO, y así ha de seguir siendo.


martes, 18 de enero de 2011

Casi bonito


El otro día ante unas preciosas vistas de la ciudad de Toledo, en un mirador, una bonita noche de Enero, por un instante creí que podía ser el comienzo de una historia prometedora con un posible final feliz. Mi mente divagaba conformando una historia a largo plazo, recorriendo sus recovecos, imaginando sus calles, sus entresijos escondidos, su estructura... hasta que el maullido de un gato y el roce de su cuerpo por mis tobillos me hizo despertar de aquel hechizo que el ambiente que me rodeaba me había hecho imaginar. ¡Que inoportuno el felino! Tal vez mas realista que yo.

.

Un suelo de piedra, dos cipreses flanqueando la imagen de una preciosa ciudad, un cielo estrellado y un gato maullando a mis pies, una situación perfecta para empezar un historia de amor increible. Pero solamente quedó en eso, en un amago que ni siquiera llegó al principio y que sólo tomó forma en mi cabeza mientras la espera agotaba su tiempo.

.

El siguiente actor salió a escena acabando con la incertidumbre y la espera del que ya estaba en el escenario. Pero el guión parecía no tener forma y estaba destinado a fracasar. Entonces aquel precioso escenario bajó su telón y uno de sus actores (en este caso yo) terminó su función. Esta vez podía haber salido bien, pero no fue así. El destino no lo quiso. Tal vez en otra ocasión.

miércoles, 12 de enero de 2011

A la mierda!


Como nos gusta mirar al fuego! quedarnos atónitos viendo como las llamas suben, se mueven y desprenden un calor apacible y agradable, sobre todo en invierno. ¿A quien no le gusta una chimenea con un buen fuego? ¡A mi me encanta! y avivar el fuego mucho más! Pues este fin de semana mi cuerpo ha estado como una chimenea incandescente, y según pasaba el tiempo más se revivía y aumentaba, la leña se sumaba y las llamas me salían hasta por la boca. ¡Que calor más agradable!

Este tiempo atrás solo me quedaban ascuas, en Navidad empezaron a removerse y se prendió llama, y este fin de semana pasado encerrados en una bonita casa rural, el fuego ha cogido consistencia y ahora mismo ¡no hay quien pare las llamas! Basta con una simple sonrisa, o una mirada (de esas tuyas dedicada a mi) para que el fuego suba y suba sin parar. Esto es un círculo vicioso del que no se como salir, estoy metido en una espiral en donde las puertas no existen, solo doy vueltas y más vueltas enamorado hasta las trancas de alguien a quien no se debe de amar y del que solo puedo esperar una preciosa amistad. Pero el corazón es así de caprichoso, no entiende de la identidad de nadie ni de si te conviene o no, solamente dice: ESE QUIERO QUE SEA PARA TI, el único problema es que el que tiene que querer es él también y no sólo tu caprichoso corazón. Un día de estos me lo voy a arrancar y ¡lo voy a tirar a la basura! y ¡nada de reciclar! ¡a la mierda con él! estoy harto de que me golpee el pecho por alguien a quien tengo muy cerca pero no lo puedo tocar, a quien no puedo abrazar y besar, susurrarle al oído que le quiero y que daría mi vida entera por una caricia o un beso suyo. Si esto se fuera con él, me lo arrancaría ahora mismo y me quedaría tan a gusto. Sin dolor de pecho, sin ahogos, sin pinchazos, sin amor si, pero tranquilo e impasible.

martes, 4 de enero de 2011

Queridos Reyes Magos


Queridos Reyes Magos, no me gusta pedirles cosas concretas, prefiero que me traigan lo que ustedes quieran, y tampoco me gusta pedir nada que no pueda conseguir yo por mi mismo, porque me suele parecer egoísta, pero algunas veces lo soy, y ésta es una de ellas: voy a pedir que me traigan un amor, pero un amor nuevo! que me renueve, que me de un toque de aire fresco, y si no quieren traerme eso pues llevense al amor antiguo! no lo quiero! huele a añejo, y me está apolillando el corazón. Además de eso quiero que todos seamos un poquito mejores personas y actuemos más oyendo a nuestro corazón, que nos alejemos de tantos convencionalismos sociales y dejemos a un lado todo lo que nos hace pensar que los demás nos tacharán de tal o cual manera. Que cada uno sea libre de hacer lo que le de la real gana y que los demás sean tolerantes con ellos (siempre con un poquito de respeto).

En resumidas cuentas:



  • AMOR

  • RESPETO

  • TOLERANCIA

  • Y COMO NO SALUD PARA TODOS.

Gracias por las molestias.


Un saludo para sus Majestades.