viernes, 25 de febrero de 2011

El tiempo, mi tiempo.

Terminando ya el mes de Febrero y apenas he tenido tiempo de pasarme por aquí a decir algo. Y es que el tiempo pasa tan deprisa que ni te das cuenta de los días vividos y que ya han pasado como si nada, como si no hubieran sido vividos por ti, como si de repente hubieras despertado a día de hoy y te dieras cuenta de que han pasado meses!! y ¿que has hecho en ese tiempo? NADA, ha pasado sin pena ni gloria, entre el horario del trabajo que es una mierda y llegar a casa hecho polvo solo con ganas de tumbarte en el sofá a dormirte un rato te pasas la vida sin vivirla. Aunque a veces, he de reconocer que prefiero estar continuamente ocupado haciendo cosas y no tener la mente libre y ociosa porque entonces el mismo tiempo que se me pasa sin darme cuenta me ahogaría me terminaría por deprimir. Pero a veces lo necesito, no tener nada que hacer, simplemente ponerme a pensar y a darle vueltas a la cabeza sobre como seria mi vida contigo, a tu lado, y es que hay que ponerle un poco de ilusión a la vida aunque solo sea imaginativa. Tumbarme en el sofá, cerrar los ojos, imaginarte agarrando mi mano, besando mis labios y mirándome a los ojos... Soy feliz en esos momentos, y aunque pase el tiempo sin darme cuenta de que pasa, no me importa en esos momentos, porque estoy contigo, porque no hay tiempo, porque soy feliz y sobre todo porque estás sonriendome con tu sonrisa incansable haciendome sentir cosas que son imposibles de describir.

2 comentarios:

Srta. Nostalgia dijo...

Soñar es vivir idílicamente durante un período concreto. Es un "poder" maravilloso. Soñar... ojalá muchos de nuestros sueños pudieran tener un mínimo de realidad.

Un texto bonito. Besos.

Alya dijo...

los días pasan demasiado rápido y cuando te quieres dar cuenta hoy es ayer y aunque lo recuerdes ya no es igual.