miércoles, 27 de enero de 2010

Esperar

¿Por qué había ido hasta allí? No lo sabía, sus pies ayudados por su subconsciente le habían dirigido hasta aquel lugar apartado del pueblo. Todos los días se calzaba sus zapatillas de deporte, cogía su mp4 y salía a hacer footing, siempre por la misma ruta pero ese día sin darse cuenta llegó hasta orillas del río donde tantas veces había estado con Joaquín. Se detuvo, miró al rió y se preguntó: ¿Que hago yo aquí? Pero no supo contestarse. Volver allí le trajo recuerdos maravillosos, un tiempo vivido de felicidad completa, de latir de corazones a más no poder, un mundo rebosante de felicidad, de una vida que ya no formaba parte de él y que le había cambiado por completo. Pero con esos recuerdos también vino la tristeza, acompañada de la pena por no seguir con algo que le hacía sonreír, que le hacía vivir. Dio media vuelta para irse, y justo en ese mismo instante recordó la última vez que estuvo allí: su teléfono empezó a sonar después de media hora de retraso, en la pantalla aparecía el nombre de Joaquín pare decirle que aquello se había terminado, que no podía ser, le había dicho que no volvería a llamarle ni quería saber nunca más de él. Lo suyo era imposible por mucho que ambos se amaran. Joaquín tenía una vida que no podía romper, nadie lo entendería, no podía defraudar a su familia y a sus amigos por algo que se consideraba "impuro, antinatural". Sabía que lo amaba más que a nadie en el mundo y por eso se sentía más triste todavía, porque tenía al alcance de la mano TODO para ser feliz, y sin embargo no podía conseguirlo por la empecinada cobardía de Joaquín. Pero había que seguir viviendo, no le quedaba otra, con la única esperanza de poder encontrárselo algún día en la calle, o esperando una llamada en un momento de debilidad. Sabía que habiendo amor había esperanza, y es que no hay nada más fuerte que un corazón latiendo por amor, aunque esté intentando ser dominado por la razón que sólo entiende de convencionalismos absurdos y obsoletos. Pero sólo podía esperar.

martes, 19 de enero de 2010

Si supiera

Si supiera lo que escondes dentro de ti, mi vida tendría otro sentido, para bien o para mal.
Si supiera lo que sientes, lo que yo siento podría definerse, para bien o para mal.
Si supiera tantas cosas que no se, podría ser más feliz, podría encauzar mi vida y tal vez OLVIDARTE.
Olvidarte o quizás AMARTE.
Pero la incógnita me está matando de angustia, mis sentimientos se definen para un lado en el que propablemente caerán al vacío. Pero es algo que no puedo evitar, y tengo que caminar por la fina cuerda que separa la tierra del abismo.
Esa cuerda en equilibrio por la que me muevo a veces se balancea para el lado en el que deseo, pero mi mente, y con ella mi cuerpo, tiende a equilibrase hacia el otro lado.
Un día de éstos mi corazón, cargado de sentimientos, tendrá más fuerza que mi mente, y tal vez caigamos al vacío.
O tal vez no.
Hasta entonces seguiré haciendo equilibrismo en una cuerda que no para de balancearse.
Si supiera lo que no se, podría dormir mejor.
Si supiera lo que hay dentro de ti, la cuerda dejaría de existir.
Si supiera que me AMAS, el amanecer entonces tendría sentido.

miércoles, 13 de enero de 2010

Comparaciones


¿Por qué siempre estamos comparándonos con otras personas? Que si fulanito es más guapo, que si menganito gana más dinero, que si tal y cual tienen un coche mejor que el mío... y así hasta el infinito. Cada uno somos como nos ha tocado ser o como mejor hemos elegido, y es muy triste tener que estar continuamente comparándonos con aquellos que nos rodean. Si yo tuviera y fuera igual que mi vecino de enfrente no sería yo! sería mi vecino de enfrente, y yo dejaría de existir porque sería mi vecino de enfrente. Cada uno somos, como se suele decir, un mundo, un mundo distinto i inigualable a los demás, y ahí radica lo bonito de ser uno mismo, de que nuestra mente y nuestro corazón son únicos y como tal hemos de mostrarlos. No intentemos imitar a los demás, sino mostremos lo que tenemos porque nadie más lo tiene, sólo nosotros. La autenticidad de cada uno radica en ser únicos, tener personalidad y crear un mundo particular en torno a nosotros donde todo sea distinto para los demás pero normal para nosotros.

Todo el mundo se ha comparado alguna vez, de hecho yo lo sigo haciendo, pero con el paso del tiempo la vida te va demostrando que uno es como es y no se puede cambiar por nadie, y seguiremos siendo nosotros hasta el fin de nuestros días. Pero hemos de aceptarnos tal y como somos y luchar por lo que sentimos ya que nadie lo hará en nuestro lugar. Si somos juzgados o no por ser como somos no debe importarnos, el que esté libre que tire la primera piedra, y si alguien la tira no ha de importarnos porque tal vez a su juicio no seamos adecuados, pero para el nuestro sí, y ese es el que cuenta.

domingo, 10 de enero de 2010

Menos mal!!

Hay veces que la vida nos da una serie de lecciones en donde cada uno se sitúa en su lugar, pero esto no siempre es así. Actuar de la manera más correcta es difícil y más aún si nos dejamos influenciar por los demás, cada uno debe de ser consciente de sus actos y actuar de la manera en que cree que debe hacerlo, esté bien o mal corre de su cuenta, pero no permitamos que nadie tome decisiones por nosotros. Todo esto viene porque ayer mantuve una conversación con mis amigos acerca la nueva ley del aborto, si es que podemos llamarla así ya que las leyes, supuestamente, se crean con la intención de regular y ordenar las relaciones sociales y el buen orden. Me parece una atrocidad que dicha ley llegue a surtir efecto, si una persona con 15 años no está preparada para ser madre tampoco debe estarlo para tener relaciones sexuales, y si las tiene ya sabe a lo que se arriesga, y como bien dice el refrán: "el que juega con fuego se puede quemar". Nadie está preparado para ser madre hasta que no lo es, no es una clase que se aprenda en el instituto, se aprende con la práctica, con la vida, con el esfuerzo, y si alguien ha llegado hasta ahí ha sido porque antes ha buscado, de alguna u otra manera, esa situación, salvo contadas excepciones (la Virgen María y poco más, jajaja!). Y en otra época tendíamos poca infomación, pero ahora de eso no falta. Me parece absurdo que una persona menor de 18 años pueda abortar y no pueda comprar tabaco. Pero claro, teniendo esto en boca de todo no se habla de otras cosas que nos están destruyendo poco a poco el país. Estoy totalmente en contra de esa ley, pero habrá que obedecer como en tantas otras cosas, y eso que no estamos en una dictadura!! Menos mal!!!!

martes, 5 de enero de 2010

Ya vienen los Reyes Magos


Como es costumbre al empezar cada año nos proponemos alcanzar algún fin o tenemos un objetivo, entre muchos de ellos ponernos a dieta; en esta ocasión yo me propuse alejarme de todos los fantasmas que me hacen seguir queriéndote, dejar mis sentimientos a un lado y olvidarme de ti. Pero el otro día, ya comenzado el año nuevo, la tortilla dió la vuelta y todo lo que hasta ahora creí haber conseguido olvidántode se vino abajo. Tenerte tan cerca de nuevo me hizo remover todos mis sentimientos, el sentir tu aliento cerca de mi oído me hizo deshacerme de ternura. Y es que no lo puedo remediar, me encanta estar contigo, tenerte cerca, hablarte, escucharte, reírnos juntos. Pero se que el estar cerca de ti me hace daño, aunque todo ese daño se me olvida cuando estamos juntos, soy masoca ya lo se, pero en el amor suelen ocurrir estas cosas. Se lo he pedido al Niño Jesús, y hoy se lo pediré a los Reyes Magos, te voy a pedir como regalo. Quiero que me traigan TU AMOR, se que ya lo tengo, pero no en la manera en la que lo deseo. Creo que me he portado bien, así que esperaré ansioso mi regalo, ya os contaré si escucharon mi petición, mucho me temo que no será así, y es que como tienen tanto trabajo! tal vez me traigan carbón. Seguiré con la esperanza y la ilusión de un niño pequeño en el día de Reyes.

Feliz Año Nuevo y espero que os traigan muchos regalos esta noche.