martes, 5 de enero de 2010

Ya vienen los Reyes Magos


Como es costumbre al empezar cada año nos proponemos alcanzar algún fin o tenemos un objetivo, entre muchos de ellos ponernos a dieta; en esta ocasión yo me propuse alejarme de todos los fantasmas que me hacen seguir queriéndote, dejar mis sentimientos a un lado y olvidarme de ti. Pero el otro día, ya comenzado el año nuevo, la tortilla dió la vuelta y todo lo que hasta ahora creí haber conseguido olvidántode se vino abajo. Tenerte tan cerca de nuevo me hizo remover todos mis sentimientos, el sentir tu aliento cerca de mi oído me hizo deshacerme de ternura. Y es que no lo puedo remediar, me encanta estar contigo, tenerte cerca, hablarte, escucharte, reírnos juntos. Pero se que el estar cerca de ti me hace daño, aunque todo ese daño se me olvida cuando estamos juntos, soy masoca ya lo se, pero en el amor suelen ocurrir estas cosas. Se lo he pedido al Niño Jesús, y hoy se lo pediré a los Reyes Magos, te voy a pedir como regalo. Quiero que me traigan TU AMOR, se que ya lo tengo, pero no en la manera en la que lo deseo. Creo que me he portado bien, así que esperaré ansioso mi regalo, ya os contaré si escucharon mi petición, mucho me temo que no será así, y es que como tienen tanto trabajo! tal vez me traigan carbón. Seguiré con la esperanza y la ilusión de un niño pequeño en el día de Reyes.

Feliz Año Nuevo y espero que os traigan muchos regalos esta noche.

2 comentarios:

Alya dijo...

Igual no te traen su amor, pero al menos su compañia...que aunque no siempre es la mejor solución, siempre es mejor que nada...

Como dices que te has portado bien, espero que los reyes te traigan muchas cosas, aunque quizás no sea lo que más quieras...

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

... Caminito de Bélén... ole-olé-olé, ay olé.. Holanda ya se ve.. ya se ve.. ya se ve...


Caían del cielo copos de esperanza en forma de confetti gigante con formas de lunas y de estrellas mientras los fonambulistas cruzaban la plaza, hacia el enorme, gigante, árbol verde que presidía la plaza del pueblo. La pequeña ciruela en mis hombros, destrozándome las cervicales.. pero igual daba, porque Holanda ya se veía al fondo..
Deja de tener miedo, coge al toro por los cuernos o a tu amor por la solapa, lo que prefieras para gritarle muy bajito que le quieres y que nada hará que eso cambie..

Ya se veee, ya se veeee.