domingo, 24 de octubre de 2010

Entre aleteos y arañazos


Respondo a alguno de vosotros que me dejasteis algún comentario en el post anterior. Si, se trata de la misma persona de siempre, siempre es la misma, esa que me hace sentir las mariposas en el estómago pero que a la vez son como un puñado de gatos intentado salir, a ver si se van pronto volando de ahí!!! porque es que ya ni el omeprazol me hace efecto!!! jajaja!! Y lo de que ahí se ve luz.... puf!! eso quisiera yo, pero parece ser que no pago las facturas! así que tampoco hay luz, la luz que hay es porque yo me la imagino, sinceramente hay veces que yo creo que si puede haber algo de luz, pero hacerlo es hacerme más y más daño, y dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, así que yo no voy a morir nunca!!! jajaja!! Me tendréis aquí toda la vida dando el coñazo con la persona de siempre que sigue sin hacerme ni puñetero caso, caso en el sentido que yo quiero, porque la verdad que como amigo es el mejor que puedas imaginar, y miento al decir que no me hace caso ni se ocupa de mi, claro que lo hace pero no como yo quisiera, o tal vez no se ha dado cuenta de que debe de hacerme caso de otra manera. Es todo un poco ambiguo pero no me atrevo a preguntar, porque la curiosidad mató al gato, y eso si que no me lo puedo permitir, prefiero seguir sufriendo en silencio, a oscuras y a escondidas a perderle como amigo y que se aleje de mi lado, eso nunca, porque entonces si que no sabría vivir. Lo que nunca hay que perder, además de la esperanza que yo ya debo de comprarme un bote nuevo porque se me está terminando el que tengo, es el sentido del humor, por muy mal que se pase o por muy mal que vayan las cosas, el humor es muy importante porque con él puedes conseguir que tu ánimo sea distinto, y que la vida sea un pelín mas llevadera. Gracias por leerme y por vuestros consejos.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Un paseo por las calles de la memoria

A las 22.00 en el sitio de siempre. Habíamos quedado para picar algo y después irnos a tomar unas copas. Yo como siempre llegué tarde a la cita, y como conducía yo pues los que venían conmigo en el coche también llegaron tarde. Me echaste la bronca, como de costumbre, pero con tu sonrisa incansable. Ahora tocaba decidir a donde íbamos a cenar, a un turco se dijo, y allí nos fuimos. Eramos muchos pero nos hablilitaron una salita para nosotros. El kebab estaba buenisimo, es el mejor sitio donde los hacen. Tu como siempre te sentaste a mi lado, o yo al tuyo, como lo queramos ver. Lo pasamos bien, nos reímos, hablamos largo rato entre nosotros sin darnos cuenta de que en la mesa nos acompañaba más gente, yo por lo menos no noté su presencia, solamente escuchaba tu voz, me perdía en tus ojos, me entusiasmaba con tu sonrisa. Después de cenar nos fuimos a tomar unas copas. Mucho ruido, mucha gente, un poco de agobio...; pero estuvo bien, nos volvimos a reír. Cuando se sale con amigos siempre se pasa bien, y mucho mejor cuando tu estás ahí, que siempre lo estás.
Llegó la hora de irnos, unos cuantos ya lo habían hecho, y por el camino concretamos la cita para otro día. Llegamos a mi coche y tu tenías que continuar hasta el tuyo que estaba un poco más lejos. Nos despedimos con un apretón de manos, una eterna mirada y una agradable sonrisa. Te ibas, y cuando estaba montándome en el coche me llamaste y acudí a tu llamada.
- Esta semana te llamaré un día para concretar lo del viernes, vale? me dijiste, y yo encantado te dije que cuando quisieras. Medió la impresión de que no querías marcharte, yo tampoco quería, y alargamos la conversación con palabras banales hasta que dije:
-me voy porque me están esperando en el coche (maldita sea!)
-Ok! me dijiste, y me volviste a dar la mano, pero esta vez de manera distinta a la anterior, y empezaste a dar marcha atrás a la vez que nuestras manos se deslizaban hacia lados opuestos sin querer desprenderse, sin querer alejarse. Mientras, tus ojos invadían los míos y tus labios hacían una mueca de medio sonrisa. Todas las terminaciones nerviosas de mi cuerpo se encontraban en mi mano, sintiendo así tu energía. La sangre se me heló y mi corazón dejo de latir. Al fin, nuestros dedos corazón fueron los últimos en tocarse rompiendo así al unión física entre nosotros. Tu seguiste andando marcha atrás y mirándome a los ojos mientras me quedaba petrificado son poder respirar, sin poder moverme. Te diste la vuelta y te vi alejarte en la oscuridad. Y entonces empecé a respirar de nuevo a la vez que los latidos de mi corazón retumbaban por toda la ciudad.

viernes, 15 de octubre de 2010

De vuelta al invierno


Un año más estamos adentrándonos en la vida fría del invierno, fría pero para muchos querida. A mi la verdad es que me gusta el invierno, y me gusta porque se lleva una vida más ordenada y tranquila que en verano, lo que no significa que no me guste el verano! Todo lo contrario, me encanta! Lo que no soporto es este cambio del calor al frío, el Otoño, con sus hojas doradas y sus preciosos paisajes que son para verlos en pareja agarrados de la mano. Y creo que no lo soporto por eso, por la razón de no tener una compañía con quien verlo, ¡que triste! jooo!! No estoy desesperado por tener una pareja, desde luego que no, pero si es cierto que hay momentos en los que si se echa de menos tener a alguien al lado sabiendo que tu vida es suya y al revés. Pero no puede ser! mi media naranja ya tiene otra media, así que me tendré que buscar un limón que es lo más parecido! jajaja! y la verdad es que todas las parejas me parecerán un medio limón en vez de una media naranja comparadas contigo, me voy a tener que buscar otra fruta que medio me guste.

Pues eso, que el invierno tampoco está tan mal, puedes ir al cine, quedarte en casa cuando llueve tirado en el sofá arropado con una mantita, tomarte un cafetito caliente a media tarde... muchas cosas pero que la mayoría pega hacerlas más en pareja, así que he llegado a la conclusión de que el invierno es para las parejas!!!! Y donde quedo yo! (en este mundo sin color, sin historias que contarte, sin saber como explicarte...) los solteros no estamos hechos para el invierno!! jajaja!!

Volveremos a sacar los guantes y la bufanda para no coger un constipado!!!

miércoles, 13 de octubre de 2010

Maldito loco


Muchos quizás vendrán, inesperados o buscados, llamados o tal vez siendo llamados, jamás llenarán lo que ahora está vacío pero que alguna vez fue fértil gracias a tu sonrisa. Lo es aún cuando los recuerdos vuelven, cuando tú apareces y sonríes.

No temo al fuego eterno aunque me incitaras a él, que no fuiste tú sino yo, pero no por iniciativa propia sino por una explosión espontánea de encantos que siempre estuvieron ahí en ti, pero que no se por que disparatada razón no habían llegado a mí. Y maldigo el momento en el que eso ocurrió porque desde entonces en mi vida aparecieron unos colores que yo no sabía que existían, pero no fueron solamente colores alegres y bonitos, también aparecieron unos tonos grises y oscuros contrarrestando aquel maravilloso despliegue de color y dando a mi vida una sensación de ahogo y angustia que me hacen sentir como un maldito loco.

Desde entonces mi única luz eres TÚ, si me alejo la oscuridad aparece y eso...me da miedo; me he propuesto miles de veces ser valiente pero no soy capaz, no lo consigo y luego pienso que tampoco quiero, no quiero alejarme de ti, de tu luz, no me imagino dormir sin soñar contigo.

Alguien aparecerá intentado llenar lo que tu sin querer llenaste, pero jamás podrá regalarme una sonrisa como la tuya, porque esa solo hay una, que para mi desgracia no es mía.

No me imagino amando a alguien que no seas TÚ,no cabe en mi cabeza, esa que tanto le gusta volar e imaginar pero que no concibe que viva en ella alguien distinto a ti.

Sea lo que vaya a ser gracias por sonreirme, aunque tu no sepas que esa maravillosa sonrisa gratuita que me regalas, sea la culpable de que mi corazón lata con la fuerza de un caballo desbocado.