jueves, 17 de marzo de 2011

Contracorriente


Ayer, vi una película en donde la moraleja que quedaba era si la felicidad realmente es hacer lo que el corazón te dice o si hay que hacer lo que los demás creen que es correcto, bien por la costumbre, bien por la sociedad, y la valentía a la hora de decidir una cosa o la otra. Difícil debate para tratar, difícil pero fácil a la vez. Es difícil porque lo complicamos nosotros mismo, si cada uno hiciese aquello que el corazón le manda para ser feliz, TODOS, o la mayoría viviríamos mejor, más a gusto con nosotros mismos, sin embargo hay veces que por imposición de la costumbre o la cercanía de los demás, como decía antes, nos complicamos la vida sin tener en cuenta que de esta manera estamos renunciando a nuestra felicidad por el simple hecho de pensar que aquello que queremos "no está bien visto". ¿ Y por qué no? ¿Quién ha sido el que ha puesto las reglas?

La película en cuestión es "Contracorriente", trata sobre dos hombres enamorados hasta la médula, pero uno de ellos casado con una mujer a la que quiere, pero tal vez no ame, y a la espera de un hijo en camino. Citas a escondidas, amor en la oscuridad, pasión en tinieblas, deseos no cumplidos...; y todo porque en el lugar en donde viven, un pequeño pueblo pesquero, es impensable que un hombre sea homosexual declarado y mucho menos que mantenga una relación a ojos de todos. Todo ello aliñado con un fuerte arraigo religioso. Pero finalmente, y gracias a una terrible desgracia, el amor se hace fuerte y sale a flote, aunque quizá se podría pensar que ya no era necesario, pero si lo es cuando se ha amado de una manera tan grande, en donde los rumores dejan de importar y las apariencias pasan a un segundo plano, poniendo en duda si éstas importan en ciertos momentos.

Que fácil es amar, pero que difícil puede resultarnos a veces.

Película totalmente recomendable.

2 comentarios:

Lagrimasdescarcha dijo...

La verdad que la película de la que hablas me recuerda un poco a "Brockback mountain" (no prestes mucha atención a mi querida ortografía inglesa! :P jaja

Pues si, tienes razón en lo que dices, es así de complicado... por desgracia tanto una persona u otra pensamos consciente o inconscientemente en... "el que dirán o que pensarán" y lo hacemos sin darnos cuenta aveces...

El mundo en el que "nos han educado" es así, por mucho que ahora ya se vaya "haciendo a la idea" de que todas las personas son iguales... aún les cuesta aceptarlo y solo que vayas por la calle agarrado o besando a una persona de tu mismo sexo, ahí, te das cuenta que aunque haya avances, todavía no son suficientes, por que es más de uno el curioso que no para de mirar...

Menudo royo he soltado de buena mañana! ;)

Buenos días! :)

Srta. Nostalgia dijo...

Muy buenas reflexiones, me encanta.

Un beso.