viernes, 9 de octubre de 2009

Nada es igual


Te acercaste a mi sin yo pedírtelo, y te alejaste igual que viniste, pero la vida sin ti ya no era lo mismo. Ni la vida ni yo, y muchos menos mi alma y mi corazón. Ambos se quedaron esperando a que regresaras después de aquella noche en la que los cristales empañados del coche no nos dejaban de ver la luna, esa compañera que nos alumbraba con su media sonrisa mientras nos abrazábamos en silencio y a escondidas de todos, del mundo, menos de la luna. Tu voz se calló y se quedó atrás, en mi memoria, en mis recuerdos porque nunca más te dignaste a hablarme y lo peor es que no se el por qué. Ya nada es lo mismo, yo tampoco soy igual que antes, he cambiado por ti, por tu culpa, por tu falso amor y no se si me gusto más ahora o antes, la verdad es que ahora se lo que es amar, aunque también se lo que es amar a una fantasma, a alguien que no existe, y ese dolor no se puede explicar hay que sentirlo. Pero me quedaré con aquellos momentos en los que mi corazón palpitaba, con el pecho golpeando en la camisa, esas miradas que me hacían olvidarme de todo. Por lo menos me queda ESO, pero mi vida ya nunca será la de antes, tu te fuiste y, aunque para ti todo fue una mentira yo viví los días más bonitas de mi vida hasta hoy, no se que pasará mañana ni siquiera si pasará, pero lo que sí se es que tu recuerdo siempre estará ahí guardado, archivado en mi memoria para que el día de mañana pueda tirar de él y saber que al menos una vez fui feliz.

5 comentarios:

Ayla dijo...

Si para ti fueron momentos felices, no los olvides nunca, recuerda lo bueno de cada uno de ellos y ya aparecera una persona que te ayude a crear otros nuevos..

un beso

Mar del Norte dijo...

Y volverás a serlo, claro que si...
No pierdas ni ilusión ni esperanza..
1besote

Darkx dijo...

excelente, me golpeo en el alma, te entiendo y se lo q es eso, de sentirse totalmente distinto a lo q solias ser... y eso a veces es una mierda y otras te resulta reconfortante...

saludos.

un-angel dijo...

Dicho lo que ya se ha dicho, solo te puedo decir que cada palabra se clavó aquí dentro, en memoria de un tiempo pasado. Quizás el mejor mensaje es el que ya se te dio: guardar lo bueno, aplicar la sabiduría que uno saca de estas cosas, y seguir adelante, porque el mundo es amplio, maravilloso, y ahí fuera, en algún lugar, está el corazón que de verdad merece latir contigo...
Como siempre, un abrazo desde el alma.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Lo que para nosotros es tan intenso que no nos deja ni respirar, para otros apenas es un recuerdo. Es así de cruel y así de cierto. Ahora duelo, luego renacer. Es lo que queda. Lo verás por el espejo retrovisor y, no te digo que te hará gracia, pero al menos lo recordarás con el cariño de la distancia. Un beso.