sábado, 1 de agosto de 2009

Mi alma

Siento que mi alma no es capaz de superar todo aquello que vivimos y lo que quedaba por vivir. Siento que no será posible hacer que lo logre, pero yo, como un ser ajeno a mi alma debo de superarlo, no se si podré pero he de intentarlo. Intentaré separarme de ella, vivir cada uno por nuestro lado como si de un divorcio, o mejor dicho, de una separación se tratase. ¿Será posible? Esperemos que sí, porque si no es posible yo me iré a vivir a eso que llaman camposanto, aunque mi cuerpo siga en casa, en el trabajo, divagando por las calles y tomando copas en los bares. A mi alma no le sirven los ultimátum, ya se los he dado miles de veces pero...¡es tan terca! no quiere, no puede y no me hace caso, es muy desobediente. Va por libre, pero lo que no sabe es que YO también estoy ahí, con ella, unido por no se qué especie de vínculo. Pero algún día lo romperé si no cambia de parecer. Prefiero vivir sin alma a tener que estar toda la vida arrastrando una que llora sin parar por algo que vivió y que ya nunca más podrá vivir con otra de su igual. La he explicado muchas veces que hay más almas en las que fijarse, pero me dice que su gemela sólo es una, que ya encontró pero que se ha ido, y quiere esperar a que vuelva. Yo no la entiendo. Al principio podía entenderla, pero llegado a este punto no puedo. Pero tampoco puedo hacer nada por ella, sólo eso: separarme hasta que lo supere de una vez. Mañana empezaré los trámites necesarios. Veremos quien gana la partida, mucho me temo que yo la tengo totalmente perdida. Sólo espero que se de cuenta de su baza y vuelva a volar como antes, libre, sin ataduras. Pero ella es fuerte y reacia en sus pensamientos. ¡Que suerte la mía por haberme tocado un alma así! O... tal vez es que yo la he educado mal. Veremos que se puede hacer.

3 comentarios:

Mar del Norte dijo...

Es un alma grande para amar...
No sera facil ni dejarla volar ni atarla en corto pero la victoria solo depende de ti,,, de ir echando de mas lo que tanto se echa de menos...
Un beso

un-angel dijo...

Debeis tener una conversación seria, tu alma y tu.
Puede parecerte un poco rebelde y contestataria, pero este alma te va a hacer sentir y amar la vida y las cosas como pocos pueden hacerlo. Es un alma sensible y con mucha capacidad de amar, creo.
Así que sentaros los dos, daros un abrazo y reconciliaros por esta vez...mañana estareis peleando casi seguro, pero acabarás viendo que no podeis vivir el uno sin el otro, sois imprescindibles tu para ella, ella para ti y los dos para todos los que os rodean.
Un abrazo, amigo mio.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Dicen que pesa 21 gramos. Es como intentar que nuestro reflejo en el espejo haga cosas distintas a las que hacemos nosotros. No vale decir: "mira que le tengo dicho que no levante el brazo". Si tu lo levantas, el reflejo no puede hacer otra cosa. El duelo es duelo. Hay que pasarlo. Sólo es cuestión de tiempo. Parece frío, pero es así. El desamor duele hasta el punto justo en el que creemos que vamos a morir. Entonces nos quedamos dormidos pensando que no despertaremos jamás, pero lo hacemos, y aunque ese día nos sentimos fatal, siempre menos fatal que la noche en que cerramos los ojos. Llegas al fondo del mar de tu desasosiego apenas sin aire, pero con el justo para impulsarte con los pies y salir a flote. Como seguro que eso ya lo sabes tú, díselo por si acaso a tu alma (y no olvides exfoliarla y aplicarle hidratante de Rosa Mosqueta todos los viernes).
El Oráculo ha hablado.