jueves, 16 de julio de 2009

Nada más

Estaba deseando de que se acabara el turno en el trabajo para poder salir pitando de allí. Eran las 21.45, sólo quedaban quince minutos para salir de allí y encontrase con él. Era Noviembre y el frío se notaba por las calles de la ciudad, pero no le importaba porque sabía que en poco tiempo estaría en brazos de su ángel, el que le quitaba todas las penas, todos los disgustos, los malos días en el trabajo; le daba la vida suficiente para poder seguir adelante. Su amor era secreto, estaba prohibido, era de contrabando. Pero cuando los dos se abrazaban no les importaba nada más, eran felices y eso era más que suficiente. No les importaba no poder gritar su amor, no mostrarlo a los demás, ni pasearlo por los parques de la ciudad. Les traía sin cuidado, ellos se amaban en la oscuridad y en secreto, se tenían el uno al otro y eso era lo importante. Cuando una puerta se cierra nadie sabe lo que ocurre allí dentro nada más que los que están presentes. En su guarida sólo estaban ellos y su amor que inundaba todo.
Llamó al timbre y él apareció al abrir la puerta. No hubo palabras, sus ojos lo dijeron todo: TE AMO se escuchó salir de ellos. Entró a la casa y se fundieron en un abrazo cálido, cercano, cariñoso y apasionado, de esos que te ponen los pelos de punta y no quieres que se acaben nunca. Charlaron, se abrazaron, se amaron y se miraron como nunca podrían mirar a otra persona distinta, esas miradas sólo les pertenecían a ellos. Un abrazo de despedida y un beso antes de salir por la puerta. Eran las 2.oo de la mañana y hacía frío pero no le importaba porque llevaba el corazón ardiendo de felicidad, de amor. Hasta el día siguiente a las 10.30 no volvería a verle, pero no le importaba porque sabía que estaría allí, esperándole para mirarle como nadie lo había hecho antes.

2 comentarios:

un-angel dijo...

"Nada más"...

...todo eso es tanto, amigo mio...

¿que darías tú, que daría yo por nada más que eso?

Siempre, un abrazo.

Ayla dijo...

quizas el tiempo parezca poco, escaso, ya que cuando amas a alguien quieres pasar todo el tiempo posible con esa persona, y el que estas se te hace insuficiente.

Ojala ahora mismo tuviera tan solo 10 minutos para poder decirle a la cara cuanto lo echo de menos y cuanto lo quiero...pero la distancia no nos permite esos lujos.

Siento no firmar muy amenudo, pero tengo que compartir ordenador y no tengo todo el tiempo que querria para leerte todos los dias.

un beso, y disfruta de cada momento como se que haras