lunes, 16 de noviembre de 2009

Perdonar para vivir

Luís había decidido pasar el día fuera de casa, desde que vivía sólo todas las tardes le parecían meses enteros donde las paredes le agobiaban y le atemorizaban. Cogió el coche y salio a no sabía donde. Mientras conducía encendió la radio, movió el dial y lo dejó quieto porque escucho una canción que le hizo recordar. Le hizo recordar momentos felices, una época en la que todo era vida y alegría, recordó que esa canción era suya y de Aurora, su mujer hasta hacía unos meses. La nostalgia que le provocó la canción hizo que se dirigiese hacia el antiguo parador donde se conocieron ya que no quedaba muy lejos de allí. Sabía que la visita a ese lugar le haría daño, pero a veces nos gusta hacernos daño recordando momentos felices mientras el corazón se nos encoge y anhela esa experiencia. Dejó el coche en el aparcamiento y se dirigió a la puerta. Tranquilo, sin prisas, hacía frío y estaba lloviznado, pero le gustaba sentir el frescor de las gotas en su cara, le hacía sentirse más vivo, infeliz pero vivo. Cuando entró a la cafetería del parador su cuerpo se estremeció, pero siguió adelante. Pediría un café para entrar en calor y se iría rápido de allí, ahora que había llegado lo único que quería era irse, correr de aquel lugar donde fue tan feliz y que ahora le incitaba a llorar. Avanzó hasta la barra, pidió un café y se giró para mirar por el amplio ventanal donde se podían contemplar las montañas cubiertas de nieve. Y ahí, al lado del enorme ventanal reconoció la silueta de Aurora, no sabía si era cierto o era su imaginación. La sangre se le heló y se acercó hacia la mujer y preguntó: _Aurora?, ella se giró y sus ojos se encontraron como el día en el que se conocieron. Ella lo miró fijamente y dijo: _Perdóname. Y él la abrazó como nunca antes lo había hecho. No necesitaba decir nada más, lo había hecho con su abrazo pero dijo: la palabra perdonar existe para algo, y para mi significa ser feliz.

2 comentarios:

Akira dijo...

Me gusto mucho la historia, es muy bonita (una faceta que deberias explotar con mas frecuencia)

Saludos!

Ayla dijo...

oh! que bonita historia, ojala las cosas fueran así de fácil y no costara tanto ni pedir perdón ni perdonar...

un saludo =)