jueves, 10 de diciembre de 2009

Escaparate


Ya se van acercando las fechas navideñas, y como cada año, o mejor dicho, cada año un poco antes, vamos adornando toda nuestra vida hasta llegar la Navidad. Escaparates, trabajos, casas...; todo se va adecuando a la temporada de la Navidad, hasta nosotros mismos. ¿Es cierto que en ésta época nos sentimos de manera distinta? ¿Nos sentimos más alegres o más tristes? Pues depende de las circunstancias de cada uno. Lo que sí es cierto es que nosotros también nos ponemos un escaparate en nuestro cuerpo, porque hay veces que no es posible mostrarnos tal y como nos sentimos, y tampoco tal y como somos, y al igual que las tiendas pone bonitos sus escaparates en Navidad, nosotros también ponemos mejor cara a tiempos que quizás no sean tan buenos para nuestra mente. Pero la vida no se detiene y hay que adaptarse a las circunstancias que van viniendo, y ya no sólo por nosotros sino por la gente que nos rodea y que queremos. Lavemos nuestra fachada y colguemonos un bonito árbol de Navidad y disfrutemos de estos días con la familia y/o amigos, aunque nuestro corazón tirite de frío por aquello que no podemos conseguir calentémosle con el cariño de aquellos que nos lo brindan y nos regalan su amistad.

3 comentarios:

Akira dijo...

La verdad es... soy muy grinch!

Saludos

Mar del Norte dijo...

A veces hay que ponerse una sonrisa, unos ojos llenos de vida, una vida un poco diferente...
Pero solo eso,,, a veces...
1beso

7 dijo...

Como las gotas de lluvia que golpean la cara pero que poco a poco te van mojando, pues así tambien se moja el alma hasta que llega un momento en el que se empapa, se ahoga y muere.

...y renace o...nace como queramos verlo

acaba un año y empieza otro...

hermoso

saudos e felices festas