domingo, 1 de abril de 2012

Incógnitas

¿Es preferible saber una infidelidad o estar en la ignorancia siendo feliz? El otro día, alguien cercano a mi, tenía sospechas de que su pareja le estaba poniendo la cornamenta como adorno. Después de más de treinta y tantos años de matrimonio ahora aparece una infidelidad. La pobre señora, y supuesta afectada, tenía un disgusto que no cabía en ella, a la vez que cabreo claro está! Llevaba tiempo con la mosca detrás de la oreja pero ahora estaba segura de que era cierto, y estaba pensando en poner un detective privado para cerciorarse de la situación. ¿Qué pasará si resulta ser cierto? ¿Seguirán juntos? ¿Se divorciarán? ¿Compartirán piso?... Se que la duda te debe de quemar por dentro y ser insoportable vivir con esa incógnita, pero de ser cierto, esta señora no tiene a donde ir, no tiene trabajo, no tiene dinero, sus hijos ya tienen su vida hecha... Sólo le queda aguantar a su marido y estar a su lado, tanto si la infidelidad es cierta como si no, así que una opción es no saber nada, dejarlo pasar y vivir el tiempo que quede feliz al lado de la persona que has amado toda tu vida. Y otra sería cerciorarse de que los cuernos son reales, que se la está pegando con otra y que entonces su vida... ¿qué será de su vida? No quisiera estar en su lugar, porque es complicado elegir cualquiera de los dos caminos. Yo, sinceramente, una infidelidad pasajera preferiría no saber de ella, fue algo puntual que ya pasó y no quisiera saberlo. Sin embargo si ya es algo que roza los sentimientos, entonces, por mucho que sufra, quiero conocerlo.
Las miradas, las caricias, los besos... por desgracia, a veces, no son eternos.

No hay comentarios: