domingo, 19 de septiembre de 2010

La próxima vez


Caminaba por el largo pasillo cuando de nuevo puedo escuchar la música a lo lejos. Sabía que eras tu quien tocaba aquello que alegraba a diario mis oídos, aquello que alimentaba mi espiritu, aquello que me hacía soñar contigo. Me acerqué hasta el aula de ensayo y allí estabas tu, de espaldas a la puerta, frente a la ventana recibiendo toda la luz de aquel maravilloso día de otoño. Una vez más pensé en marcharme corriendo de allí como solía hacer cuando pasaba por aquel pasillo y te oía tocar, pero algo me hizo cambiar de opinión decidiéndome a quedarme allí y sentarme en el primer pupitre que había. Tu seguías tocando aquella maravillosa composición de Vivaldi. Pasó un rato, no se cuanto porque perdí la noción del tiempo, de repente te volviste al sentirte observado y me viste allí sentado con cara de bobo. Peto tu seguiste tocando, tocando sólo para mi. Cuando terminaste te acercaste y me dijiste: _ Me alegro de que hoy te hayas quedado. Mi corazón entonces empezó a fibrilar y mi mente se quedó en blanco sin saber que decir, sin saber que contestar, y entonces dijiste: _ Me gusta que lo hagas, se toca mejor cuando alguien escucha, y yo se que tu me escuchas. Me diste un apretón en el brazo y te marchaste regalándome tu maravillosa sonrisa.

Desde entonces no hago otra cosa que pensar más en ti. Seguiré pasando por ese pasillo para escucharte, para verte, y para ponerme nervioso cada vez que te tengo delante. Obligaré a mi estómago a estarse quieto cuando te vea, y la próxima vez intentaré que mis labios sean capaces de articular alguna palabra, aunque sólo sea para no parecer un estúpido incapaz de controlarse.

2 comentarios:

un-angel dijo...

Iba a decirte que las oportunidades no hay que dejarlas escapar cuando se presentan porque a veces no hay próxima vez, pero me ha pasado tantas veces el quedarme paralizado cuando tenía que haber hecho o dicho algo y luego haberme tirado de los pelos cuando se pasó el momento...
No sé si en el texto hay algo de realidad o si es solo ficción, pero si lo hay, ojalá haya próxima vez para ti.
Un abrazo.
...un abrazo, como siempre.

Mar del Norte dijo...

Solo habla el corazon, las palabras no salen, los pies se quedan pegados al suelo y el alma revienta de puro amor. Lo que se siente no se explica con palabras, imposible, aunque a ti te ha salido muy bien...
1beso