domingo, 7 de febrero de 2016

Si pudiera olerte

La lluvia golpea en el cristal y me despierta, el ruido del aire inunda las calles esta noche. Estoy solo en esta cama que se me hace enorme. Cuando será el momento en el que despierte a medianoche y pueda olerte, y sin abrir los ojos me sienta acompañado, protegido, valiente, fuerte. Pero hoy no es ese día, y el viento sigue soplando y enfriando la noche, mi cama. Te echo en falta. Mi corazón compite en ruido con el viento, se acompañan. Si pudiera olerte... La falta nos hace de sentir la necesidad. Cierro los ojos e intento dormir para que llegue pronto el día, pero llegará también el despertar y seguiré sin tu olor, pensándote, esperando. Mañana espero que no haya viento. 

No hay comentarios: