domingo, 27 de julio de 2008

El silencio roto.

Hola de nuevo!! y es que despues de tanto tiempo no se si tengo que continuar o volver a crear otro blog!!! no hay que abandonar nunca las cosas por muy dejadas que las tengamos, que es lo que no se debe hacer nunca, abandonar a no ser que nos hagan daño.
Pues yo sigo de vacaciones! pero además de las de verdad, de no hacer nada, estar viajando, por eso no he podido escribir nada, porque no he parado ni un solo momento!! Y me lo he pasado genial, y es que los amigos son una de las cosas que no hemos de dejar ni perder nunca, los necesitamos como los alimetos necesitan la sal, aunque a veces no se les vea muy a menudo, porque como dice una famosa canción: lo mejor que conocimos separó nuestros destinos que hoy nos vuelven a reunir, y tal vez si tu y yo queremos volveremos a sentir aquella vieja amistad... La amistad es algo de lo poco que podemos elegir libremente sin que nadie nos oblige a ello, y eso es muy bonito, y no hay nada que de mas pena que una persona que no tiene amigos, por muy duro que nos suene es cierto, es muy triste pero es así. Pero la amistad hay que regarla como a las plantas y cuidarla. Ya me estoy enrollando como siempre!!! es que no lo puedo evitar! me lio me lio y me lio a escribir y no me paran los dedos!!!
Bueno he de decir que aquel silencio que tanto he mencinado por fin se rompio, todavía me palpita el corazón con más fuerza cuando lo recuerdo, y es que cuando una cosa se ansía tanto nunca crees que vaya a pasar, pero si pasó, el silencio se rompió y gritó, pero tampoco he de hacerme esperanzas porque simplemente se ha roto, no se ha ido, que es lo que yo quisiera, pero hemos de dar tiempo al tiempo y posteriormente hablar. No puedo explicar lo que significó aquella grieta de silencio, fue como un rayo de sol iluminando un zulo oscuro, aquel rayo de sol ha empezado a secar mi corazón que estaba empezando a ahogarse de tantas y tantas gotas de lluvia que habían calado dentro; esa llamada tambien fue una lluvia fresca, que me empapó de ilusión, de alegría, de felicidad! Desde entonces me gusto más a mi mismo, me dió ánimos, me levantó del suelo en el que sin darme cuenta había caído. Pero como dije antes no quiero hacer volar demasiados pájaros por mi cabeza, porque cuanto más bella es la vida, mas feroces sus zarpazos.

No hay comentarios: