jueves, 29 de mayo de 2008

Entre el cielo y el suelo

¿Quien no ha escuchado alguna esa famosa canción de Mecano que dice: "Entre el cielo y el suelo hay algo, con tendencia a quedarse calvo de..."? una de las más famosas de este fantástico grupo que nos deleitó durante años con sus magníficas canciones, bien pues ésta en concreto es una de mis favoritas, depende del estado de ánimo con el que la escuches así te hace sentirte mejor o peor, mucho más alegre o muchíííííísimo más triste; yo he sentido las dos sensaciones y os puedo asegurar que gana la versión triste por goleada. No se si habeis visto el musical de Hoy no me puedo levantar, pero si tenéis oportunidad no la dejeis de escapar, porque es (en dos palabras como dijo un famoso torero braguero) impresionante, de lo mejorcito que yo he visto últimamente, me encantó, es una sensación de alegría-euforia-nostalgia-tristeza...todo eso y más a la vez que te hacen que salgas del teatro diciendo: quiero volver a verlo. Es un recorrido por los sentimientos a través de las canciones de Mecano, que casi todo el mundo se conoce, y si no pues empiezas a querer conocerlas a raiz del musical, es magnífico. Bueno que me enrrollo como la R. Bollo (¿no sabes quien te digo? si hombre!! esa que la operaron de las orejas por motivos de salud, porque cada vez que entraba por una puerta se rozaba y se hacia una de sangre...!!! que al final decidieron operarla para que no muriera de desangro, bueno pues esa que era amiga de una de las grandes tonadilleras de este país) y no sacamos nada en claro. Ya no me acuerdo de lo que iba a decir!!! voy a pensarlo y ahora vuelvo.


Ya lo recuerdo, y es que hace un rato, ya largo, he escuchado esta canción que; como no; me ha hecho recordar todo aquello que no me gusta, no es que no me guste, si no que me gusta, me encanta pero que a la vez al recordarlo se hace amargo y duro, y eso duele. Verdaderamente me voy a quedar calvo de tanto recordar. Pero esta vez no fuí yo quien decidió que ya no más, sino tu, pero... me cuesta tanto olvidarte, olvidar esos quince mil encantos. Por una vez en mi vida me decidí a luchar y estar ahí afrontando cualquier tormenta por dura que fuera, sabiendo que las iba a haber, pero tu me hiciste sufrir con el silencio, decidiste que ya no más. Esas gotas de la tormenta que me acariciaban se volvieron alfileres que me hicieron sangrar...Ahora no me gusta la lluvia, me recuerda a ti, y eso otra vez duele. Pero no me cansaré de jurarte que si quiero que haya una segunda parte, aunque despues me vuelva a costar más olvidarte. Hoy solo puedo decir: me cuesta tanto olvidarte.

Entre el cielo y el suelo hay algo
con tendencia a quedarse calvo
de tanto recordar
y ese algo que soy yo mismo
es un cuadro de bifrontismo
que solo da una faz
la vara vista es un anuncio de signal
la cara oculta es la resulta
de mi idea genial de echarte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto
olvidar quince mil encantos esmucha sensatez
y no se si sere sensato
lo que se es que me cuesta un rato
hacer las cosas sin querer
y aunque fui yo quien decidio que ya no mas
y no me canse de jurarte
que no habra segunda parte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto...

No hay comentarios: