martes, 28 de abril de 2009

Asustados



Parece que en la vida diaria sólo pasan catástrofes y cosas malas que nos hacen vivir con temor y con miedo casi obligado. Solo basta para ello ver durante unos minutos el telediario, es casi preferible no verlo!!! y tirarte en el sofá a ver un documental para que te ayude a echarte la siesta!!! por lo menos esto último lo disfrutas más! jajaja!! Entre la crisis, los malos tratos y ahora la peste porcina no podemos vivir tranquilos!! pues oigan de algo hay que morirse no?! es que nos tienen todo el día asustados!! por no hablar del mal tiempo! caen tres copos de nieve y ya está todo el pais en alerta roja, cuando venga el calor también será insoportable! como todos los años, o es que ¿ya no nos acordamos de un año para otro? debe de ser eso; luego está el cambio climático! otro susto más a sumar!! que dejen de asustarnos por todo que bastante dura es la vida de cada uno.



La princesa corría y corría entre aquellos árboles gigantescos sin encontrar un refugio donde esconderse. Pero daba igual, cualquier escondite o cueva por resguardado que estuviera no le serviría de nada. La sombra estaba tras ella. El brujo había mandado perseguirla y no podía volver sin ella, sin sus ojos, ya que éstos eran capaces de ver más allá del día de hoy, eran capaces de ver todo lo que hay por delante de una vida, y eso es lo que querían de ella. Pero ella contaba con ese poder y sabía como esconderse, como engañarlos; podía ver el futuro, su futuro y sabía que su amado estaba cerca para rescatarla. Cuando éste la encontró se vió salvada de la sombra, pero un dolor intenso le atravesó el corazón, alguien le habia clavado una daga pero, ¿quien era? ¿quien había sido? no podía creerlo, había sido su amado! su príncipe, que ahora se disponía a arrancarla los ojos, los mismos que la habían traicionado, los mismos que la habían cegado por amor, un amor que fué su muerte. Y es que los ojos, al igual que el alma, por muy puros que sean también se corrompen por amor.

1 comentario:

un-angel dijo...

Aah...absolutamente preciosa esa frase: los ojos, por puros que sean, también se corrompen por amor. Las miradas se corrompen, sí, y se envenenan, y a veces quedan cegadas, fijas en una sola imagen del pasado. Cuando se mira al amor de frente nos quema las retinas y si desaparece, el mundo se ve en negativo, como una película sin revelar...