miércoles, 15 de abril de 2009

Otra vez de vuelta


Como veis vuelvo otra vez, no se cuantas veces habré escrito esta frase o la habré pensado pero parece que ahora sí va a ser definitiva, o eso espero!!!! jajaja!!!! al menos me lo propondré, y es que, ¿cuantas veces nos hemos propuesto hacer algo en nuestra vida que al final por unas cosas u otras siempre dejamos sin hacer? a mí me pasa muy a menudo y simplemente puede ser por dejadez, ya que media horita la podemos sacar de cualquier lado para hacer eso que nos hemos propuesto, sim embargo nos volvemos perezosos, vagos...; pero eso es ¿pereza? ¿vaguería? o simplemente estamos haciendo otra cosa y nos sentimos tan a gusto que no queremos dejarla. Ver la televisión por ejemplo, hacer esto no significa ser vago, hay veces que se es muy feliz viendo la tele sentado en un sillón o leyendo un libro al lado de la ventana. Son pequeñas cosas que nos hacen sentir bien y que no hacemos mal usándolas y disfrutando de ellas. Trabajar catorce horas al día, ir al gimnasio, a clases de yoga y estar en casa sin parar no te hacen ser mejor persona o ser tú mismo. Que lo hagan los demás no significa que todos tengamos que hacerlo. Cada uno tiene que hacer aquello que le haga ser felíz y ser uno mismo, ya sea matándose en el gimnasio y en clases de aerobic o bien tumbado en el sofá viendo algún programa "basura" (a mí los documentales me aburren, por eso no los veo). Pues eso, que cada uno haga aquello que con ello crea que es felíz, y si no puede pues lo que más se le asemeje, que la vida es corta y nadie nos regala nada.



Hoy está lluvioso. No se si eso me gusta o ya ha dejado de agradarme. Y es que tengo el alma tan mojada que ya no soporto más agua, ni tan siquiera resbalando por el cristal. Oír su repicoteo me habla de tí, de tu sonrisa, de tus labios, de tus besos... de tus ojos; aquellos que no me volvieron a mirar después de aquella noche en la que otra vez la lluvia nos vigilaba a través de los cristales. Intento respirar pero me ahogo, y es que cuando el corazón se aprieta salen todos los sentimiento, dispuestos a dispar contra tí, a lanzarte miradas asesinas por tenerlos atrapados en ese hueco donde todos están revueltos golpeándose y sin nigún orden. Pero ellos no entienden que tú no eres su dueño y que no puedes sacarles a pasear como te gustaría. Y eso en parte es por culpa de , de tu no quererme, de tu no llamarme y de tu no amarme. Espero que algún día pueda escribir lo contrario a lo que acabo de hacer. El tiempo me dirá, aunque su silencio me atormenta los oídos.

No hay comentarios: