viernes, 5 de junio de 2009

El show debe de continuar


A veces no se sabe por que ni porque no, somos marionetas puestas al antojo de las situaciones. Nos sentimos de una manera pero aparentamos otra. ¿Esto es bueno? ¿Es malo? Nadie tiene culpa de lo que nosotros sintamos o seamos capaces de asumir con voluntad propia o dejarnos al abandono por un tiempo indefinido. De manera que ante los demás seremos la persona más feliz y simpática del mundo, con amigos, familia, gente de alrededor. Todos nos ven normales y alegres, como cualquier otro día. Sales de fiesta y te lo pasas en grande, o a tomar algo y estás realmente distraido. Pero se acaba la fiesta y llegas a casa. Te quitas la careta. La pintura que te hace ser normal y entonces entras en el pozo de tus verdaderos sentimientos, ahora ya no hay por qué disimular, ni sonreír o hacer sonreír a los demás. Ahora se ha bajado el telón y el actor ha colgado su traje hasta la próxima función. Ahora estás solo, eres libre para pensar en lo que te apetece, para llorar, para respirar hondo. Para ser tu. Las luces están apagadas y no hay público ante el escenario. Tu cabeza ahora está a gusto, está feliz, regodeándose en los pensamientos que sólo le importan. Pero llegará mañana o pasado o dentro de un rato y el show debe de continuar. Te pondrás la careta y el disfraz y vuelta al escenario. Aunque te estés muriendo nadie sabrá tu dolor, ellos te aplauden y se ríen contigo mientras tú lo único que quieres es bajar el telón y ahogarte en tus sentimientos. Pero eso llegará cuando estés solo, tumbado en el sofá de tu casa, sin nadie más que tus propios pensamientos, esos que te hacen ser libre, esos que te hacen ser feliz, esos que sólo tu conoces y que nunca jamás conocerá nadie.

2 comentarios:

un-angel dijo...

...claro, claro que es así.
Quizás "el mundo" no tiene porque sufrir ni pagar lo que ocurre en nuestro corazón. La mayor parte de lo que pasa aqui dentro, lo que nos importa de veras, no se ve fuera,y ya que el demostrar demasiado lo que se siente a dia de hoy resulta "anormal", intentamos que nos sientan "normales", y que nuestro sentir "normal" no descuadre con el concepto de los sentimientos que tiene el resto de la gente que comparte nuestra vida y nuestras cosas.
"Que todos vean lo que quieren ver y que todos oigan lo que quieren oir", esa es la consigna. Y no es solo tuya ni mia, pienso que en el fondo...es natural. Si en la vida cotidiana cada uno compartiese sus pasiones y deseos abiertamente,¡caray!, el mundo sería una locura.
Pero entiendo el sentimiento...
...entiendo el sentir una cosa por dentro y por fuera tener que estar viviendo situaciones banales que no te importan nada, el encarar la rutina cotidiana poniendo el gesto como si de verdad te importase, cuando lo que en realidad te importa esta muy lejano de todo lo que estas oyendo.
No sé si estamos hablando de amor.
Si hablas de amor, entonces es peor. El amor crea un "efecto pantalla", solo ves la realidad a través de ese amor, y lo que te llega de fuera atravesando ese filtro...amigo, ahi no cuenta para nada la realidad. Y continuas equivocándote una, y otra y otra vez, y a pesar de todo el dolor y todas esas lágrimas, sigues mirándolo todo a través de ese prisma, porque amas sentir así, y porque prefieres morir bajo esa luz que secarte poco a poco en una de esas vidas convencionales que se nos tienen de antemano prescritas ...
...perdona el exceso. Al leerte echan a correr sensaciones y sentimientos.
Un abrazo, y gracias por tus palabras.

Leo dijo...

Gracias a ti. Hablo de amor por supuesto y de pensamientos y sentimientos que no tienen que ver con el amor pero que también nos hecen ser diferentes en ciertos aspectos de nuestra vida.