martes, 30 de junio de 2009

Otro sueño mas

La otra mañana, al despertar, me di cuenta de que ya no estabas a mi lado, me di la vuelta y pude sentir todavía el calor de tu cuerpo en la cama. Con los ojos aún cerrados y una sonrisa me abracé a la almohada y susurré: ...te quiero. Pero nadie me oyó, nadie me escuchó. Volví a dormirme y al despertar seguía en tu lado de la cama. Mi favorito, el que huele a ti y me hace sentir importante. Una noche más me habías hecho sentir que merece la pena vivir a tu lado. Abrí los ojos y mi cama era pequeña, no tenía almohada y las sábanas estaban frías. ¿Donde habías estado tú? Simplemente no habías estado, simplemente te había imaginado. Simplemente te había soñado. Eso es lo que eres, un sueño, una ilusión que día a día se hace más grande en mi mundo de fantasía, pero que es lo que me hace seguir adelante y vivir feliz cada noche reproduciendo la serie de capítulos que me gustaría que fuera mi vida. Una vida contigo a mi lado, pero no en el lado en el que estás ahora, sino en otro más cerca, donde me puedas abrazar sin pudor y decir...te quiero.

2 comentarios:

Aki®a dijo...

Si en medio de la jungla deshabitada lejos de la civilización un árbol cae, inevitablemente tronará. Los susurros se los lleva el viento y llegan a los oidos de quien debe escucharlos.

Saludos.

un-angel dijo...

Ojalá pudiera hacer realidad tu sueño, amigo mio, y que al despertar fuese su rostro lo primero que encontraras cada mañana. No pierdas la esperanza. A pesar de la lluvia.